Los 70 a帽os de la OTAN, vistos desde Europa





Recientemente la revista The Economist recordaba un estudio realizado por la Comisi贸n Brookings Instituci贸nci贸n en que se se帽alaba que las alianzas militares de los 煤ltimos cinco siglos hab铆an sobrevivido, en promedio, 15 a帽os. La Organizaci贸n del Tratado del Atl谩ntico Norte, saludable excepci贸n a la norma, se estableci贸 en abril de 1949, hace exactamente 70 a帽os, con el prop贸sito de unir a Estados Unidos a las potencias occidentales de Europa, para responder a la amenaza latente de la Uni贸n Sovi茅tica en el per铆odo de la Uni贸n Sovi茅tica Guerra Fr铆a. Al final de ese conflicto, la alianza hab铆a vencido, crecido en n煤mero e influencia, consolid谩ndose como uno de los instrumentos m谩s relevantes de la hegemon铆a americana no s贸lo en t茅rminos militares, sino tambi茅n pol铆ticos y culturales.





Aunque la implosi贸n comunista hab铆a cuestionado sus prop贸sitos originales, fue posible una notable -aunque discutible- reconversi贸n tras los ataques del 11 de septiembre, con la expansi贸n del territorio de defensa m谩s all谩 de Europa y hacia el medio oriente. Esta alteraci贸n fundamental ha conferido a煤n m谩s peso pol铆tico a la alianza, aunque los resultados de estas intervenciones no pueden considerarse brillantes.

La OTAN se ha convertido en una fuerza de suave y hard power de 谩mbito global, recientemente m谩s enfocada en contener la pol铆tica agresiva de Rusia y el crecimiento del Estado Isl谩mico, pero que tambi茅n supervisa las consecuencias geopol铆ticas del cambio clim谩tico, especialmente de las migraciones en el 脕frica subsahariana.

De nuevo, surge en el horizonte una alteraci贸n vital. Desde George W. Bush, los Estados Unidos se han centrado en la regi贸n del Pac铆fico, con especial atenci贸n al desarrollo de China como 煤nica potencia realmente amenazadora. Esta opci贸n estrat茅gica -continuada por Obama y Trump- constituye una amenaza existencial para el futuro de la organizaci贸n. La verdad es que Rusia, en la visi贸n estadounidense, sigue siendo una amenaza (desde luego por su arsenal nuclear), pero no con la misma intensidad de la Uni贸n Sovi茅tica. Rusia, recordemos, tiene un PIB per c谩pita menor que en Portugal y PIB en paridad de poder adquisitivo m谩s bajo que en Italia, as铆 como de importantes debilidades sociales, derivadas de estancamiento econ贸mico y pol铆tico de largo. La amenaza que representa actualmente es sobre todo regional y ya ni siquiera ideol贸gica, despu茅s de la conversi贸n del comunismo en una oligarqu铆a capitalista.

De ah铆 se comprende el desinter茅s de la administraci贸n Trump en la vertiente atl谩ntica. Clasificar a Rusia como una amenaza regional ha venido a significar presi贸n para m谩s inversi贸n europea. Este cambio en la posici贸n estadounidense exige una justificada reconfiguraci贸n de la pol铆tica exterior y de seguridad de la Uni贸n, que es reconocidamente ineficiente. M谩s a煤n, con el Brexit la UE perder谩 al Estado miembro que la mayor proporci贸n del PIB gasta en defensa, y uno de s贸lo cuatro que efectivamente cumple el objetivo del 2%.

Los pasos importantes se han dado en el sentido correcto. No s贸lo el "ej茅rcito europeo" se ha convertido en uno de los temas esenciales para el futuro, como ha sido posible, por primera vez, la aprobaci贸n de un programa europeo de desarrollo industrial en el 谩mbito de la defensa (EDIDP), a trav茅s del cual la Comisi贸n Europea una cofinanciaci贸n de 500 millones de euros en el per铆odo 2019-2020 para el desarrollo de capacidades industriales conjuntas. No obstante, la pr贸xima Comisi贸n deber铆a plantear el tema en la cima de sus prioridades, con un significativo aumento de la dotaci贸n presupuestaria y de la inversi贸n pol铆tica en la concertaci贸n de la estrategia de seguridad europea.

En este momento, la prosecuci贸n de las pol铆ticas de defensa nacionales desarmonizadas es la gran fragilidad de la Uni贸n. En un sector que exige grandes inversiones, hay grandes econom铆as de escala en una acci贸n conjunta a nivel europeo y por eso la seguridad debe ser vista como un campo natural de profundizaci贸n de la integraci贸n. Estados miembros responsables de garantizar que cualquier pol铆tica de defensa europea m谩s fuerte no se convierta en una forma de devolver los fondos a Francia y Alemania, la mayor铆a de los gastadores en el 27. Portugal UE, en particular, deben garantizar un lugar destacado para la Atl谩ntico y 脕frica en las prioridades futuras.





En un mundo multipolarizado, dividido y en el que el orden global se encuentra en reajuste, es indispensable que la Uni贸n Europea asuma la importancia de la OTAN en su pol铆tica exterior y de seguridad y reaccione adecuadamente a la salida del Reino Unido ya la nueva mundializaci贸n estadounidense. Un ej茅rcito europeo tendr铆a probablemente m谩s relevancia simb贸lica que f谩ctica, pero es una opci贸n que no puede excluirse como afirmaci贸n de autoridad en el nuevo equilibrio de poderes.

A los 70, la OTAN ya tiene edad para ganar juicio, pero sigue siendo el abuelo de que nos enorgulle, por todo lo que hizo por nosotros y porque sin 茅l no existir铆amos. Enhorabuena, gracias y larga vida a la alianza.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac铆 en Cuba pero resido en Espa帽a desde muy peque帽ito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes茅 por el periodismo y la informaci贸n digital, campos a los que me he dedicado 铆ntegramente durante los 煤ltimos 7 a帽os. Encargado de informaci贸n pol铆tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:聽https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *