Los escaparates de tiendas inexistentes son un retrato de la guerra en Moscú





Desde que pasó de ser una tienda por departamentos soviética a un símbolo de la Rusia capitalista en la década de 1990, el centro comercial GUM siempre ha exhibido relucientes escaparates de marcas occidentales frente al Kremlin en la Plaza Roja.





Un visitante desatento, paseando por el corazón de Moscú, podría incluso pensar que nada ha cambiado con el draconiano régimen de sanciones aplicado por Occidente al país de Vladimir Putin después de que el presidente ruso invadiera Ucrania hace ocho meses.

Continúan los escaparates de establecimientos icono del lujo, como el francés Louis Vuitton o el italiano Gucci, empresas que dejaron de operar en Rusia como unas mil más para evitar ser castigadas por los gobiernos occidentales.

La confusión se aclara con una entrada GUM rápida. Algunas de las tiendas incluso conservan algunas piezas en la vitrina, pero la mayoría están vacías. Y todas, salvo una que otra marca que sobrevive de tener un inversor turco como propietario en Rusia, tienen un anuncio en su puerta en ruso, inglés y chino.

«¡Estimados visitantes! Esta tienda está temporalmente cerrada debido a problemas técnicos. Pedimos disculpas por las molestias temporales», dice el texto. Así continúa la pantomima de un centro comercial de lujo, con turistas, en su mayoría rusos y chinos, paseando por pasillos luminosos e inocuos. Cola, solo en el puesto de helados.

Los «inconvenientes temporales» son más explícitos en otro templo del consumo, el centro comercial subterráneo Okhotni Riad, justo al lado de la Plaza Roja. Allí, solo hay tablas y cinta adhesiva donde antes había una miríada de tiendas occidentales.

En Aviapark, un megacomplejo comercial en la región noreste de la capital, el punto fuerte es la sustitución: las tiendas de ropa básicamente han cambiado de letrero y venden stock, mientras que la producción se reemplaza por productos locales. La misma situación está ocurriendo lentamente en los omnipresentes «produtki», las tiendas de conveniencia donde todos los rusos hacen sus compras diarias.





Todavía es posible encontrar Coca-Cola, ya que el último lote de concentrado de refresco llegó a Rusia en marzo y la producción no se completó hasta agosto, pero los estantes están dominados por variantes locales. Son imitaciones de Coca-Cola, Sprite y Fanta, en su mayoría. Una botella de 600 ml cuesta en promedio 32 rublos (R$ 2,60), mientras que las originales cuestan 83 rublos (R$ 6,80).

Son pequeños recordatorios que impregnan el día a día, pues por el momento no se ha materializado la previsión occidental de catástrofe económica rusa: se espera que la contracción del PIB sea del 3%, no del 10% especulado al inicio de la guerra, cortesía de la intensificación del comercio de hidrocarburos con países como China e India.

En el elegante restaurante italiano de Micha, un empresario de la región de Rostov con parientes en la vecina Ucrania, hay otros carteles. “Las sanciones luego de la anexión de Crimea en 2014 ya fueron absorbidas y comenzamos a comprar queso de aquí. Ahora, todavía es posible importar vino italiano, pero cuesta hasta cinco veces más que antes”, dijo, preguntando para reserva sobre su apellido.

La inflación de los alimentos, del 14,2% en septiembre, es el buque insignia de las penurias más notorias del conflicto en la vida cotidiana de quienes no tienen hijos en la guerra. Según Micha, el movimiento en su restaurante cayó un 40% desde febrero.

En la mesa con otro amigo ruso, le describió al Sábana lo que considera una normalización de la guerra en la vida cotidiana de la capital. “Al principio nadie le hizo mucho caso, parecía que iba a pasar pronto. Pero la guerra ha crecido, todos están horrorizados por esta violencia. No discuto quién tiene razón, siempre voté por Putin, pero conocidos míos tienen murió del otro lado», dice. .

“La televisión estatal alterna momentos en los que estamos ganando y otros en los que Occidente nos desafía y tal. Putin siempre dice que las sanciones son duras, pero que todo saldrá bien. Sacha, el otro comedor que tampoco quiere ser identificado.

Ambos, sin embargo, coinciden en que la capital vive de una ilusión. De hecho, la ciudad se ve aún más limpia y organizada que en la primera semana de la guerra, cuando el Sábana estaba en Moscú, y los pequeños LED colgados para un efecto escénico en la céntrica calle Nikolskaia desde la Copa del Mundo de 2018 todavía están allí; la fiesta está ausente, tal vez de forma permanente.

No hay la fanfarria patriótica que cabría esperar: aquí y allá, carteles en la calle elogian a los «Héroes de Rusia», soldados muertos en Ucrania. Pero son raros. Las pancartas con la Z que simbolizan la campaña han desaparecido.

El final de la movilización de 300.000 reservistas para la guerra el pasado viernes (29) ayudó al Kremlin. Hubo protestas en varias ciudades y solo Kazajstán recibió a 200.000 rusos fugitivos.

“Todos tenían miedo de ser convocados, y no sé si el riesgo se acabó para siempre. Pero cuando anunciaron que se iba a terminar la convocatoria, hubo un relajamiento general”, dice el analista político Sacha, de 48 años. años de edad y, habiendo sido oficial del Ejército, era elegible.

En cuanto a la información para la clase media, menos robotizada por la uniformidad de la televisión estatal, los canales de la red social Telegram son la salida —WhatsApp, menos popular de todos modos, tiene acceso restringido—.

Quién puede conseguir servicios de VPN, algo más difícil porque la mayoría de empresas solo reciben por tarjetas internacionales, incluye la visión occidental en su realidad. «Todo es propaganda aquí, pero ustedes en Occidente también hacen lo mismo», dice Sacha, un opositor a la guerra.

El turista también se ve afectado

La vida turística es complicada. Primero, había 30 opciones para las aerolíneas que vuelan al país; la más prolífica es Turkish Airlines, con 1.300 vuelos mensuales, más del triple que Uzbekistan Airlines, que ocupa el segundo lugar. El resto sigue rutas residuales, lo que hizo que el precio del billete subiera más de tres veces en tramos populares, como Dubai-Moscú.

Una vez a bordo, hay que acostumbrarse a los desvíos de la región en guerra y el sur de Rusia, con espacio aéreo cerrado. Desde Dubái, por ejemplo, el vuelo ganó una hora extra, tardando casi seis horas debido a un desvío que obliga al avión a dar la vuelta al Mar Caspio en Kazajistán.

Los aeropuertos están a media carga. En uno de los internacionales de Moscú, el Vnukovo, una flota de aviones 737 MAX de la compañía Pobeda yace inactiva en un rincón de la plataforma, y ​​aviones sin pintar, traídos de almacenes para sustituir a otros sin repuestos por las sanciones, aparecen en la terminal.

Llegando en domingo, como pasaba con el reportaje, hay un prosaico problema: no se puede cambiar dinero en el aeropuerto (en este caso, el de Vnukovo, uno de los tres internacionales de Moscú). Las casas de cambio cerraron y la única alternativa, una sucursal bancaria, abriría recién el lunes.

No importa si es posible usar una tarjeta de crédito internacional, lo cual no se debe a las sanciones. El camino inverso es el mismo para los rusos que logran salir del país, como la pareja Iván y Natacha, que venían de Dubái en el mismo vuelo que el Sábana. «Tuvimos que sacar dólares, muchos dólares», se rió el joven ingeniero.

Sin embargo, se ponen serios cuando se trata de la guerra. «Es una tragedia. Nuestras vidas nunca volverán a ser las mismas», dijo Natacha, que trabaja en una agencia de empleo. Una vez en tierra, problemas más triviales: no es posible pedir un taxi a través de Iandex, el Uber local, ya que ahora solo acepta contacto por números de teléfono rusos.

Poco a poco, la situación se torna un tanto kafkiana, resuelta a la mejor manera argentina: el cambio directo de dólares por rublos con un simpático empleado del hotel del aeropuerto, debidamente disfrazado de negociación de una habitación.

«Así era cuando trabajaba en Intourist», dijo el hombre de 60 y tantos años, refiriéndose a la antigua compañía de turismo y hotelería estatal soviética. Al igual que en las ventanas de GUM, la antigua bandera internacional del hotel no ha sido retirada, a pesar de que la cadena se ha mudado fuera de Rusia, alimentando la extraña ausencia de guerra en la capital de Putin.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *