Los chalecos amarillos heridos piden fin de violencia policial en las calles de París





Las voces de los cientos de personas que se reunieron esta mañana en la plaza Felix Éboué en París para preparar el cortejo de homenaje y apoyo a los chalecos amarillos heridos en las últimas dos semanas por la policía francesa, se elevaron cuando Jerome Rodrigues se equilibró en encima de un banco para agitar a la multitud.





Los chalecos amarillos le cantaron la Marsellesa, llamaron a Cristophe Castaner, ministro del Interior, de "asesino" y gritaron diciendo no estar cansados ​​de manifestarse. El lusodescén, herido la semana pasada y aún en riesgo de perder la visión del ojo derecho, fue agradecido a lo que dice ser "su familia".

Jerome Rodrigues se quedó apenas unos 20 minutos en la plaza, siempre rodeado por varios chalecos amarillos que intentaban alejar a quien se quería acercar. La atención no sólo de los periodistas, como de los curiosos, en relación a esta figura de destaque en el movimiento llevó a que el lusodescendente no participar en el cortejo.

En su página de la red social Facebook por más de 60 mil personas, Jerome Rodrigues aseguró posteriormente haber sido retirado de la manifestación "por razones de seguridad" y lamentó "no haber quedado para el cortejo". El lusodescendente volvió a aparecer al final de la protesta, en la Plaza de la Bastilla.

El lusodescendente ha estado en los encabezamientos de los periódicos y ha sido presencia constante en los canales de televisión durante la última semana y muchos de los chalecos amarillos que estaban en la plaza tenían carteles con la imagen de su cara o una pala en el ojo para simbolizar su apoyo.

"Jerome fue siempre el más pacifista desde el principio, alguien que nunca apeló a la violencia y ellos tocaron a la persona equivocada. Yo ya he hablado con él varias veces y él es la persona que nos atiende siempre el teléfono e intenta ayudar en la organización de las manifestaciones. "Yo ya no venía a manifestarse al sábado, pero ahora volví a causa de él", aseguró Claire, chaleco amarillo proveniente de los alrededores de París, en declaraciones a la agencia Lusa.

La marcha fue organizada por Antonio Barbetta, chaleco amarillo de 40 años herido en noviembre en un pie por una granada de gases lacrimógenos y que lleva dos meses sin trabajar.





"Decidí crear esta marcha porque es intolerable e inaceptable que nuestro Gobierno nos mutile y nos destruya, con el pretexto de ser delincuentes que vinimos sólo para partir. Nosotros somos pacíficos y estamos rebelados porque no conseguimos vivir en Francia con estas condiciones. Además de homenajear a las víctimas, queremos justicia y la interdicción de las flashball y de las granadas de gas lacrimógeno ", dijo el chaleco amarillo a los periodistas.

Esta es la reivindicación hecha ahora por gran parte de los chalecos amarillos. Las llamadas "flashballs" son armas de defensa que arrojan balas de goma de 40 milímetros y las granadas de gas lacrimógeno contienen, en Francia, una parte de explosivo TNT.

Estas armas, usadas por la policía para dispersar a manifestantes en protestas u otros disturbios del orden público, pueden causar pérdida de ojos o pérdida de miembros, dependiendo de la región del cuerpo donde alcanzan las personas. Varios chalecos amarillos visados ​​en diferentes manifestaciones y diferentes puntos del país ya presentaron queja contra el Estado francés por la utilización de estas armas.

Otro de los temas de este cortejo, fueron las dos listas ya presentadas por chalecos amarillas a las elecciones europeas. Marco, amarillo portugués chaleco instalado en Gran Bretaña y trajo la bandera nacional para la procesión, rechaza cualquier representación política del movimiento.

"Estoy en contra. Es una farsa del Republique en Marche [partido que apoia Emmanuel Macron] porque son ellos quienes van a beneficiarse. Toda la gente aquí le va a decir lo mismo. Esto es para aquellos que ya quería dedicarse a la política y les resulta una forma más fácil para llegar allí ", dijo el chaleco amarillo portuguesa Lusa.

Varios carteles mostraban el descontento de los chalecos amarillos en relación a estas listas, mostrando que el movimiento está dividido entre la posibilidad de la representación política formal y el rechazo de las tradicionales formas de acceder al poder político.

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *