Los dolores del alma cambian: los efectos psicol贸gicos de la pandemia





Ya es posible afirmar que el impacto psicol贸gico de la pandemia en la poblaci贸n brasile帽a ser谩 de largo plazo y exigir谩 de la sociedad en su conjunto – gobierno, empresas y sociedad civil – una atenci贸n muy cuidadosa al tema de la salud mental.





Tan pronto como se anunci贸 la cuarentena hace m谩s de seis meses, pusimos a disposici贸n de toda la poblaci贸n la Experiencia de Escucha, un servicio de recepci贸n virtual gratuito que cont贸 con cerca de 50 profesionales voluntarios en las 谩reas de psicolog铆a y psicoan谩lisis. Se recibieron aproximadamente 3500 videos, cientos de referencias, decenas de reuniones y estudios de casos.

Con todo este trabajo mapeado, pudimos clasificar el impacto de la pandemia en distintas fases psicol贸gicas.

Con las primeras noticias sobre el coronavirus, la Fase 1 de las consultas estuvo marcada por ansiedad sorpresa. El sentimiento de impotencia y preocupaci贸n por el futuro y el apoyo de la familia provoc贸 el agravamiento de trastornos mentales ya conocidos o que exist铆an como antecedente.

Al cabo de unas semanas, se produjo un sentimiento de incertidumbre asociado a una profunda angustia, que llamamos Fase 2. La convivencia forzada con la familia y la prolongaci贸n del aislamiento social intensificaron la tensi贸n. Aparecen los primeros reportes de violencia dom茅stica y casos de p谩nico. Personas que nunca hab铆an tenido contacto con psic贸logos o psicoanalistas comienzan a buscar la Listening Experience, tendencia que continu贸 hasta el final de la obra.

Contin煤a despu茅s de la publicidad

Con la Fase 3 viene la saturaci贸n y el empeoramiento de los trastornos mentales, que requieren derivaciones a tratamientos a largo plazo. LOS depresi贸n y el sentimiento de ira emerge con fuerza y 鈥嬧媏l p谩nico se informa con frecuencia. Observamos un boom en consumo de alcohol y drogas y pensamientos suicidas. El trastorno ps铆quico empeora, al igual que los informes de violencia en el hogar.





En la Fase 4, la evoluci贸n psicol贸gica cambia de rumbo. La descompresi贸n est谩 asociada con la esperanza que trae la flexibilidad social y el posible desarrollo de una vacuna. Paulatinamente, el miedo que provocan las situaciones forzadas de aglomeraci贸n dentro del transporte p煤blico y el vivir en el lugar de trabajo es reemplazado por el proceso ps铆quico de la negaci贸n. Los discursos se transforman y hacen poca referencia a los peligros de Covid-19.

Llegados a este punto, es importante decir que, en un escenario en el que la vuelta al trabajo est谩 cargada de estr茅s y en el que se puede establecer definitivamente el home office, el mundo empresarial no puede estar exento. Los programas de preparaci贸n emocional para directivos y empleados y los nuevos par谩metros de producci贸n y relaciones m谩s humanizadas ser谩n una prioridad en este momento.

Todav铆a tendremos que ocuparnos de la Fase 5, que implicar谩 trabajar en la trauma y sobre el duelo mal dise帽ado. Sin embargo, el hecho es que todav铆a no conocemos los contornos finales de la batalla contra Covid-19. Pero es indiscutible que el salud mental ha entrado en el radar de nuestras prioridades. Y as铆 deben tratarlo las empresas, el gobierno y la sociedad en su conjunto.

* Francisco Nogueira es psic贸logo y psicoanalista, miembro del Departamento de Formaci贸n en Psicoan谩lisis del Instituto Sedes Sapientiae y guionista del canal Relaciones Simplificadas.

Contin煤a despu茅s de la publicidad

Ana Gomez

Ana G贸mez. Naci贸 en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a帽os. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi茅n me considero una Geek, amante de la tecnolog铆a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:聽https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *