Los j√≥venes portugueses rompen tab√ļ y debaten sobre el pasado esclavista de sus familias





‚ÄúMis antepasados ‚Äč‚Äčno solo fueron traficantes de esclavos, sino que fueron uno de los traficantes de esclavos m√°s grandes de Angola. El escudo de armas de mi familia sigue en el museo de la esclavitud de Luanda ‚ÄĚ, admite, sin eufemismos, la periodista portuguesa Catarina Demony, de 28 a√Īos.





Aunque Portugal y muchas familias portuguesas han desempe√Īado un papel relevante en el comercio y la explotaci√≥n de africanos, los subordinados directos como el suyo siguen siendo la excepci√≥n en el pa√≠s, y la admisi√≥n de experiencias familiares con la esclavitud sigue siendo un tab√ļ.

Recientemente, sin embargo, los jóvenes portugueses han utilizado diferentes estrategias para romper el silencio. Entre boletines, conferencias, vidas en las redes sociales y un documental, debaten un pasado que a menudo resulta incómodo para sus familias.

‚ÄúLo que creo es que la esclavitud fue una de las ra√≠ces de los problemas de racismo que tenemos hoy en la sociedad portuguesa. Si no hablamos de manera directa y no vamos a la ra√≠z del problema, las cosas no cambiar√°n ‚ÄĚ, dice Catarina, quien parti√≥ de las vivencias familiares para realizar un documental.

Seg√ļn ella, el descubrimiento de que sus antepasados ‚Äč‚Äčmaternos jugaron un papel importante en el comercio de personas esclavizadas surgi√≥ en conversaciones con su abuela, hace unos cuatro a√Īos.

“Siempre supe que ellos [família materna] tenían una vida rica en Angola, vivían bien, tenían empleados, conductores, cocineros. Y una de las preguntas que siempre hice fue:
¬ŅDe d√≥nde sali√≥ ese dinero?

La idea de transformar la experiencia familiar en un documental, seg√ļn el periodista, tiene como objetivo ayudar a fomentar la discusi√≥n en otras familias y promover el debate entre j√≥venes y estudiantes.





‚ÄúUna de las razones por las que las familias no hablan de este tema es porque la gente se averg√ľenza. Entonces, no estoy haciendo el documental en una perspectiva de verg√ľenza, sino de aprendizaje, de abrir una conversaci√≥n para hablar del tema ‚ÄĚ, dice.

Llamada ¬ęThe Old Us¬Ľ, la pel√≠cula est√° programada para estrenarse en diciembre. Adem√°s de los informes de activistas e historiadores, recoge testimonios de otros j√≥venes que enfrentan historias familiares relacionadas con la esclavitud.

La responsable del documental dice que encontr√≥ un punto en com√ļn entre los entrevistados: ‚ÄúTodas las personas con las que habl√© siempre han tenido buenas condiciones econ√≥micas y acceso a buenas universidades. Muchos estudiaron en el extranjero ‚ÄĚ.

‚ÄúLa gente vive en un colch√≥n de privilegios debido a la esclavitud. No directamente, porque el dinero que hay ahora no vino de la esclavitud. Pero viven de forma indirecta, porque el dinero ha ido dando oportunidades de generaci√≥n en generaci√≥n, hasta hoy ‚ÄĚ, dice.

Fue precisamente una reflexi√≥n sobre los privilegios lo que hizo que Nuno Viegas, de 22 a√Īos, quisiera investigar el pasado familiar. ‚ÄúNac√≠ en las Azores y el 87% de los azorianos nunca puso un pie en una universidad.

Es la regi√≥n del pa√≠s con la peor tasa de acceso a la educaci√≥n superior, pero todos los miembros de mi familia tienen t√≠tulos. Crec√≠ rodeado de m√©dicos y enfermeras ‚ÄĚ, dice.

Al plantear el tema de la esclavitud entre los miembros de su familia, dice que siempre ha escuchado respuestas negativas. Poco convencido, decidi√≥ investigar por su cuenta. ‚ÄúComenc√© a sospechar y fui a investigar un poco. Pens√© que tendr√≠a que buscar en la Torre do Tombo, donde se guardan los archivos hist√≥ricos en Portugal, pero no, todo est√° en l√≠nea. Fue incre√≠blemente f√°cil ‚ÄĚ, dice.

En registros p√ļblicos, el joven identific√≥ la participaci√≥n de la familia en la trata de esclavos. Adem√°s de los documentos referentes al archipi√©lago de las Azores, tambi√©n demostr√≥ que los antepasados ‚Äč‚Äčexplotaban esclavos en Brasil, principalmente en el estado de S√£o Paulo.

El resultado de la investigaci√≥n fue compartido con familiares no en un almuerzo familiar, sino en un bolet√≠n p√ļblico con un t√≠tulo provocativo: ¬ęTodav√≠a vivo a expensas de los esclavizados por mi familia¬Ľ.

El texto de opini√≥n se public√≥ en el portal Fuma√ßa, referente en los medios independientes de Portugal. El √©xito con los lectores, sin embargo, no evit√≥ el clima familiar. ‚ÄúDebo decir que no lo apreciaron‚ÄĚ, se divierte, quien refuerza que es fundamental hablar del tema.

Viegas, quien dice ser de derecha, lamenta que la lucha contra el racismo y la discusión sobre el pasado esclavista del país se concentren en los partidos de izquierda.

Tambi√©n defensora de un di√°logo abierto sobre el pasado esclavo de los familiares, la profesora Ana Esteves, de 30 a√Īos, lamenta no haber hablado con sus abuelos, que ya fallecieron, sobre el tema.

‚ÄúDescubr√≠ que mi familia ten√≠a muchos esclavos por accidente. En el pueblo de mi familia hay una calle que lleva el nombre de mi tatarabuelo. Nunca me import√≥ mucho, pero un d√≠a sent√≠ curiosidad por investigar m√°s sobre √©l y el per√≠odo que vivi√≥ en √Āfrica. No fue un shock, pero tampoco fue f√°cil ‚ÄĚ, relata.

Aunque dice que no est√° dispuesta a hablar con los familiares sobre el tema, Ana dice que tiene la intenci√≥n de discutir el tema con sus hijos en el futuro, que ahora tienen 4 y 6 a√Īos. Mientras tanto, comparti√≥ sus experiencias en una transmisi√≥n en la aplicaci√≥n Clubhouse.

Adem√°s de los relatos personales, hay otros indicios de una mayor apertura de la sociedad para hablar del tema. En Lisboa, los residentes eligieron, dentro del presupuesto participativo del municipio, construir un monumento a la esclavitud.

La instalaci√≥n, firmada por el angole√Īo Kiluanji Kia Henda, estar√° en una de las zonas m√°s tur√≠sticas de la ciudad. La pregunta ahora es saber cu√°ndo suceder√° esto. Programado inicialmente para el primer trimestre, el trabajo est√° retrasado.

El historiador Arlindo Manuel Caldeira, investigador de la Universidade Nova de Lisboa, se√Īala que, a pesar del papel central de Portugal en la trata de esclavos, el tema todav√≠a tiene una cierta distancia para la sociedad portuguesa, como si fuera algo restringido a las colonias.

La larga dictadura en el país (entre 1926 y 1974) también intentó evitar cualquier opinión crítica sobre la esclavitud.

‚ÄúFue una dictadura que le dio mucha importancia a las colonias, que ten√≠a censura, que controlaba la educaci√≥n. Esto hizo que el r√©gimen intentara ocultar todo lo que parec√≠a oscurecer su destino colonial. Tanto es as√≠ que todav√≠a estaba muy extendida la idea de que la esclavitud portuguesa no era igual que en otros pa√≠ses, que era mucho m√°s suave, que la relaci√≥n era mucho m√°s amistosa ‚ÄĚ, dice.

Portugal prohibió oficialmente la esclavitud a través de una ley del Marqués de Pombal en 1761, siendo uno de los pioneros en el mundo. La decisión determinó la liberación de las personas esclavizadas tras su llegada a territorio portugués. Sin embargo, las leyes no se aplicaban a las colonias. .

‚ÄúEl Marqu√©s de Pombal, al mismo tiempo que prohib√≠a la esclavitud aqu√≠, cre√≥ empresas de transporte de esclavos a Brasil, para introducir esclavos en √°reas que se consideraban que el comercio no abastec√≠a lo suficiente. No hay ninguna intenci√≥n en estas leyes de acabar con la esclavitud ‚ÄĚ, dice Caldeira.

En la valoraci√≥n del historiador, la discusi√≥n del pasado familiar puede tener repercusiones positivas. ¬ęAl final, todos somos descendientes de esclavos o traficantes de esclavos, ya veces ambos¬Ľ.

En los √ļltimos a√Īos, las tensiones por el pasado colonial se han intensificado, incluidas propuestas para eliminar s√≠mbolos y monumentos vinculados a la colonizaci√≥n. Tambi√©n han aumentado las denuncias por discriminaci√≥n racial √©tnica, y el censo de 2021 fue criticado por no preguntar la raza de los residentes en el pa√≠s.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *