Lo que nos dice la miniserie «Maid» sobre las relaciones abusivas





Aquí está el diálogo entre una víctima de relación abusiva y un trabajador social:





– Hay vacantes en el albergue de violencia doméstica. Pero dijiste que no es violencia doméstica, ¿verdad?
– No sufrí agresión. Odiaría quitarle el trabajo a alguien que realmente ha sido agredido.
– ¿»Agresión real»? ¿Que quiere decir eso?
– Azotado. Herir.
– ¿Y qué sería «pequeña agresión»? ¿Amenaza? ¿Control? ¿Intimidación?

La conversación es parte de la miniserie. Mucama, Éxito de Netflix. Está inspirado libremente en el libro de la estadounidense Stephanie Land, que tiene el mismo título y podría traducirse como “Diarista”; por aquí, la edición portuguesa salió como Superación: trabajo duro, salario bajo y el deber de una madre solitaria (Vida alta).

La producción de televisión se estrenó el 1 de octubre de 2021 y desde entonces no ha salido de las diez series más populares de la actualidad. «No esperaba una miniserie sobre relaciones abusivas y la violencia doméstica fue tan exitoso ”, admite Stephanie.

“A menudo, los abusadores emocionales terminan convenciéndose a sí mismos de que el abuso emocional no es abuso. Para estas víctimas, el abuso es abuso solo si hay violencia física ”.

En la historia de Netflix, Stephanie Land es Alexandra «Alex» Russell (interpretada por Margaret Qualley), una joven aspirante a escritora de Washington que vive en una relación abusiva con un camarero con problemas de alcohol.

Un día, ella y Sean (Nick Robinson) pelean por platos sucios. Visiblemente borracho, el niño lanza un cuenco de vidrio en dirección a Alex. Gritando y maldiciendo, incluso hace un agujero en la pared de la caravana donde viven.





+ Lea también: Relación abusiva: ¿cómo identificar y superar?

Temeroso de que suceda algo peor, Alex espera a que Sean se duerma antes de recoger a su hija, acomodarla en el asiento trasero del coche y salir. Con solo $ 18 en sus bolsillos, Alex y Maddy (Rylea Nevaeh Whittet), de solo dos años, pasan la noche abrazados dentro del vehículo.

El protagonista no lo sabe, pero tirar objetos es, sí, un acto de violencia. Los ejemplos, por cierto, son innumerables: golpear, torturar, sacudir o apretar los brazos, estrangular o asfixiar, provocar heridas con objetos punzantes o punzantes, provocar heridas por quemaduras o armas de fuego …

Pero también está el abuso emocional. “Y él es el peor que hay”, cree Stephanie. “El abusador controla a su víctima y lo aísla de todo y de todos. Cuando el abuso se vuelve físico, la víctima queda tan emocionalmente destruida que ya no sabe a dónde ir ni a quién acudir en busca de ayuda ”, continúa.

Stephanie Land, con sus hijas Coraline y Story.Foto: Netflix / Divulgación

Alguna vez has oído hablar de iluminación de gas?

La violencia física no es el único tipo de agresión que existe. Hay cuatro más: psicológico, sexual, patrimonial y moral. El psicológico es cualquier comportamiento que causa estragos en la salud emocional de una mujer. Contempla amenaza, insulto, chantaje, humillación y iluminación de gas. Espera un segundo. ¿Qué significa este término de origen inglés?

“Es una estrategia de manipulación emocional que descalifica a la otra persona y pone en riesgo su salud mental”, explica el psiquiatra y educador Jairo Bouer. «La mayor parte del tiempo, iluminación de gas es sutil, pero frases como ‘Te estás volviendo loco’, ‘Mira lo que estás diciendo’ o ‘Todos saben que no estás bien’ activan la alerta roja «.

Justo en el primer episodio de Mucama, Sean practica iluminación de gas. Es en la escena donde cuestiona la cordura de Alex. “¿Estás golpeando bien?” Pregunta el chico con cinismo. «¡No estoy loco!», Responde Alex. «Tú fuiste quien me despertó con rabia y golpeó la pared».

Para sobrevivir, Alex acepta un trabajo como jornalero, sin derecho a vacaciones pagadas ni seguro médico. Gana 9 dólares la hora. En la primera casa que limpia, se desmaya de hambre.

Lanzado en 2019, el libro de Stephanie obtuvo una nominación por lectura de parte de Barack Obama. “Es la mirada personal e inquebrantable de una madre soltera sobre la división de clases en Estados Unidos, una descripción de la cuerda floja que muchas familias caminan solo para sobrevivir y un recordatorio de dignidad”, escribió el ex presidente de los Estados Unidos.

+ Lea también: “La mujer cuida a su familia, amigos y me olvidé de mirarse”

En Brasil, la adaptación del libro a Netflix ganó elogios de la escritora Martha Medeiros. «Mucama se trata de heridas que no son visibles a través de hematomas. Que están abiertos en el alma, sin posibilidad de curación ”, reflexionó. «Es urgente vigilarla, más si eres mujer».

Stephanie trabajó como jornalera durante seis años, de 2008 a 2014. Varias veces, tuvo que limpiar hasta tres casas en un solo día. En 2014, se mudó con su hija, Story, ahora de 14 años, a la ciudad de Missoula.

Allí se matriculó en el curso de Escritura Creativa de la Universidad de Montana gracias a una beca para estudiantes de bajos recursos. Mientras aún estaba en la universidad, comenzó a publicar sus primeros textos en periódicos y revistas, como Equipo, El guardián y El Washington Post. Uno de ellos dio origen al libro, que, a su vez, dio origen a la serie.

En noviembre de 2019, cuando vendió los derechos de la obra, Stephanie viajó a Port Townsend y Mount Vernon, ambos en Washington. Junto con la guionista Molly Smith Metzler y los productores ejecutivos John Wells y Erin Jontow, respondió más de 200 preguntas sobre su vida y la de su familia. Además, visitó algunos de los lugares donde vivió y compartió fotos de su colección personal.

Continúa después de la publicidad.

“Como productor ejecutivo, no participé directamente en la redacción de los guiones ni en el casting. No quería que fuera una adaptación literal de mi vida, sino una miniserie inspirada en una historia real ”, explica. Por esta razón, se han cambiado los nombres de los personajes y las ubicaciones.

Comparte este artículo a través de:
Whatsapp
telegrama

Comenzar de nuevo

Hoy, a los 43 años, Stephanie Land se gana la vida como escritora. Uno de sus autores favoritos, por cierto, es Paulo Coelho. No por casualidad, ella cita El alquimista y su frase más famosa – «Cuando quieres algo, todo el Universo conspira para que lo obtengas» – en Mucama.

De sus 140.000 seguidores en las redes sociales, muchos de ellos son de Brasil. Al saber que una de cada cuatro mujeres brasileñas ha sufrido maltrato físico o psicológico de un padre, hermano o pareja, Stephanie envía un mensaje: “Encuentra a alguien que te escuche y, lo más importante, crea lo que tienes que decir. No es solo eso. Tan importante como encontrar a alguien como Danielle [personagem na série interpretada por Aimee Carrero] es ser alguien como Danielle ”, observa la escritora, refiriéndose a la residente del refugio que recibe a Alex y, entre otras cosas, la anima a luchar por la custodia de su hija.

“Sea un refugio seguro donde sus amigos encuentren refugio cuando lo necesiten. Si alguno de ellos ha desaparecido del mapa y no tienes más novedades, ponte en contacto con nosotros lo antes posible. Créame: una simple llamada telefónica para saber si todo está bien puede salvar una vida ”, garantiza.

En 2018, Stephanie se casó con Timothy Faust. La pareja tiene tres hijas (James, Story y Coraline) y un San Bernardo llamado Keats y viven en Missoula, Montana.

Los tipos y el ciclo de la violencia doméstica

Los expertos dividen los episodios en cinco esferas:

1. Violencia física: golpizas, estrangulamientos o asfixia, heridas con objetos cortantes o punzantes, heridas por quemaduras o armas de fuego y torturas, entre otras;

2. Violencia psicológica: amenazas, vergüenza, humillación, aislamiento (prohibición de estudiar, viajar o hablar con amigos y familiares), vigilancia constante, persecución persistente, insultos, chantajes y iluminación de gas;

3. Violencia sexual: violar, obligar a una mujer a realizar actos sexuales que le causen malestar o repulsión, impedir el uso de métodos anticonceptivos u obligar a una mujer a abortar, forzar el matrimonio, el embarazo o la prostitución mediante coacción, chantaje o soborno;

4. Violencia contra la propiedad: controlar dinero, dejar de pagar la manutención de los hijos, destrucción de documentos personales, robo, extorsión o daño, malversación, despojo de bienes, valores o recursos económicos, daño intencional a los objetos que pertenecen a la mujer o que le gustan, entre otros;

5. Violencia moral: acusar a la mujer de traición, emitir juicios morales sobre la conducta, hacer falsas críticas, exponer la vida íntima, degradar a la mujer mediante insultos que afecten su naturaleza y devaluar a la víctima por su forma de vestir.

+ Lea también: No más violencia contra los ancianos

Ahora comprenda las tres fases del ciclo de violencia y por qué romperlo es crucial:

1. Aumento de la tensión: El agresor está tenso e irritado por cosas sin importancia, como platos sucios en el fregadero, e incluso tiene rabietas. En estos momentos, humilla a la víctima, la amenaza y destruye objetos. Para evitar lo peor, la mujer intenta calmar al agresor. O prefiere no decir nada. En la mayoría de los casos, la víctima piensa que es culpable del comportamiento violento del abusador.

2. Acto de violencia: Llega un momento en que el agresor explota y, en un ataque de rabia, ataca a la víctima. La agresión puede ser verbal, física, psicológica, moral o patrimonial. Uno de los dos: o la víctima se paraliza de miedo o actúa. Cuando decide poner freno a la situación, busca ayuda, denuncia al agresor, se esconde en casa de amigos y familiares, pide la separación o se suicida.

3. Comportamiento afectuoso: Al parecer lamentando lo que hizo, el agresor se disculpa con la víctima y trata de reconciliarse. Explica que estaba «exaltado» y promete que «va a cambiar». En general, la víctima se siente confundida y, cuando la pareja tiene hijos, tiende a aceptar la solicitud de reconciliación. La relación entre víctima y agresor entra en modo de «luna de miel». Hasta el próximo momento tenso …

No te calles, repórtalo. ¡Conecta 180!

El Centro de Atención a la Mujer es un servicio creado para combatir la violencia contra la mujer y ofrece tres tipos de atención: registro de denuncias, orientación a víctimas e información sobre leyes y campañas.

Fuente: Instituto Maria da Penha

  • Relacionado
  • FamiliaViolencia contra la mujer: la pandemia que no cesa12 de julio de 2020-11: 07 am
  • MedicamentoViolencia obstétrica: la violación de los derechos reproductivos de las mujeres10 de julio de 2021-10: 07 a.m.
  • BienestarLa verdad que no te dicen sobre el abuso sexual infantil30 de mayo de 2021-18: 05
Continúa después de la publicidad.

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *