Los estadounidenses luchan por pronunciar el apellido demócrata Pete But-ti-gieg





La cara de Todd Bratten mostraba la expresión de una persona con problemas, tratando de decir una palabra que no podía pronunciar.





«Bueno, voy a patearlo», dijo, momentos antes de abordar un avión a Atlanta. «¿PERO-i-juez?» (algo así como «Bat-i-jêj», en portugués).

El ex alcalde Pete Buttigieg (pronunciado Bat-édj-édj) de South Bend, Indiana, anunció hace varios meses que estaba pensando en postularse para presidente muchos meses antes de Chris Wallace de Fox News, llámalo «Pete BUT-i-jadge».

Y muchos meses después de que la audiencia fue presentada al nombre confundido con su cadena de G’s y su extraña configuración vocal (a menos que sea de Malta).

Pensarías que los votantes ya te conocerían ahora. Pero cuando el New York Times publicó una prueba en línea en diciembre para ver si los lectores reconocían a las figuras públicas por sus retratos, menos de un tercio de los que identificaron a Buttigieg pudieron deletrear su nombre correctamente.

Aunque los errores fueron comunes en la encuesta, por ejemplo, alguien escribió «Beonyce» en lugar de Beyoncé, Buttigieg generó 167 variaciones impresionantes, lo que sugiere que no importa cómo los participantes pensaron que el nombre era, tal vez mediante ingeniería inversa del sonido que imaginaban, Se equivocaron.

Algunas personas parecían confundirlo con el entrenador en jefe de los Patriotas de Nueva Inglaterra («Bodicheck»); otros pudieron haber visto los consejos de pronunciación que se muestran en la campaña y trataron de recordarlos («Butedgedge»); otros sabían claramente que el nombre estaba lleno de vocales, pero no exactamente dónde o dónde ponerlas («Boudeguege»).





Incluso aquellos que no pueden pronunciar Buttigieg generalmente han mantenido el nombre casi correcto. Una excepción es el presidente Donald Trump, quien utilizó la confusión para provocar al alcalde durante las manifestaciones.

«Dicen EDGE-EDGE», dijo Trump en mayo pasado, en un tono de «¿puedes creer eso?», Obligando a las sílabas como si fueran conceptos extraños. «Tiene una buena oportunidad, ¿no? Va a ser genial».

Al propio Buttigieg nunca pareció importarle que su nombre sea difícil de entender sin ayuda externa. Prefiere usarlo como una forma de hablar sobre su origen maltés (su padre era de Malta) y transmitir su amabilidad y accesibilidad.

«La mayoría de las personas tienen dificultades para pronunciar mi nombre, así que simplemente me llaman alcalde Pete», escribió en 2016.

La campaña convirtió la confusión en una ventaja, imprimiendo el nombre fonético (en inglés) en las camisetas: «BOOT-edge-edge».

Pero el esposo del candidato, Chasten, confundió las cosas un poco más al ofrecer algunas alternativas en Twitter («Buddha-judge», «Boot-a-judge» y «Boot-uh-judge»), lo que sugiere que no existe un ideal Pronunciación platónica.

Este lunes (3), los participantes de la convención del partido que apoyaron a Buttigieg no tuvieron que decir su nombre en voz alta. Era suficiente quedarse en su esquina con otros votantes y no se arriesgarían a hablarlo y avergonzarse en público.

Incluso con lo que parece ser margen de maniobra, muchos votantes potenciales todavía están visiblemente nerviosos cuando necesitan usar la palabra en voz alta.

Una búsqueda rápida e improvisada en los aeropuertos de Newark y Atlanta entre paradas en un vuelo a Iowa reveló tantas versiones diferentes de «Buttigieg» como el número de viajeros dispuestos a responder preguntas en la puerta.

«BUT-i-gi», intentó Mohammed Irfan, de 50 años, confiado. Luego perdió la seguridad. «No sé. ¿PERO-i-jed? ¿PERO-eh-jed?»

«BUTT-i-gig», dijo una mujer con bolsas, que solo reveló su primer nombre (Judy) y su edad (75). «BUTT-i-veg», dijo su esposo, quien se negó a ser identificado, por temor a parecer tonto.

En marzo pasado, Aaron Nemo, productor asociado en «The Late Show With Stephen Colbert» de CBS, decidió hacer su propio video sobre la pronunciación de «Buttigieg».

El video usa varias ayudas visuales: una bota [BOOT] y dos bordes de acantilado [edge-edge]- para ilustrar el problema.

«No es Pete Badger-juez», entona Nemo. «No es Pete Boat-tea-church. No es Pete Bowling-Jewish. No es Pete Bush-toe-[ruído de gargarejo]»E» no es Pete Davidson. Este es otro chico! «.

«Lo que encontré divertido fue la gran variedad de errores de pronunciación: cuántas maneras diferentes las personas mutilaban tu nombre, a veces sin tener una sola sílaba correcta», escribió Nemo, por correo electrónico.

De vuelta en el aeropuerto de Atlanta, Bratten, el hombre que mejor lo hizo, dijo que «el alcalde Pete» es una gran solución para las personas que están nerviosas por la palabra «Buttigieg».

«Se siente cálido, acogedor», dijo. «Pero creo que será un largo camino desde el ‘Alcalde Pete’ hasta el ‘Presidente Pete'».

Traducción de Luiz Roberto Mendes Gonçalves

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *