Los estudios del gobierno de Trump reducen dr√°sticamente a los refugiados estadounidenses aceptados





La Casa Blanca est√° considerando un plan que efectivamente evitar√≠a que los refugiados de varias partes del mundo se trasladen a los Estados Unidos, cortando un programa de d√©cadas que admite decenas de miles de personas al a√Īo, huyendo de la guerra, la persecuci√≥n y el hambre. seg√ļn las autoridades actuales y pasadas.





En las reuniones de las √ļltimas semanas, un alto funcionario propuso poner a cero el programa por completo, dejando al presidente con la capacidad de admitir refugiados en una emergencia.

Otra opción que las autoridades están considerando reduciría las admisiones de refugiados a la mitad o más a 10-15,000, pero reservaría la mayoría de estas vacantes para personas de algunos países cuidadosamente seleccionados o grupos de estatus especiales como iraquíes y afganos que trabajaron con Tropas estadounidenses, diplomáticos y agentes de inteligencia en el extranjero.

Ambas opciones terminarían con la posición de Estados Unidos como uno de los principales países del mundo que aceptan refugiados.

Se espera que el problema alcance su punto m√°ximo el martes, cuando la Casa Blanca planea convocar una reuni√≥n de alto nivel en la Sala de Situaci√≥n para discutir el n√ļmero que el presidente Donald Trump establecer√° como el l√≠mite anual de admisi√≥n determinado por el presidente. refugiados el a√Īo que viene.

"En un momento en que el n√ļmero de refugiados est√° en su nivel m√°s alto en la historia, Estados Unidos ha abandonado el liderazgo mundial en el reasentamiento de personas vulnerables que necesitan protecci√≥n", dijo Eric Schwartz, presidente de Refugees International. "El resultado es un mundo menos compasivo y menos capaz de enfrentar futuros desaf√≠os humanitarios".

Durante dos a√Īos, Stephen Miller, el principal asesor de inmigraci√≥n de Trump, ha utilizado su considerable influencia en el ala oeste para reducir el techo de refugiados a su nivel hist√≥rico m√°s bajo, limitando el programa a 30,000 este a√Īo. Es un recorte de m√°s del 70% del nivel aplicado cuando el presidente Barack Obama dej√≥ el cargo.





La medida fue parte del mayor esfuerzo de Trump para reducir la cantidad de inmigrantes indocumentados e indocumentados que ingresan a los Estados Unidos, incluidas numerosas restricciones a los solicitantes de asilo que, como los refugiados, huyen de la persecución pero ingresan a los Estados Unidos a través de la frontera. con México o Canadá

Ahora Miller y sus aliados en el Departamento de Estado y Seguridad Nacional que trabajaron con √©l en la Casa Blanca est√°n presionando agresivamente para reducir a√ļn m√°s el programa, seg√ļn un funcionario involucrado en las discusiones y varios ex funcionarios informados que hablaron sobre el tema. a condici√≥n de anonimato para dar detalles de las deliberaciones privadas.

Los funcionarios de la Casa Blanca no respondieron a una solicitud de comentarios.

John Zadrozny, un ciudadano de edad avanzada del Servicio de Ciudadanía e Inmigración, simplemente abogó por reducir el límite superior a cero, una posición que fue informada por primera vez por "Político".

Otros han sugerido proporcionar "nichos" a ciertos países o poblaciones, como iraquíes y afganos, cuyo trabajo para el gobierno de EE. UU. Los pone a ellos y a sus familias en riesgo, haciéndolos elegibles para un estatus especial para inmigrar a los Estados Unidos a través del programa. de refugiados.

Los defensores del programa de refugiados, de casi 50 a√Īos de edad, tanto dentro como fuera del gobierno, temen que este enfoque pueda extinguir efectivamente el programa, haciendo imposible incluso reasentar a estas peque√Īas poblaciones. Los grupos de defensa dicen que el destino del programa de refugiados depende cada vez m√°s de una figura poco probable: Mark Esper, el secretario de defensa.

En poco m√°s de dos meses como jefe del Pent√°gono, Esper, ex cabildero y contratista de defensa, es la voz m√°s nueva en la mesa en el debate anual sobre cu√°ntos refugiados ser√°n admitidos.

Pero mientras que el predecesor de Esper, Jim Mattis, había abrazado la causa de los refugiados con un celo casi misionero, negándose repetidamente a aprobar recortes importantes debido al efecto potencial que tendría en los intereses militares de los Estados Unidos en todo el mundo. La posición de Esper sobre el tema es desconocida.

El liderazgo militar de alto rango en el Departamento de Defensa ha presionado urgentemente a Esper para que siga el ejemplo de su predecesor y se convierta en un defensor del programa de refugiados, seg√ļn personas familiarizadas con la conversaci√≥n del Pent√°gono.

Pero funcionarios militares actuales y anteriores dijeron que el secretario no había dicho que pelearía por más admisiones de refugiados en la reunión de la Casa Blanca la próxima semana. Un ex general describió a Esper como en una posición de "guarida del zorro", un término militar para el esfuerzo de infantería para permanecer protegido u oculto del fuego enemigo.

Un funcionario del Departamento de Defensa dijo que Esper no hab√≠a decidido su recomendaci√≥n para el programa de refugiados este a√Īo. Como resultado, un poderoso grupo de generales retirados y grupos de ayuda est√° llevando a cabo un esfuerzo intenso para convencer a Esper de d√≥nde dej√≥ Mattis.

En una carta a Trump el miércoles, algunos de los principales funcionarios militares retirados del país le rogaron al presidente que reconsiderara los recortes, tomando el argumento de seguridad nacional que Mattis utilizó cuando estaba en el Pentágono.

Llamaron al programa de refugiados una "línea vital vital" para las personas que ayudan a las tropas estadounidenses, diplomáticos y oficiales de inteligencia en el extranjero, y advirtieron que recortarlo correría el riesgo de aumentar la inestabilidad y el conflicto.

"Lo instamos a proteger este programa vital y garantizar que el objetivo de la admisión de refugiados sea sólido de acuerdo con el precedente de décadas y acorde con las necesidades globales urgentes de hoy", escribió el ejército, incluido el almirante William McRaven, anteriormente. РComandante de operaciones especiales; General Martin Dempsey, ex Jefe de Estado Mayor Conjunto; y el teniente general Mark P. Hertling, ex comandante en jefe de las fuerzas del ejército en Europa.

Dijeron que incluso el actual techo de 30,000 "deja a miles en peligro".

El general Joseph Votel, quien se retir√≥ este a√Īo como comandante del Comando Central de los Estados Unidos, tambi√©n firm√≥ la carta.

Traducción de Luiz Roberto Mendes Gonçalves

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *