Los judíos tienen un compromiso histórico para oponerse a la extrema derecha, dice el director general del Congreso Judío Mundial





Maram Stern está preocupada pero optimista. CEO del Congreso Judío Mundial, le preocupa el movimiento de extrema derecha en el mundo. Simplemente no cree que pueda avanzar como lo hicieron las marchas fascistas y nazis en la primera mitad del siglo XX.





¬ęLos tiempos son preocupantes, ya que presentan nuevas amenazas¬Ľ, dice Stern. S√°bana. ‚ÄúHay desinformaci√≥n, las fake news viajan m√°s r√°pido, la extrema derecha que se internacionaliza, las consecuencias socioecon√≥micas de la pandemia del Covid y la crisis energ√©tica provocada por la agresi√≥n rusa contra Ucrania, entre otros, este es un territorio f√©rtil para el florecimiento de ideolog√≠as. extremas¬Ľ.

Ahora, sin embargo, la humanidad tiene la experiencia para enfrentarlo, seg√ļn Stern, en S√£o Paulo para participar de la 53¬™ Convenci√≥n Nacional de la Conib (Confederaci√≥n Israel√≠ de Brasil), este fin de semana.

¬ęEsto lo sabemos mejor que antes y debemos actuar. Contamos con un ordenamiento jur√≠dico internacional y organismos multilaterales m√°s s√≥lidos que hace un siglo para enfrentar las amenazas a la democracia de ra√≠z¬Ľ.

Para el jud√≠o, que naci√≥ en Alemania Occidental durante la Guerra Fr√≠a, la comunidad jud√≠a tiene la responsabilidad hist√≥rica de oponerse al nacionalismo de extrema derecha. Y el antisemitismo, dice, es la primera se√Īal de que hay algo podrido en la democracia. Stern argumenta que el odio a los jud√≠os no es solo una forma de racismo. Ambos niegan la igualdad entre los individuos y deben ser combatidos con firmeza.

¬ęSin embargo, hay caracter√≠sticas distintivas importantes. El antisemitismo comenz√≥ antes del cristianismo. En la Edad Media, los jud√≠os fueron discriminados por su religi√≥n. Durante la Shoah [Holocausto], los jud√≠os fueron discriminados y masacrados por los nazis a causa de su raza. Hoy en d√≠a, los jud√≠os son demonizados colectivamente porque son el chivo expiatorio de todos los males¬Ľ.

Por lo tanto, el antisemita no es simplemente un tipo de racista, en opini√≥n del l√≠der jud√≠o. Predica ¬ęuna ideolog√≠a distintiva y una cosmovisi√≥n conspirativa que cambia seg√ļn los que la odian¬Ľ.





Stern rechaza una idea circulante que acusa a Israel de someter a los palestinos a una opresi√≥n que los jud√≠os tambi√©n sufrieron en el pasado. ¬ęNo es aceptable. Es una forma de revisionismo del Holocausto y una forma de instrumentalizaci√≥n con fines pol√≠ticos¬Ľ.

La edici√≥n de este a√Īo de Documenta en Kassel, la exposici√≥n de arte m√°s grande del planeta, con sede en Alemania, lo molest√≥. En √©l hab√≠a una obra del colectivo Taring Padi, de Indonesia, llamada ¬ęJusticia del Pueblo¬Ľ. Conten√≠a un enorme mural en una plaza p√ļblica que retrata la resistencia pol√≠tica a trav√©s de cientos de figuras en una est√©tica de dibujos animados.

Uno de ellos ten√≠a un soldado con la palabra Mossad, el nombre del servicio de espionaje israel√≠, estampada en su gorra, un pa√Īuelo rojo alrededor del cuello y una estrella de David.

Resulta que este personaje se une a otros asociados a fuerzas represivas, como los agentes de la KGB. Todos con cascos y armas en mano. El icono israelí tiene un hocico de cerdo en la cara.

Comer cerdo est√° prohibido por la religi√≥n jud√≠a. Peor a√ļn, uno de los s√≠mbolos antisemitas es el Judensau, la cerda jud√≠a, que se reprodujo en varias iglesias medievales, en forma, por ejemplo, de esculturas e ilustraciones de jud√≠os amamantando a un cerdo y comiendo sus excrementos.

Otra imagen en la obra indonesia: un ejecutivo con un cigarro en la boca, con aire de capitalista despiadado. Tiene un peyot, los rizos laterales t√≠picos de los jud√≠os ortodoxos. El trabajo ha provocado ¬ęacalorados debates sobre hasta d√≥nde llega la libertad de arte y expresi√≥n¬Ľ, dice Stern. ¬ęCitando al presidente alem√°n Frank-Walter Steinmeier, ‘se cruza una l√≠nea cuando la cr√≠tica a Israel se convierte en un cuestionamiento de su derecho a existir’. Agregando que la libertad art√≠stica no es ni puede ser absoluta¬Ľ.

Maram declinó responder preguntas sobre el apoyo de una parte importante de la comunidad judía a Jair Bolsonaro (PL) ni sobre la probable incorporación de siglas ultranacionalistas a la coalición que convirtió al partido del ex primer ministro israelí Binyamin Netanyahu en el más votado en el parlamento. elección del martes (1ro).

El presidente de la Conib, Claudio Lottenberg, habla sobre la cuesti√≥n brasile√Īa. ‚ÄúHe dicho en todas mis demostraciones que la comunidad jud√≠a es un corte de la comunidad m√°s grande, lo que significa decir que tenemos jud√≠os de derecha, jud√≠os de izquierda, jud√≠os liberales, jud√≠os conservadores‚ÄĚ.

En 2017, entonces precandidato a la presidencia, Bolsonaro habl√≥ en Hebraica, un club jud√≠o tradicional en R√≠o. De ese encuentro salieron varias muestras de la oratoria de Bolsonar. All√≠ narr√≥ de manera racista, por ejemplo, la visita a un quilombo donde ‚Äúla afrodescendiente m√°s liviana all√≠ pesaba siete arrobas‚ÄĚ.

‚ÄúPosiblemente en esta ocasi√≥n fue recibido por personas de la comunidad jud√≠a que eran simpatizantes de √©l, pero eso de ninguna manera significa que la comunidad jud√≠a lo apoya‚ÄĚ.

Lottenberg dice que reconoce ¬ęaspectos importantes en t√©rminos de identidad con el estado de Israel que tiene el presidente y que creo que es positivo¬Ľ. Pero eso ‚Äúno se extiende a ning√ļn apoyo incondicional y generalizado por parte de la comunidad hacia √©l‚ÄĚ, a√Īade el oftalm√≥logo, que tambi√©n preside el Consejo Deliberante del Hospital Israelita Albert Einstein. Se refiere a gestos como prometer migrar la embajada de Brasil, ahora en Tel Aviv, a Jerusal√©n, lo que nunca sucedi√≥.

Recuerda que los evang√©licos, una base electoral crucial para el bolsonarismo, tienen una fuerte conexi√≥n con Israel. ‚ÄúQuiz√°s la mayor√≠a de los s√≠mbolos que est√°n presentes dentro del escenario pol√≠tico actual nacen precisamente de esta relaci√≥n‚ÄĚ. Es bueno recordar, dice, que los evang√©licos ‚Äúson decenas de millones en Brasil, mientras que los jud√≠os somos aproximadamente 120 mil‚ÄĚ. Por lo tanto, ve el problema con el estado de Israel como ¬ęuna coincidencia de agenda, y solo puedo ver esto como algo positivo¬Ľ.

La convención Conib comienza este sábado (5) y se extenderá hasta el lunes (7). Entre los invitados están los presentadores Tiago Leifert y Benjamin Back, los periodistas Patrícia Campos Mello, de SábanaJulia Dualibi, Madeleine Lacsko y el presidente de Albert Einstein, Sidney Klajner.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *