Londres, Madrid y Bruselas.





¬ŅSe ha ido el Reino Unido (y el resto de Europa), como algunos se han preguntado, asustado por las explicaciones racionales del resultado del Brexit? Si ignoramos la espuma del d√≠a y todo el desfile de episodios picantes y frases medi√°ticas, tanto del lado brit√°nico como del lado de la Uni√≥n Europea, es bastante capaz de dejar algo interesante que no est√© en el dominio del psicoan√°lisis y que pueda resistir el paso del tiempo.





Selecciono dos aspectos: la reafirmación de la excelencia de la democracia británica y la resistencia del ideal europeo en los 27 estados restantes de la Unión. Estos no son aspectos menores y contradicen la idea instalada (o querer instalarnos) de caos y desastre en ambos lados del Canal.

Solo una democracia fuerte de sus libertades centenarias, la pr√°ctica de la separaci√≥n de poderes y el respeto por su constituci√≥n no escrita pondr√≠an la √ļltima palabra sobre c√≥mo la gente deber√≠a ser respetada en manos de los jueces. Este no es el punto de esta decisi√≥n hist√≥rica de la Corte Suprema brit√°nica de reabrir el Parlamento (Casa de la Democracia) y avergonzar al Primer Ministro (y a la Reina).

Ni siquiera el Supremo estadounidense, fuerte de sus casi dos siglos y medio de autoridad, se atrevería a hacer lo mismo. Hagamos la comparación que es esclarecedora en este punto: mientras el Supremo de Madrid arresta a representantes del pueblo catalán, los jueces de Londres liberan (del silencio) a los representantes del pueblo inglés.

Pero si Old Albion nos da este vívido ejemplo de democracia y libertad que marcará positivamente a las generaciones venideras, la resistencia de los 27 estados de la Unión y los líderes actuales de Europa no se queda atrás.

Hoy es elegante ignorar (e incluso insultar) a Macron, Merkel, Tusk o Juncker, con el eslogan de "no políticos con el genio y la escala de aquellos que construyeron Europa en la década de 1950". Pero la verdad es que aquellos que están allí hoy, ante la situación del Brexit, han podido mantener vivo el ideal de la Unión Europea.

Y lo han hecho sin desacuerdos y mostrando un notable sentido com√ļn: facilitando la salida de los brit√°nicos, pero manteniendo la puerta abierta si quieren volver a entrar. Y esta tolerancia es, en su supuesto radicalmente humanista, lo mejor que la cultura europea ha legado al mundo.





El autor escribe seg√ļn la antigua ortograf√≠a.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *