Los efectos inmediatos y futuros de Covid-19 sobre la salud renal





A finales de 2019, cuando los primeros casos de nuevo coronavirus se detectaron en China, la enorme dimensi√≥n que esto traer√≠a al mundo era inimaginable. La alta tasa de contagio y la posibilidad de que las personas asintom√°ticas transmitan la enfermedad fue la primera se√Īal de advertencia a la comunidad cient√≠fica del riesgo real de un pandemia.





Los primeros estudios llamaron la atenci√≥n sobre el hecho de que una parte peque√Īa, pero significativa, de los infectados evolucion√≥ con un neumon√≠a capaz de progresar a insuficiencia respiratoria severa. En ese momento, todos los ojos y recursos se volvieron para optimizar el soporte intensivo y ventilatorio para pacientes cr√≠ticos, con impedimentos que no se limitaban a los pulmones.

Al comienzo de la pandemia, los datos chinos mostraron una incidencia muy baja de lesiones agudas en ri√Īones. Como consecuencia, las demandas y reservas de terapia de reemplazo renal (di√°lisis) terminaron siendo descuidadas. La idea era que esto no se convertir√≠a en un recurso escaso.

Sin embargo, con la progresi√≥n de la pandemia, la realidad encontrada fue muy diferente, como lo demuestran los propios trabajos cient√≠ficos. Con el virus ya propag√°ndose en Italia, alrededor del 30% de los pacientes ingresados ‚Äč‚Äčen UCI necesitaban hemodi√°lisis. Muchos de ellos, debido a la inestabilidad de la afecci√≥n y por no soportar la acumulaci√≥n de l√≠quido en el cuerpo, depend√≠an de lo que llamamos di√°lisis continua: en este tratamiento, el paciente est√° conectado a una m√°quina que hace el trabajo de los ri√Īones durante 24 horas, a veces por dias.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad.

En los Estados Unidos, la situación era crítica, con una gran necesidad de diálisis en cama. Las revistas científicas de nefrología comenzaron a publicar estudios con experiencias y pautas para optimizar los recursos y los planes de contingencia a medida que los hospitales se llenaron de pacientes, no pocos insuficiencia renal.

En Brasil, la pandemia tambi√©n nos ha colocado frente a una creciente demanda de hemodi√°lisis en hospitales. Los centros de la UCI para Covid-19 duplicaron el n√ļmero de di√°lisis y cuadruplicaron el n√ļmero de terapias renales continuas. Este es otro desaf√≠o m√°s impuesto a la vida diaria de los m√©dicos de cuidados intensivos, nefr√≥logos y equipos de enfermer√≠a en todo el pa√≠s.





Pero la complejidad del problema no terminar√° con la estabilizaci√≥n de la pandemia. Con la disminuci√≥n en el n√ļmero de casos esperados en Brasil en los pr√≥ximos meses, es probable que comencemos a enfrentar nuevos desaf√≠os que a√ļn no sabemos c√≥mo escalar.

Primero, ¬Ņcu√°ntos de estos pacientes que se han recuperado de la infecci√≥n por Covid-19 continuar√°n teniendo disfunci√≥n renal, ya sea que necesiten o no hemodi√°lisis? Se espera que la lesi√≥n renal aguda cese despu√©s de la mejor√≠a cl√≠nica del paciente, pero hoy sabemos que esto no est√° sucediendo en todos los casos de pacientes infectados con el nuevo coronavirus; muchos necesitan monitoreo nefrol√≥gico ambulatorio o incluso terapia renal de reemplazo. Sin embargo, la ciencia a√ļn no sabe con precisi√≥n cu√°ntos casos presentar√°n esta evoluci√≥n y esto es un factor complicado para que el sistema de salud pueda prepararse adecuadamente para enfrentar la demanda.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad.

Incluso porque ya vivimos una realidad de M√°s de 130 mil personas sometidas a di√°lisis en el pa√≠s. en menos de 800 cl√≠nicas distribuidas de manera desigual, concentradas en grandes centros urbanos y, sobre todo, en las regiones sur y sudeste, seg√ļn el √ļltimo censo de la Sociedad Brasile√Īa de Nefrolog√≠a (SBN). Se sabe que las regiones como el norte y el noreste, que ten√≠an muchos casos de coronavirus por mill√≥n de habitantes y un consiguiente aumento de la insuficiencia renal, carecen de alternativas para este tipo de tratamiento,

Vale la pena recordar que un paciente cr√≥nico debe ir a la cl√≠nica de di√°lisis de tres a cinco veces por semana para recibir el tratamiento que garantice su vida. En este contexto, una encuesta realizada por la Alianza Brasile√Īa de Pacientes Renales y Trasplantados (Abrasrenal) indica que al menos 5,000 nuevos brasile√Īos son diagnosticados con insuficiencia renal por a√Īo, lo que requiere di√°lisis, sin que la oferta de terapia en SUS crezca al mismo ritmo. Estos datos no incluyen la realidad de Covid-19. Si ya hubo un cuello de botella en el acceso al tratamiento y una falta de diagn√≥stico, imagine los efectos posteriores a la pandemia.

En segundo lugar, debemos tener en cuenta que muchos pacientes renales posponen consultas y exámenes debido a las medidas de distancia social y al miedo a la contaminación. Sin embargo, la enfermedad renal no puede esperar. Si no se trata temprano, tiende a tener una evolución desfavorable, con una necesidad irreversible de diálisis o incluso la muerte.

Todav√≠a no es posible medir el impacto real de posponer las consultas y los ex√°menes, pero las enfermedades graves capaces de comprometer los ri√Īones, como el lupus y la nefropat√≠a diab√©tica, ahora son menos recurrentes en los hospitales, y es dif√≠cil creer que se hayan reducido con la pandemia. Todav√≠a no estamos viendo las consecuencias, pero en alg√ļn momento, creo que este impacto tambi√©n llegar√° al sistema de salud.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad.

Los efectos directos e indirectos de Covid-19 en la salud renal son significativos en este punto y es probable que experimentemos una mayor demanda de atención y tratamientos mucho después de que la pandemia esté bajo control.

* * La Dra. Lectícia Jorge es nefróloga e intensivista, es doctora de la Universidad de São Paulo (USP) y gerente nacional de Servicios Hospitalarios en Fresenius Medical Care.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *