L√≥pez Obrador y Bolsonaro, ¬Ņdos caras de la misma moneda?





Ambos lideran las dos econom√≠as m√°s grandes de Am√©rica Latina. Ambos cultivan una especie de poder personalista. Los dos desprecian a los medios y prefieren la ¬ęconexi√≥n directa¬Ľ con la gente en sus comunicaciones. Los dos minimizaron la pandemia de coronavirus, est√°n acusados ‚Äč‚Äčde compensar el n√ļmero de contagios y sus pa√≠ses ahora est√°n haciendo un desastre, si no ca√≥tico, una apertura econ√≥mica en busca de una normalidad que ya ha demostrado ser imposible en pa√≠ses cuya curva de contagio a√ļn no es detenido. Uno est√° a la derecha, el otro, supuestamente, a la izquierda. Pero la posici√≥n pol√≠tica en este punto no importa. Andr√©s Manuel L√≥pez Obrador (M√©xico) y Jair Bolsonaro (Brasil) se muestran como dos l√≠deres populistas no preparados para la gravedad de la situaci√≥n que enfrentan.





Adem√°s, con el discurso de priorizar la econom√≠a antes que la salud, est√°n fallando en ambos frentes. Sospechando que no se informan, el n√ļmero total de muertes en M√©xico por el coronavirus, hasta ahora, es de 26,915 personas. En Brasil, 57.658. Y la semana pasada, el Fondo Monetario Internacional (FMI) predijo que la ca√≠da de las dos gigantescas econom√≠as latinoamericanas tambi√©n ser√≠a grande. El PIB de M√©xico se retraer√≠a en un 10% y el de Brasil, en un 9,1% en 2020.

El estilo personal de cada l√≠der, obviamente, no es el √ļnico factor para explicar este pobre desempe√Īo en la pandemia, pero obviamente cuenta mucho. Si, en M√©xico, L√≥pez Obrador apareci√≥ diciendo que la gente deber√≠a salir de casa e ir a restaurantes populares para reactivar el consumo, Bolsonaro llam√≥ al coronavirus ¬ęgripezinha¬Ľ y particip√≥ en actos populares sin precauciones.

Los dos difieren en sus tratos, es cierto. Si Bolsonaro es m√°s belicoso y agresivo en su discurso, AMLO (como se le llama) cultiva un tono apacible y aparentemente agradable. Ambos est√°n respaldados por una visi√≥n religiosa de su propio poder. Bolsonaro cita versos de la Biblia, AMLO evoca una mezcla de catolicismo con las tradiciones religiosas ancestrales del pa√≠s. En sus apariciones diarias en las llamadas ¬ęma√Īaneras¬Ľ, el supuesto di√°logo del l√≠der mexicano con la prensa, L√≥pez Obrador se parece m√°s a un predicador, y el formato de las conferencias de prensa no le permite exponerse a preguntas inc√≥modas.

Ambos tampoco dejan de pensar en las elecciones. Bolsonaro, en reelecci√≥n en 2022, y AMLO, con un objetivo m√°s cercano. En junio de 2021, se llevan a cabo las elecciones intermedias, que definen no menos de 500 diputados, 15 gobernadores, adem√°s de parlamentos regionales en 30 estados y, a√ļn, 2 mil ayuntamientos. El √©xito o el fracaso de la segunda mitad del sexenio de L√≥pez Obrador depende del desempe√Īo en estas elecciones.

Hace unos d√≠as, ambos mostraron signos de humor involuntario al enfrentar tragedias. Bolsonaro, en su vida, rindi√≥ homenaje a los asesinados por el coronavirus con una actuaci√≥n de acorde√≥n, supuestamente al sonido de ¬ęAve Mar√≠a¬Ľ de Franz Schubert. En las palabras m√°s precisas del comediante portugu√©s Ricardo Ara√ļjo Pereira, ¬ęla m√ļsica puede ser tanto Ave Maria do Schubert como¬Ľ Felicidades a ti ¬ę. Bolsonaro dice que es un homenaje a los que se han ido, pero no dice que son personas. Puede ser un tributo muy hermoso a un gato muerto. El homenaje reproduce el sonido de los gatos que maullan ‚ÄĚ.





Por su parte, L√≥pez Obrador apareci√≥ en tres videos publicados en su red social tratando de innovar la forma de comunicar que se hab√≠a producido un terremoto de 7,4 con epicentro en la regi√≥n de Oaxaca. En lugar de hablarle a la naci√≥n, apareci√≥, de una manera pat√©tica, en una llamada telef√≥nica en la que, a lo lejos, se escuch√≥ a la persona responsable de dar el informe sobre el da√Īo mientras el presidente luchaba por encontrar un bol√≠grafo en su propia mesa, para descubrirlo. y escribir algo en una hoja de papel. Luego interrumpi√≥ al interlocutor y repiti√≥ lo que hab√≠a dicho, con mucho menos detalle. Poco despu√©s, volvi√≥ a aparecer por tel√©fono con el mismo tipo, caminando por el Palacio Nacional, dando instrucciones y diciendo que la comunicaci√≥n era defectuosa, como si Oaxaca estuviera en otra galaxia. La idea era transmitir la sensaci√≥n de que √©l estaba a cargo de la tragedia (que esta vez fue menor, matando a 10 personas), pero termin√≥ dando la impresi√≥n opuesta, transmitiendo m√°s confusi√≥n que confianza. No hace falta decir que los videos se convirtieron en una broma en las redes.

México y Brasil son países clave en la región. Uno en Alianza del Pacífico, otro en Mercosur. Uno con 126 millones de habitantes, el otro con casi 210 millones. Lo que sucede con ambos tiene repercusiones en las economías de América Latina. Tener dos líderes de estilo populista frente a usted que no parecen estar a la altura de la crisis que enfrentan es una tragedia. De ahora en adelante, es de esperar que los pesos y equilibrios de la democracia puedan controlar sus impulsos autoritarios.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *