Los chimpanc├ęs no tienen sentido de la justicia y aceptan desigualdades.





Los chimpanc├ęs carecen de la noci├│n de justicia y aceptan la desigualdad en la distribuci├│n de alimentos o materiales, seg├║n la investigadora Nereida Bueno, de la Universidad Pontificia de Camillas, que particip├│ en un estudio publicado en el US Journal of Comparative Psychology.





Estos animales son "maximizadores racionales" y "no les disgusta la desigualdad" porque cuando pueden ganar algo, lo toman independientemente de c├│mo afecte a otros individuos.

Bueno particip├│ junto con sus colegas Montserrat Collel – de la Universidad de Barcelona – y Christoph J. Volter, Africa de las Heras y Josep Cal – los tres del Instituto Max Plank de Leipzig (Alemania) – en el estudio publicado por la revista North que busca entender c├│mo los chimpanc├ęs ven los t├ęrminos de justicia y venganza.

En el caso de los humanos, este especialista explic├│ que culturalmente hay un "umbral" de lo que se define como justo o injusto y var├şa ligeramente entre culturas. En Espa├▒a, ejemplificado por la agencia Efe, el sentimiento de injusticia surge "cuando la oferta est├í por debajo del 40% de la distribuci├│n".

Esto sucede porque los humanos entendemos mejor el sentimiento de comunidad y generalmente no aceptamos desigualdades, porque la mayor├şa de las veces rechazamos una ruptura si nos ofrecen menos.

Sin embargo, los chimpanc├ęs "no tienen un sentimiento de grupo", por lo que es "muy dif├şcil" que surja algo as├ş como "un sistema de justicia entre ellos".

Para probar estas afirmaciones, los cient├şficos han desarrollado experimentos con tres pares de chimpanc├ęs: el "juego del ultim├ítum" y el "juego del dictador".





En el juego de ultim├ítum, uno de los chimpanc├ęs eligi├│ entre dos opciones de comida, una, considerada m├ís justa y la otra menos justa, para compartir con su compa├▒ero, quien podr├şa aceptar la propuesta, pero si no lo hizo. ninguno comer├şa

El hecho de no recibir la comida los molest├│ a los dos, pero "nunca pudieron dar el siguiente paso", para considerar c├│mo evitar la situaci├│n, ya que al no tener en cuenta las necesidades de los dem├ís ni aprender de los rechazos consecutivos, se enojaron. quien los lav├│ para darles cada vez menos y as├ş castigar al otro ".

Por el contrario, los humanos pueden cambiar los comportamientos si reciben varios rechazos, record├│ Bueno.

En el juego del dictador, uno de los chimpanc├ęs pod├şa ofrecer la cantidad predeterminada que quer├şa y el otro no pod├şa hacer nada: simplemente aceptar.

En este caso, a pesar del hecho de que eran "muy ego├şstas" en esta din├ímica, los cient├şficos notaron que cada vez que un animal obten├şa algo de comida, "eleg├şa opciones m├ís justas".

Bueno está convencido de que la sensación de injusticia "puede surgir individualmente en un primer nivel", pero hay un segundo nivel, más complejo y abstracto que conduce a la comprensión como una especie o como un grupo en el que es posible identificar las injusticias de los demás.

Este es el ├║ltimo pensamiento que los humanos no comparten con los chimpanc├ęs, dijo.

Manuel Rivas

Fernando Rivas. Compagino mis estudios superiores en ingenier├şa inform├ítica con colaboraciones en distintos medios digitales. Me encanta la el periodismo de investigaci├│n y disfruto elaborando contenidos de actualidad enfocados en mantener la atenci├│n del lector. Colabora con Noticias RTV de manera regular desde hace varios meses. Profesional incansable encargado de cubrir la actualidad social y de noticias del mundo. Si quieres seguirme este es mi... Perfil en Facebook:┬áhttps://www.facebook.com/manuel.rivasgonzalez.14 Email de contacto: fernando.rivas@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *