Lo que piensan los expertos en adicci√≥n a la tecnolog√≠a sobre ¬ęEl dilema de la red¬Ľ





La actriz Juliana Paes perdi√≥ el sue√Īo despu√©s de mirar. La escritora Martha Medeiros sinti√≥ que se le aceleraba el coraz√≥n. ¬ęMe sent√≠ como si estuviera frente a una pel√≠cula de terror¬Ľ, inform√≥ en una cr√≥nica. Afuera, George R.R. Martin, autor de la saga que dio origen a la serie Juego de Tronos (haga clic para comprar), ten√≠a el mismo sentimiento. ¬ęMe asust√≥ m√°s que cualquier pel√≠cula de terror que haya visto en los √ļltimos 20 a√Īos¬Ľ, public√≥ en Twitter. Pero, despu√©s de todo, ¬Ņde qu√© est√°n hablando? ¬ŅQu√© era lo que les aterrorizaba tanto?





Todos miraron El dilema de la red, de Netflix. Dirigido por Jeff Orlowski, el documental mezcla testimonios reales de ex ejecutivos de Silicon Valley, California, con escenas dramatizadas del impacto de las redes sociales en la vida cotidiana de una familia estadounidense.

‚ÄúGoogle y las redes sociales saben todo sobre ti: lo que comes, lo que ves, lo que lees, tus opiniones, tus publicaciones, tus amigos, a qui√©n sigues, d√≥nde vives, cu√°nto ganas, d√≥nde gastas, tus gustos y disgustos , incluso saber lo que te gustar√≠a tener ‚ÄĚ, resume el periodista Nelson Motta en la cr√≥nica Vampiros digitales.

Pero hubo quienes no tuvieron insomnio ni sintieron taquicardia despu√©s de la pel√≠cula. Son especialistas en salud mental que han estudiado durante mucho tiempo el da√Īo de dependencia tecnol√≥gica sobre sus pacientes. El coordinador del Programa de Dependientes de Internet del Impulse Disorders Ambulatory (PRO-AMITI), del Instituto de Psiquiatr√≠a de la Facultad de Medicina de la USP, Cristiano Nabuco, es uno de ellos.

‚ÄúEl documental no me sorprendi√≥ en absoluto. Llevo casi dos d√©cadas hablando de los peligros de la dependencia tecnol√≥gica ‚ÄĚ, dice. Sorprendido se qued√≥ el d√≠a que vio a un joven de 17 a√Īos que fue ingresado en el hospital luego de pasar 55 horas conectado. ‚Äú¬ŅPero c√≥mo hizo sus necesidades?‚ÄĚ, Pregunt√≥ el psic√≥logo. ¬ęOrin√≥ y defec√≥ en su pantal√≥n y luego lo tir√≥ por la ventana¬Ľ, dijo la madre del ni√Īo. ¬°Impactante!

Para Nabuco, uno de los m√©ritos de la pel√≠cula fue mostrar c√≥mo los engranajes del llamado ciencia de la persuasi√≥n. En gigantes como Google, Facebook y Twitter, a los dise√Īadores e ingenieros se les paga, ¬°y muy bien! – desarrollar m√°s y mejores estrategias para compromiso digital. En otras palabras, c√≥mo convencer al internauta de que permanezca conectado durante m√°s tiempo, navegando por sitios nunca visitados antes y expuesto a anunciantes √°vidos de compras online.

‚ÄúCuanto m√°s navegamos, m√°s beneficios obtienen estas plataformas. Algunas de ellas ya valen m√°s que las empresas multinacionales de energ√≠a y petr√≥leo. Su √ļltima preocupaci√≥n es nuestra salud mental ‚ÄĚ, advierte la psic√≥loga de la USP. Casualidad o no, Brasil ya ocupa el segundo lugar en el ranking de pa√≠ses que m√°s tiempo pasan online: ¬°son 9 horas y 29 minutos al d√≠a! ‚ÄúEsto representa 110 d√≠as al a√Īo. Han pasado casi cuatro meses con la mirada pegada a las pantallas ‚ÄĚ, alerta Nabuco.





Los aprendices de brujo

El ex dise√Īador de Google, Tristan Harris, es uno de los m√°s de 30 ejecutivos de la industria de la tecnolog√≠a que han aceptado registrar un testimonio de Orlowski. Es la cita que le quit√≥ el sue√Īo a Juliana: ‚Äú¬°Si no est√°s pagando por el producto, entonces eres el producto!‚ÄĚ. Hay otros que tienen el mismo impacto, como ‚ÄúSolo hay dos industrias que llaman usuarios a sus clientes: medicamentos y software‚ÄĚ. Su autor es Edward Tufte, profesor de la Universidad de Yale, tambi√©n en suelo estadounidense.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad

El documental tambi√©n entrevist√≥ a Aza Raskin, el inventor del sistema de desplazamiento infinito; Guillaume Chaslot, uno de los desarrolladores del algoritmo que recomienda videos en YouTube, y Justin Rosenstein, uno de los creadores del bot√≥n ¬ęMe gusta¬Ľ en Facebook.

Quien tambi√©n valor√≥ la producci√≥n fue el psiquiatra Ant√īnio Nardi, profesor de la Universidad Federal de R√≠o de Janeiro (UFRJ) e investigador del Instituto Delete – Uso Consciente de Tecnolog√≠as. ¬ęEl dilema de la red muestra, de forma interesante, c√≥mo las redes sociales fomentan la dependencia tecnol√≥gica. Aunque no es de extra√Īar, sirve como una advertencia sobre el da√Īo que pueden causar ‚ÄĚ, dice.

La escena que m√°s te llam√≥ la atenci√≥n es la que describe c√≥mo los algoritmos monitorean nuestros deseos y emociones y, a partir de ellos, seleccionan los anuncios que se mostrar√°n en nuestras pantallas. ‚ÄúEs asombroso c√≥mo la tecnolog√≠a puede mapear nuestras preferencias. El objetivo es solo uno: manipular nuestra voluntad, desde lo que compramos hasta por qui√©n votamos, sin darnos cuenta ‚ÄĚ, apunta.

En opini√≥n de Daniel Spritzer, mag√≠ster en psiquiatr√≠a de la Universidad Federal de Rio Grande do Sul (UFRGS), el mayor m√©rito de la pel√≠cula es recopilar, de manera did√°ctica, una serie de informaci√≥n sobre c√≥mo las redes sociales pueden ser perjudiciales tanto para las personas como para la sociedad. sociedad. ‚ÄúM√°s que presentar soluciones, el objetivo es concienciar sobre el problema. Es un tema del que a√ļn se habla y se discute poco. Tenemos que ir m√°s all√° de las discusiones acad√©micas y, si es posible, sensibilizar al mayor n√ļmero de personas ‚ÄĚ, dice el m√©dico.

Spritzer, fundadora y coordinadora del Grupo de Estudio de Adiciones Tecnol√≥gicas (GEAT), tambi√©n destaca una escena: la que muestra a una madre de familia que, a la hora de la cena, recoge los celulares de su esposo e hijos y los guarda en un recipiente de pl√°stico hora. ‚ÄúEntonces, ¬Ņde qu√© vamos a hablar?‚ÄĚ, Inicia una conversaci√≥n. La estrategia no funciona. Solo un dispositivo recibe una notificaci√≥n y todos est√°n, digamos, ansiosos.

¬ę¬ŅPuedo ver qui√©n es?¬Ľ, Pregunta Ben, uno de los ni√Īos. ¬ęNo¬Ľ, dice rotundamente. Mientras tanto, la otra hija, Isla, se levanta de la mesa para recoger un tenedor y, cuando la familia se distrae, rompe la olla y recupera su celular de adentro. ‚ÄúLa madre intent√≥ resolver un problema complejo de forma simplista‚ÄĚ, analiza Spritzer. ‚ÄúLas medidas exclusivas y restrictivas, por muy bien intencionadas que sean, tienden a no ser efectivas a largo plazo. Adem√°s, tienden a generar reacciones exageradas por parte de aquellos cuyo uso fue restringido ‚ÄĚ.

Aprecie con moderación

Entonces, ¬Ņqu√© hacer para protegerse? Los expertos dan algunos consejos: establezca horas espec√≠ficas para mirar el dispositivo, desinstale las aplicaciones que no usa de la pantalla principal, no lleve el dispositivo a su habitaci√≥n a la hora de dormir, monitorear el tiempo en el m√≥vil y, al menos una vez a la semana, cree algo similar al ‚Äúd√≠a de desintoxicaci√≥n‚ÄĚ. Durante este per√≠odo, el usuario debe apagar el dispositivo, guardarlo en un caj√≥n y solo volver a encenderlo al d√≠a siguiente.

Hay m√°s: ¬Ņqu√© tal desactivar las alertas sonoras que nos avisan de la llegada de un mensaje de WhatsApp o de un me gusta en una publicaci√≥n de Facebook y que, en todo momento, nos impiden centrarnos en lo que estamos haciendo? Un estudio revel√≥ que, en promedio, el individuo tarda 24 minutos y 15 segundos en reanudar su razonamiento cuando es interrumpido por cualquiera de estas notificaciones.

‚ÄúEs necesario educar a la poblaci√≥n sobre la importancia de uso consciente de tecnolog√≠as. ¬ŅDejamos de usarlos? De ninguna manera. ¬ŅHay beneficios? Por supuesto que s√≠. Pero tambi√©n hay da√Īos ‚ÄĚ, resume Nabuco. ‚ÄúNuestro objetivo no es prohibir la tecnolog√≠a en nuestras vidas, sino crear un sentido cr√≠tico en las personas‚ÄĚ, agrega el psic√≥logo de la USP.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *