Los chicos también pueden tener el "período"





Es verdad: los chicos tambi√©n pueden tener el "per√≠odo" (perd√≥name la entrada, pero es exactamente este el t√≠tulo de las noticias del The Telegraph). Esto es lo que comenzar√° a ense√Īar a algunos ni√Īos ingleses de Brighton & Hove, seg√ļn el diario brit√°nico. El objetivo es, claro est√°, asegurar que tambi√©n la menstruaci√≥n es inclusiva y que nadie se siente discriminado en funci√≥n de su g√©nero. Por eso, entre otras cosas, todos los cuartos de ba√Īo de ni√Īos pasar√°n a tener cajones destinados a productos de menstruaci√≥n.





¬ŅEst√° el lector sorprendido? No est√©. Esto es s√≥lo otro ejemplo de las muchas maravillas que los camaradas de la ideolog√≠a de g√©nero han producido. Las banderas de la "inclusi√≥n", de la "no discriminaci√≥n", de la "igualdad" y de la "tolerancia" han servido de pretexto para todo. Imag√≠nese el lector que recientemente, en ese mismo pa√≠s, un violador (Karen White) de declar√≥ trans y exigi√≥, en la sede de juicio, ser enviado a una c√°rcel de mujeres – solicitud a la que el juez accedi√≥, ciertamente para no herir a aquellos nobles valores. ¬ŅPuedes imaginar el resultado? Sorprendentemente, y contra todo lo que se pod√≠a esperar, Karen White acab√≥ por … violar a otras mujeres.

En esta deriva de total desfase de la realidad, y siguiendo exactamente la misma l√≥gica de los defensores de la ideolog√≠a de g√©nero, comienzan ahora a surgir casos de personas que exigen el reconocimiento de que tienen menos a√Īos de edad (v√©ase el caso de Emile Ratelband), de los que son de otro color o raza (los llamados transraciales, como Rachel Dolezal), de otra especie (Tony McGinn, por ejemplo, naci√≥ mujer, pero ahora es un hombre transg√©nero que se identifica como un perro) o hasta una mezcla de esto (o, Stefonknee Wolscht decidi√≥ abandonar a la mujer ya los siete hijos para comenzar una nueva vida, en calidad de una ni√Īa de 6 a√Īos). El principio es exactamente el mismo: si los factores psicol√≥gicos y culturales se superponen a los biol√≥gicos, si la voluntad prevalece sobre la realidad, entonces no hay por qu√© negar los derechos de estas personas (a menos que seamos "intolerantes", "mis√≥ginos", " fascistas "y afines).

En el caso de la ideolog√≠a de g√©nero, hay que recordar que este desfase de la realidad no es inocente, ocultando un prop√≥sito pol√≠tico muy claro (que, desgraciadamente, la mayor√≠a de sus abogados desconoce): destruir la sociedad patriarcal en la que vivimos. Suponiendo que "el primer antagonismo de clase que apareci√≥ en la historia coincide con el desarrollo del antagonismo entre el hombre y la mujer en la monogamia y la primera opresi√≥n de clase coincide con la opresi√≥n del sexo femenino por el sexo masculino"(Engels, El Origen de la Familia, Propiedad Privada y Estado) es que "la familia patriarcal es la estructura y el sustento ideol√≥gico de todas las √≥rdenes sociales basadas en el principio del autoritarismo"(Wilhelm Reich, La Revoluci√≥n Sexual), los heraldos del progreso nos sugieren (i) sustituir la prisi√≥n del "sexo" por la autodeterminaci√≥n de "g√©nero"; y (ii) instalar el caos en la sociedad mediante la multiplicaci√≥n y la desnaturalizaci√≥n de los g√©neros[[(…) el lector que una persona que creara una cuenta en Facebook en 2014 ya pod√≠a elegir entre 71 g√©neros, entre ellos "g√©nero-fluido" (una persona cuyo g√©nero no es fijo) o "polig√©nero" (una persona que se identifica con varios g√©neros , normalmente cuatro o m√°s)]. Si esto le huele la teor√≠a de la conspiraci√≥n, entonces mire al libroProblemas de G√©nero: Feminismos y subversi√≥n de identidades, en el que la famosa fil√≥sofa Judith Butler se propone responder, cristalinamente: ",¬ŅCu√°l es la mejor forma de sacudir las categor√≠as de g√©nero que soportan la jerarqu√≠a de g√©nero y la obligatoriedad de la heterosexualidad?".

Podr√≠amos entonces definir la ideolog√≠a de g√©nero, recurriendo a las palabras del argentino Agust√≠n Laje, como "un conjunto de ideas anti-cient√≠ficas que, con prop√≥sitos pol√≠ticos, extirpa la sexualidad humana de su realidad natural y la explica solamente por la cultura". Es por todo esto que no debemos extra√Īar que los muchachos puedan tener el per√≠odo, as√≠ como no debemos extra√Īar que, ma√Īana, vengan a explicar que los hombres tambi√©n pueden dar de mamar. Para hacer valer esta agenda perversa, todos pasan a tener derecho no s√≥lo a la propia opini√≥n, sino tambi√©n a los propios hechos; la naturaleza, la biolog√≠a y la realidad son s√≥lo un detalle de circunstancia.





Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *