Los mandamientos del pie diabético para prevenir lesiones y amputaciones





O diabetes es una enfermedad cr√≥nica grave, con m√ļltiples factores involucrados. En 2015, la prevalencia mundial fue de alrededor de 415 millones de personas afectadas y se espera que llegue a 642 millones en 2040. Se estima que, para 2030, el 4,4% de la poblaci√≥n mundial desarrollar√° la enfermedad, seg√ļn la Federaci√≥n Internacional de Diabetes.





Una de las principales complicaciones de la diabetes mal controlada es la llamada pie diabético. El nivel alto de glucosa en sangre provoca cambios en los nervios en varias áreas del cuerpo. Y estos cambios, asociados a traumas, deformidades y problemas vasculares, representan los factores más importantes en el desarrollo de lesiones en los pies de quienes viven con diabetes.

O Consenso internacional sobre pie diabético, elaborado por el Grupo de Trabajo Internacional sobre Pie Diabético en 2001, informa que el 85% de las amputaciones de las extremidades inferiores relacionadas con la enfermedad están precedidas por una ulceración (llagas) en los pies. Entre el cuarenta y el setenta por ciento de las amputaciones de extremidades inferiores están relacionadas con la diabetes.

La educación y concienciación del paciente son aspectos cruciales para evitar resultados tan trágicos. Este trabajo involucra a las propias personas con diabetes, pero también a los profesionales de la salud y familiares que los apoyan en la atención. Existen algunas pautas fundamentales para llevar a cabo prevención. Los mandamientos del pie diabético son:

  1. No comprima los pies, ni calientes ni fríos ni fríos;
  2. Use un calcet√≠n sin costuras o √ļselo con la costura hacia afuera;
  3. No quite las cut√≠culas de las u√Īas de los pies;
  4. No use sandalias con correas entre los dedos;
  5. Corta las u√Īas rectas y golpea las esquinas con una lima de u√Īas;
  6. Hidrata bien tus pies;
  7. Nunca camine descalzo;
  8. Mire siempre la planta de su pie y trate inmediatamente cualquier rasgu√Īo o lesi√≥n;
  9. No use un zapato de punta apretada o puntiaguda;
  10. Trate los callos con profesionales de la salud;
  11. Mire dentro del zapato antes de usarlo;
  12. Limpiar bien entre los dedos después de la ducha.

Al observar estas sencillas medidas y mantener un seguimiento médico, es posible reducir el riesgo de complicaciones y amputaciones.

* Roberta Campos es angi√≥loga y cirujana vascular ypresidente de la Sociedad Brasile√Īa de Angiolog√≠a y Cirug√≠a Vascular – Regi√≥n de Maranh√£o (SBACV-MA)

Contin√ļa despu√©s de la publicidad





Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *