‘Los fontaneros de la Casa Blanca’ trae Watergate en versión chanchada





Expuesto durante meses en las páginas del Washington Post, y con elementos que van desde la farsa, la tragedia, la comedia y la intriga, es natural que Watergate haya sido objeto de libros, películas, series y curiosidades en las cinco décadas transcurridas desde entonces. . A esa lista se suma “Los fontaneros de la Casa Blanca”, miniserie que HBO estrenó a principios de mayo.





Después de todo, ningún escándalo político moderno ha dejado una huella tan cultural como este caso de sabotaje del comité electoral del Partido Demócrata en la campaña estadounidense de 1972, que luego culminaría con la renuncia del presidente Richard Nixon.

Tanto es así que «gate» —parte del nombre del hotel que, escenario del episodio, acabó nombrándolo— se convirtió en un sufijo para fechorías del género en todo el mundo.

Lo que el guión de Alex Gregory y Peter Huyck, que tienen «Veep» en su currículum, agrega a esta fastuosa producción es el punto de vista de los agentes en el campo (el nombre de la serie proviene del equipo asignado a la operación).

Generalmente abordada desde el punto de vista del público, el periodismo o el derrocamiento de Nixon, la historia adquiere un cariz cómico cuando los protagonistas se convierten en el ex agente de la CIA E. Howard Hunt (Woody Harrelson) y Gordon Liddy (Justin Theroux), ex-FBI .

Funciona en parte, principalmente porque el talento de los dos actores es genial. El atractivo histórico de lo retratado, en matices imposibles y llenos de personajes, despierta siempre el interés del espectador.
Lena Headey, como la exagente o ama de casa Dorothy, casada con Hunt, otorga una dimensión dramática y humana a la vida de la bonachona protagonista, en un feliz reencuentro con espectadores deseosos de verla como la calculadora Cersei en «Juego de Tronos» «.

Kathleen Turner, como la cabildera bomba Dita Beard, el primer incidente del grupo, también es una ladrona de escena.





Más que eso, y en los dos episodios mostrados hasta ahora —serán cinco en total— la fricción entre el tono bufonesco de la trama y la profusión de información político/histórica que desencadena la escena hace que el ejercicio de seguir la serie sea un tanto fatigoso. .

Los compinches cubanos de Hunt se presentan como una compañía de circo; los hijos adolescentes del agente obtienen una trama secundaria sin sentido; y la predilección de los dos personajes por las pelucas mal ajustadas y los flirteos torpes terminan todo con un perfume raído que en realidad tenía la operación fallida.

Pero estamos hablando de la madre de todas las crisis políticas y algo que pasó hace 50 años, es mucho para asimilar ante la pirotecnia narrativa.

Liddy y Hunt, así como los operadores cubanos, finalmente fueron condenados. El edificio Watergate sigue en pie en Washington, aunque su opulencia parece un poco deteriorada. Nixon está muerto y su nombre deshonrado. Los espectadores interesados ​​aprovecharán mejor su tiempo (re)leyendo «Todos los hombres del presidente», el libro de 1974 de Carl Berstein y Bob Woodward, o (re)viendo la versión cinematográfica de Alan J. Pakula (1976) del trabajo de los dos periodistas del Post que destapó todo el engaño.

Nuevos episodios de la serie se transmiten los lunes en HBO


ENLACE PRESENTE: ¿Te gustó este texto? El suscriptor puede lanzar cinco visitas gratuitas de cualquier enlace por día. Simplemente haga clic en la F azul a continuación.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *