Los datos cambiarán el futuro de la medicina, pero todavía hay quien se resiste





En una Consulta, el paciente responde a un cuestionario, escrito u oral, en el que informa su historial de enfermedades y los s√≠ntomas que est√° sintiendo. Con estos informaci√≥n, el m√©dico solicita varias pruebas, es decir, busca m√°s informaci√≥n sobre el problema y, con ellas, puede llegar al diagn√≥stico y pron√≥stico. Esta es la rutina que es com√ļn a todos los hospitales y cl√≠nicas y que se repite con cada servicio.





Y si todos estos Dado ¬ŅPodr√≠a combinarse y tratarse de forma autom√°tica, ofreciendo nuevas posibilidades de an√°lisis y una visi√≥n m√°s completa para determinar pautas y pol√≠ticas de prevenci√≥n y bienestar? Es precisamente este cuestionamiento el que est√° instigando los principales jugadores de la medicina en el pa√≠s.

EL tecnolog√≠a ha avanzado significativamente en los √ļltimos a√Īos y las soluciones para la recolecci√≥n, an√°lisis y tratamiento de grandes vol√ļmenes de informaci√≥n finalmente han llegado al sector salud. Hoy en d√≠a, no faltan opciones para m√©dicos y cient√≠ficos que quieran combinar informaci√≥n diferente para desarrollar los mejores servicios y asistencia a la poblaci√≥n.

El mercado global de inteligencia artificial, por ejemplo, se espera que pase de 4.900 millones de d√≥lares en 2020 a m√°s de 45.000 millones en 2026, seg√ļn una estimaci√≥n de la consultora MarketsandMarkets.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad

El problema es que, en la medida en que la tecnolog√≠a est√© disponible, existe una barrera cultural que debe superarse. Los profesionales m√©dicos no saben c√≥mo trabajar con los datos existentes (y en n√ļmeros cada vez mayores) porque no tuvieron que lidiar con ellos durante su formaci√≥n. Incluso hoy en d√≠a, la mayor√≠a de las facultades de medicina no ense√Īan la importancia de los datos o el big data en el aula. Como las fuentes de informaci√≥n fueron reducidas y el acceso limitado, los profesionales contaron con los conocimientos adquiridos en la universidad y, principalmente, la capacidad para realizar el diagn√≥stico correcto en base a los s√≠ntomas descritos.

Pero el mundo ha cambiado mucho en los √ļltimos a√Īos y el sector de la salud ha seguido el ritmo de los cambios. Actualmente, el m√©dico necesita acceder a diferentes contenidos t√©cnicos para mantenerse al d√≠a, atender a un gran n√ļmero de pacientes, con distintas caracter√≠sticas y particularidades y, sobre todo, anticiparse a s√≠ntomas y enfermedades para asegurar una mayor calidad de vida en lugar de prescribir tratamientos.





Como puede verse, los datos están cada vez más presentes en la rutina médica y en un volumen creciente y gigantesco. Ya no puede ignorar y confiar solo en el conocimiento y los instintos individuales.

Solo cruzando toda esta información es posible tener una visión más clara de la situación e identificar las mejores soluciones. EL Pandemia de COVID-19 puso de manifiesto esta necesidad. Sin un análisis preciso de los datos sobre la enfermedad, es prácticamente imposible adoptar medidas eficaces de contención y prevención.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad

Nueva Zelanda y Corea del Sur, por ejemplo, dos de los pa√≠ses con mejor desempe√Īo en la lucha contra el nuevo coronavirus, han logrado combinar datos demogr√°ficos digitales con informaci√≥n cl√≠nica para predecir regiones que podr√≠an tener una explosi√≥n de casos debido al desplazamiento de personas infectadas. . Y actuaron desde all√≠.

Utilizar esta masa de información disponible con discreción ya es una realidad en la vida diaria de los profesionales e instituciones de salud. Para el médico, conocer los datos se suma al conocimiento sobre signos y síntomas, diagnósticos y particularidades clínicas. Es desde la intersección de estos campos que las oficinas, clínicas y hospitales pueden expandir su poder de análisis e identificar qué se debe hacer y ofrecer para mejorar la vida de los pacientes.

Es una tendencia que no ayuda a escapar. Saber adaptarse es lo que permitirá a los médicos y hospitales brindar la mejor atención a la población.

* Daniel Christiano es físico médico y líder de la vertical de salud Semantix.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *