Los militares no podrán imponer el antiguo nivel de control en Myanmar, dice periodista que huyó del país.





Para Aye Min Thant, periodista que recibió el Premio Pulitzer en 2019, las Fuerzas Armadas de Myanmar, que retomaron el poder tras un golpe de Estado en febrero, no podrán recuperar el mismo nivel de control que ejercieron durante la dictadura militar (1962-2011). ).





‚ÄúIncluso con el bloqueo de las redes sociales y la censura de los medios, la gente ha encontrado diferentes formas de acceder a la informaci√≥n. Y los militares saben que si les cortan todo el acceso a internet acabar√°n haci√©ndose da√Īo, ya que tambi√©n dependen de este servicio ‚ÄĚ, dice.

Myanmar, Thant ha huido de Rang√ļn y se encuentra en Bangkok, Tailandia, donde habl√≥ con Hoja, por videollamada. ‚ÄúLos miembros de mi familia est√°n en la c√°rcel, personas que conozco han sido asesinadas. No quiero convertirme en m√°rtir, quiero poder disfrutar de la democracia en Myanmar cuando finalmente podamos restaurarla ‚ÄĚ.

El 1 de febrero, el Ejército depuso al gobierno electo y arrestó a la líder civil Aung San Suu Kyi por acusaciones de fraude, hasta ahora sin pruebas, en las elecciones de noviembre, en las que el partido pro-militar sufrió una aplastante derrota para la Liga Nacional para la Democracia. (LND).

Este s√°bado (27), Myanmar celebra el D√≠a de las Fuerzas Armadas y los activistas planean nuevos actos por temor a m√°s violencia: al menos 320 manifestantes a favor de la democracia han sido asesinados desde el golpe. Thant, quien gan√≥ el Pulitzer por la cobertura de la limpieza √©tnica contra la minor√≠a musulmana rohingya cuando trabajaba para la agencia de noticias Reuters, dice que ¬ęsi el ej√©rcito decide ser a√ļn m√°s violento de lo que ha sido hasta ahora, este ser√° el momento¬Ľ. .

¬ŅC√≥mo ha sido tu vida desde el golpe? Caos. Empec√© a escribir un resumen diario de los hechos del pa√≠s y a compartir con mis seguidores en Twitter incluso para poder ubicarme, porque todo cambia todo el tiempo. Era de esperar que las cosas estuvieran m√°s organizadas, ya que el golpe fue el Ej√©rcito, una instituci√≥n jer√°rquica, pero en realidad el proceso ha sido algo aleatorio. Despu√©s de que los militares tomaron el poder y arrestaron a Suu Kyi con otros 150 l√≠deres del LND, los activistas a favor de la democracia tuvieron miedo de salir a la calle, pero al principio no fueron perseguidos. Parec√≠a que las Fuerzas Armadas no contaban con el descontento de la poblaci√≥n.





Con el paso de los d√≠as, los funcionarios p√ļblicos comenzaron a organizar un movimiento de desobediencia civil. Tambi√©n se sumaron trabajadores sindicalizados, ferroviarios, portuarios y mujeres de la industria de la confecci√≥n, y las protestas callejeras fueron tomando forma. Lo que une a todas estas personas es el odio a los militares. Hay algunas peque√Īas concentraciones de partidarios del golpe, pero yo dir√≠a que menos del 10% de la poblaci√≥n est√° del lado de las Fuerzas Armadas. No me he sumado a las protestas porque soy periodista, no me siento c√≥modo participando en un evento que estoy cubriendo, pero algunos compa√Īeros se han ido.

¬ŅC√≥mo han afectado los bloqueos de las redes sociales al movimiento de desobediencia civil? Este es un movimiento organizado principalmente en las redes sociales. Las Fuerzas Armadas han prohibido Facebook, Twitter y otras plataformas para intentar sofocar las protestas. Seg√ļn mis cuentas, todav√≠a hab√≠a 39 bloqueos nocturnos de Internet y 11 d√≠as en los que se suspendieron todas las redes m√≥viles. Pero la gente ha encontrado otras formas de acceder a Internet. La mayor√≠a del personal de LND tiene m√°s de 60 a√Īos y, cuando fueron arrestados, surgi√≥ un vac√≠o de liderazgo. Los l√≠deres de las protestas golpistas son m√°s j√≥venes y ya sab√≠an c√≥mo usar las VPN para acceder a pornograf√≠a, Tinder e incluso algunos sitios de derechos humanos que hab√≠an sido prohibidos por el gobierno anterior. Vale la pena se√Īalar que el gobierno de la LND, aunque fue elegido democr√°ticamente, fue algo autoritario.

Ante los bloqueos, los periodistas han reservado habitaciones de hotel de lujo para utilizar el wifi, que no ha sido derribado. Otros ciudadanos, especialmente en √°reas de minor√≠as √©tnicas, donde Internet siempre ha sido escasa, han activado estaciones de radio piratas. Entonces, incluso con los bloqueos a las redes sociales y la censura a los medios, la gente ha encontrado formas de acceder a la informaci√≥n. Y los militares saben que si cortan todo el acceso a internet en el pa√≠s terminar√°n lastim√°ndose, pues tambi√©n dependen de este servicio. A pesar de los esfuerzos, los generales golpistas no podr√°n establecer el mismo nivel de control que ejercieron en el pasado, a menos que decidan ¬ęenredarse¬Ľ en el proceso.

¬ŅC√≥mo ha actuado el gobierno militar en relaci√≥n con la pandemia? La gesti√≥n de la pandemia por parte del gobierno de LND fue ampliamente criticada por los militares, quienes utilizaron Covid-19 como justificaci√≥n para dar el golpe. En su primera declaraci√≥n, el comandante Min Aung Hlaing anunci√≥ un estado de emergencia con el objetivo de recuperar la econom√≠a. Aunque Myanmar tiene algunas de las medidas m√°s restrictivas contra Covid-19 en el papel, en la pr√°ctica la gente sigue abandonando sus hogares en varias partes del pa√≠s. Este no es el caso en otras regiones, especialmente en √°reas de minor√≠as √©tnicas y distritos donde viven trabajadores industriales, donde, adem√°s de las restricciones de la pandemia, se impuso la ley marcial despu√©s del golpe.

Incluso antes de que los militares llegaran al poder, la pobreza hab√≠a aumentado dr√°sticamente. Para empeorar las cosas, los precios de los alimentos y el combustible se han disparado. La pandemia ha revertido gran parte del progreso de la √ļltima d√©cada y el golpe podr√≠a empeorar a√ļn m√°s la situaci√≥n.

El gobierno de Suu Kyi fue criticado por no actuar frente al genocidio rohingya. ¬ŅQu√© deben esperar las minor√≠as √©tnicas de Myanmar ahora? con los militares de vuelta al poder? Los militares contrataron a una agencia de relaciones p√ļblicas para difundir internacionalmente la historia de que el gobierno de la LND fue verdaderamente responsable de la campa√Īa de limpieza √©tnica y que las Fuerzas Armadas est√°n dispuestas a negociar el regreso de los rohingya expulsados ‚Äč‚Äčdel pa√≠s en los √ļltimos a√Īos, aunque no reconocen ellos como ciudadanos de Myanmar. Lo cierto es que la relaci√≥n entre los militares y los grupos armados que dicen representar a algunas minor√≠as √©tnicas es bastante complicada.

En teoría, llevan muchas décadas en guerra, pero en la práctica lo que ocurre a menudo es una colaboración para permitir la extracción de recursos minerales en las zonas donde viven estas minorías. De hecho, existe un odio racial contra las minorías, pero sobre todo, hay un estímulo económico para oprimir a los pobres y extraer recursos de la tierra. Es un modelo capitalista extractivo que beneficia tanto a los militares como a los líderes locales, pero que explota a las personas que viven en estas regiones.

¬ŅQu√© puede hacer la comunidad internacional para ayudar a proteger la democracia en Myanmar? Existe una campa√Īa de sanciones contra los estafadores y de desinversi√≥n de empresas controladas por militares. El gobierno de Estados Unidos se adhiri√≥ recientemente a las sanciones y congel√≥ m√°s de mil millones de d√≥lares en fondos del personal militar de Myanmar en suelo estadounidense. Pero la realidad es que a las Fuerzas Armadas no les importa mucho lo que Occidente tenga que decir, han mantenido durante 60 a√Īos una de las dictaduras m√°s represivas y aisladas del mundo.

Quienes podrían presionarlo serían los socios asiáticos, como India, China y Japón, que controlan las mayores inversiones en Myanmar. Además, otros países deben estar preparados para recibir refugiados y proporcionar los recursos necesarios para que los activistas sigan luchando por la democracia en el exilio. La inseguridad alimentaria también será un problema importante en los próximos meses, por lo que es importante brindar ayuda humanitaria.

¬ŅPor qu√© decidi√≥ huir de Myanmar?Me escap√© ahora porque logr√© reservar un vuelo antes del 27 de marzo, que es cuando se celebra el D√≠a de las Fuerzas Armadas. Si el ej√©rcito decide ser a√ļn m√°s violento de lo que ha sido hasta ahora, este es el momento. Muchas personas que amo tambi√©n estaban en el mismo vuelo, sin haber acordado viajar en la misma fecha. En el aeropuerto la situaci√≥n era tensa, algunos ya fueron detenidos cuando intentaban salir del pa√≠s. Tengo miedo. Escuch√© historias de personas que fueron arrestadas y parec√≠an haber sido torturadas, otras que recibieron los cuerpos de sus familiares sin √≥rganos. Los miembros de mi familia est√°n en la c√°rcel, personas que conozco han sido asesinadas. No quiero convertirme en m√°rtir, quiero poder disfrutar de la democracia en Myanmar cuando finalmente podamos restaurarla.


Rayo X

Aye Min Thant

Periodista, ganó el premio Pulitzer en 2019 con sus colegas de la agencia de noticias Reuters. Tiene una licenciatura en antropología de la Universidad de California (EE. UU.) Y una maestría en estudios del sudeste asiático de la Universidad de Cornell (EE. UU.).

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *