Lo que dicen los abogados sobre la innovaci贸n al atender al cliente





C贸mo conciliar la deontolog铆a y los deberes de la profesi贸n con el cambio tecnol贸gico y la demanda de nuevos servicios por parte de los clientes?





Paulo C芒mara, socio director de S茅rvulo e Associados

Los abogados est谩n obligados por el deber fiduciario de servir a los intereses de sus clientes, lo que tiene varias consecuencias tambi茅n en t茅rminos de innovaci贸n. La primera consecuencia se refiere a la innovaci贸n jur铆dica. Depende del abogado atender a su cliente con soluciones que est茅n respaldadas por la ley, por supuesto. Pero tambi茅n es fundamental para estar a la vanguardia de los desarrollos normativos o jurisprudenciales. Esto permite alcanzar soluciones (es decir, de car谩cter contractual, transaccional o litigioso) que en muchos casos pueden ser innovadoras, con importantes ganancias en la atenci贸n al cliente.

En segundo lugar, debemos mencionar la importancia de la innovaci贸n tecnol贸gica. El uso de instrumentos tecnol贸gicos m谩s refinados permite una mayor eficiencia en el servicio prestado y, en esa medida, sirve directamente a los intereses del cliente. Actualmente, con el contexto post-Covid, la profesi贸n ha mostrado un alto grado de preparaci贸n para el teletrabajo y para el uso de las herramientas inform谩ticas m谩s avanzadas. De ello se desprende que la presi贸n para digitalizar el contacto con el cliente es muy intensa. Sin embargo, esto no dispensa la atenci贸n y el cuidado personalizado que se brinda a cada cliente. En tercer lugar, la naturaleza fiduciaria del servicio legal tiene consecuencias en la forma en que los bufetes de abogados se organizan y estructuran los servicios ofrecidos a sus clientes. Aqu铆 tambi茅n debemos buscar soluciones innovadoras, fieles al prop贸sito de cada sociedad y la forma de servir mejor a sus clientes. Finalmente, dado que hablamos de deontolog铆a e innovaci贸n en los servicios jur铆dicos, es importante dejar claro que las normas publicitarias sobre servicios jur铆dicos que se encuentran vigentes en la actualidad son anacr贸nicas y que merecer铆an una revisi贸n serena y reflexiva pero decisiva, a la luz de la realidad nacional. y profesi贸n internacional.

Lu铆s Barreto Xavier, consultor de innovaci贸n de Abreu Advogados





Deber de competencia tecnol贸gica: Aproximadamente 38 de los 50 estados que conforman los Estados Unidos han adoptado un 芦deber de competencia tecnol贸gica禄, que incluye la obligaci贸n 茅tica de comprender los beneficios y riesgos asociados con la tecnolog铆a. En un art铆culo disponible en el sitio web de la American Bar Association, Jim Calloway se refiere, entre otros, al 芦riesgo de da帽ar a un cliente debido a la falta de conocimiento [tecnol贸gico]禄, El禄 riesgo de divulgaci贸n involuntaria de informaci贸n 芦o el禄 riesgo de perder datos valiosos de los clientes 芦. Aunque 茅ste no es (todav铆a) uno de los deberes deontol贸gicos expresamente establecidos en el Estatuto del Colegio de Abogados de Portugal, debe entenderse que la necesidad de conocimiento y uso surge del 鈥渄eber de competencia鈥 previsto en el art铆culo 98 herramientas tecnol贸gicas disponibles para el patrocinio competente del cliente. 2 – Servicios legales y productos legales: Uno de los temas que sin duda ganar谩 tracci贸n es la aparici贸n de productos legales, resultado de la mercantilizaci贸n del mercado, junto con los servicios legales. Esta tendencia est谩 asociada con la aparici贸n de nuevos actores, junto con los despachos de abogados: despachos de abogados, consultores (especialmente los ‘Cuatro Grandes’), empresas de tecnolog铆a jur铆dica. La tensi贸n crece entre la regulaci贸n estrictamente restrictiva y las fuerzas del mercado y la libertad de elecci贸n de los clientes. 3 – 鈥淎bogado en el bucle鈥: con la difusi贸n de la tecnolog铆a jur铆dica, la necesidad de la intervenci贸n del abogado en decisiones y servicios basados 鈥嬧媏n inteligencia artificial u otros sistemas aut贸nomos es fundamental.

Bruno Ferreira, socio co-director de PLMJ

Son caminos conciliables y su compatibilidad ser谩 muy beneficiosa para la sociedad en general, ya que permite a los clientes seguir benefici谩ndose de las garant铆as 茅ticas inherentes a los servicios prestados por los abogados. De hecho, estos servicios no son del todo nuevos, sino una evoluci贸n de lo que ya se estaba haciendo, ya sea por nuevos medios o con la colaboraci贸n de profesionales que ya forman parte de las sociedades. Es la apuesta por el futuro con una cuidadosa evoluci贸n y que permite mantener las garant铆as 茅ticas. Esta realidad impone grandes exigencias al sector, sobre todo teniendo en cuenta la actividad principal de una firma como PLMJ – business advocacy – en la que el grado de exigencia y sofisticaci贸n de nuestros clientes nos obliga no solo a estar a la altura de sus necesidades sino tambi茅n colaborar con los clientes en el desarrollo de soluciones alternativas e incluso hasta cierto punto desafiar a los clientes a buscar nuevas soluciones.
Jo茫o Miranda de Sousa, Socio de Garrigues

La transformaci贸n digital y tecnol贸gica es una prioridad en Garrigues desde hace a帽os porque no es una opci贸n, sino un paso necesario que requieren nuestros clientes. Por eso se incluye en los objetivos estrat茅gicos de la oficina, y en un doble sentido: buscar un enfoque m谩s digital de los servicios que ofrecemos y una forma de trabajar m谩s tecnol贸gica. La realidad es que la llegada de la tecnolog铆a y la transformaci贸n digital nos ayudan a ser mejores y a brindar nuestros servicios a los clientes de manera m谩s eficiente y con mayor calidad. No debemos olvidar que surgir谩n nuevos modelos y servicios en la industria legal y que ser谩 necesario desarrollar diferentes habilidades para apoyar a nuestros clientes en sus necesidades comerciales. Por eso, lo que realmente importa es contar con un equipo talentoso que cada d铆a aporta nuevas ideas y agrega valor a nuestros clientes en respuesta a las solicitudes que nos env铆an. Esta evoluci贸n y esta innovaci贸n tecnol贸gica no son, ni pueden ser, incompatibles con los deberes de la profesi贸n, cuyo cumplimiento no puede depender de las herramientas utilizadas por los abogados, ni de la forma de desarrollo de la actividad. Por el contrario, incluso pueden aportar aportes t茅cnicos muy relevantes en 谩reas como la protecci贸n y resguardo de la informaci贸n y la confidencialidad. Adem谩s, una respuesta m谩s r谩pida y eficaz responde a los intereses del cliente.

Jos茅 Lu铆s Arnaut, socio director de CMS Rui Pena & Arnaut

Jo茫o Leit茫o Figueiredo, Coordinador Asociado de CMS Rui Pena & Arnaut

El rigor, la eficiencia y la eficacia exigidos a los abogados hoy imponen el uso de herramientas tecnol贸gicas disruptivas, diversas incluida la Inteligencia Artificial. Esto, sin embargo, no debe menoscabar el cumplimiento de los deberes que constituyen el basti贸n del ejercicio de la profesi贸n, como el secreto profesional, la competencia y el celo y la diligencia. El uso de tecnolog铆as innovadoras para apoyar el patrocinio y la asesor铆a jur铆dica debe verse como un medio para liberar a los abogados de tareas mundanas y con menor valor agregado, creando las condiciones para dedicarse de lleno a asesorar a sus clientes. Como abogados, debemos respetar el esp铆ritu del sistema y buscar el equilibrio entre la protecci贸n de los clientes y la innovaci贸n en la prestaci贸n de servicios legales, conscientes de que la tecnolog铆a actualmente disponible, en particular la basada en Inteligencia Artificial, puede comprender los riesgos para el cumplimiento de los deberes 茅ticos. . La apuesta tecnol贸gica de los grandes despachos de abogados debe ir acompa帽ada tambi茅n del Ilustre Colegio de Abogados de Portugal, que debe promover las condiciones necesarias para la modernizaci贸n y evoluci贸n de la profesi贸n y, en caso necesario, proceder a la actualizaci贸n del r茅gimen deontol贸gico. En CMS, el quinquenio actual est谩 marcado por un fuerte enfoque en las tecnolog铆as aplicadas a la prestaci贸n de servicios legales de excelencia y la satisfacci贸n de las m谩s altas exigencias de nuestros clientes. El uso de plataformas de trabajo colaborativo como Lupl, desarrollado con la participaci贸n de CMS, no desconoce, sin embargo, los retos que implica la aplicaci贸n de estas nuevas formas de trabajo, en particular,
conciliaci贸n con principios 茅ticos.

Domingos Cruz, socio director de CCA

El cambio tecnol贸gico trae a las empresas la simplificaci贸n y reducci贸n de la burocracia en procesos y procedimientos y vuelve la atenci贸n hacia el tema de la ciberseguridad y la necesidad de crear mecanismos que protejan a煤n m谩s la informaci贸n confidencial de los despachos de abogados y sus clientes. En este sentido, hemos sido testigos de una profundizaci贸n del c贸digo 茅tico con el refuerzo de los deberes y obligaciones del abogado principalmente en materia de blanqueo de capitales y financiaci贸n del terrorismo. Apenas la semana pasada sali贸 una nueva legislaci贸n que refuerza las obligaciones de los despachos de abogados en materia de prevenci贸n de los delitos de blanqueo de capitales y financiaci贸n del terrorismo. Este reforzamiento de obligaciones puede traer conflictos al abogado, o llevar a las empresas a desinvertir en determinadas 谩reas del derecho, ya que dos de los principios b谩sicos pueden estar en conflicto: i) el deber de secreto profesional; ii) el deber de informar situaciones de riesgo en el contexto de blanqueo de capitales o financiaci贸n del terrorismo. Con el fin de adaptarnos a estos nuevos requisitos y asegurar que se cumplan todos estos nuevos requisitos que se nos han impuesto, se cre贸 un comit茅 multidisciplinar para analizar y asegurar que se cumplan siempre los deberes 茅ticos (conflicto de intereses, kyc y AML). Los servicios que los clientes buscan en un abogado han sido los mismos a lo largo de los a帽os: asesoramiento experto en un 谩rea particular del derecho. Lo que se ha cambiado es la forma en que se presta este servicio y la velocidad a la que debe prestarse.

Rog茅rio Fernandes Ferreira, socio director de RFF & Associados

En 2015, IBM cre贸 el primer robot (ROSS) para tratar temas legales internos y, con el uso de inteligencia artificial, incluy贸 una base de datos de jurisprudencia y legislaci贸n que analiza y da respuesta a varias preguntas hasta el momento (solo ) respondido por abogados (humanos). En una ciencia humana y social como el derecho y en una actividad profesional altamente regulada que se ocupa de cuestiones deontol贸gicas y 茅ticas (humanas) complejas, el uso de estos nuevos recursos tecnol贸gicos plantea, sin embargo, por un lado, cuestiones de compatibilidad y articulaci贸n con diversos deberes y la la necesidad de una mayor sensibilidad en el an谩lisis jur铆dico y en las circunstancias del caso espec铆fico que tales recursos tecnol贸gicos no pueden (驴todav铆a?) promover. Por otro lado, como muchos de los servicios, procedimientos y respuestas est谩n normalizados y formateados, inevitablemente tambi茅n surgir谩n varios requisitos de certificaci贸n (que RFF ya tiene, pero que la gran mayor铆a de los bufetes de abogados, incluso los internacionales, a煤n est谩n distantes). ), como es el caso de la seguridad de la informaci贸n (NP ISO / IEC 27001: 2013), la gesti贸n de la calidad (NP EN ISO 9001) o, incluso, a otro nivel, la responsabilidad social (NI SA 8000).

Pedro Botelho Gomes, Director de JPAB-Jos茅 Pedro Aguiar-Branco Advogados

La innovaci贸n tecnol贸gica obliga a los abogados a adaptarse permanentemente. Pero si la primera fase de la revoluci贸n tecnol贸gica -relacionada principalmente con el proceso procesal- no implic贸 grandes desaf铆os 茅ticos, la fase que hasta hace poco dio sus primeros pasos y que ahora -debido a la pandemia- avanza a velocidad de crucero obliga a los abogados. ser conscientes de la compatibilidad de los cambios tecnol贸gicos con los deberes 茅ticos. El trabajo a distancia no se puede realizar sin garantizar la confidencialidad de las comunicaciones. La digitalizaci贸n de documentos no prescinde de herramientas eficaces de seguridad inform谩tica y protecci贸n de datos. El uso de software de IA que brinde soporte legal al trabajo no puede eliminar el valor esencial que debe regir la relaci贸n entre abogado y cliente: la confianza, que solo se puede establecer entre personas. Es fundamental asegurar al cliente que la asesor铆a que recibe es producto del trabajo realizado por un abogado, aunque sea asistido por programas inform谩ticos, y no meramente el resultado de operaciones realizadas por un algoritmo. La innovaci贸n tecnol贸gica avanza ahora a tal velocidad que a veces no hay tiempo para predecir sus consecuencias reales. Es fundamental que los abogados no caigan en este error y que, cuando pretendan implementar alg煤n cambio tecnol贸gico, analicen si a煤n es compatible con la 茅tica. Si es as铆, traer谩 beneficios relevantes para el cliente y ser谩 muy bienvenido.

Nelson Raposo Bernardo, socio director de Raposo Bernardo & Associados

El desarrollo tecnol贸gico no puede cuestionar la 茅tica y los valores profesionales del derecho; pero tienen que comprender la realidad y adaptarse, en un compromiso beneficioso para el ejercicio de la profesi贸n, para quienes buscan los servicios del abogado y para la propia sociedad. Siempre ha habido una evoluci贸n t茅cnica y tecnol贸gica, pero tambi茅n ha existido la capacidad de los est谩ndares 茅ticos y deontol贸gicos para reinventarse y adaptarse a los nuevos requisitos. Adem谩s, no se prev茅 que el abogado sea reemplazado por robots, hay habilidades intelectuales, an谩lisis y pensamiento cr铆tico, talento, creatividad, intuici贸n, capacidad relacional y empat铆a que una m谩quina nunca podr谩 reemplazar o reproducir. Por tanto, creo que no es la innovaci贸n tecnol贸gica lo que debe preocuparnos, es el uso que se puede hacer de ella. En esa medida, la inteligencia artificial y otros avances tecnol贸gicos son sin duda un desaf铆o importante, pero al mismo tiempo, ciertamente representan una oportunidad para hacer m谩s eficiente el trabajo del abogado, liber谩ndolo de tareas simples y repetitivas, en un que pueda ocuparse de lo verdaderamente esencial en su profesi贸n: la relaci贸n con el cliente, la intervenci贸n personal en sus asuntos, la dedicaci贸n a sus problemas, la creaci贸n intelectual y dem谩s, siendo este descanso inmenso y dependiente solo de la inteligencia y capacidad humana. Ser铆a un caso preguntarse, 驴qui茅n hoy extra帽ar谩 buscar una determinada ley en decenas o cientos de peri贸dicos de la rep煤blica en papel, en medio de miles de p谩ginas, durante horas y horas, cuando se puede obtener la misma informaci贸n, electr贸nicamente, en pocos segundos.

Fernando Antas da Cunha, socio director de Antas da Cunha Ecija & Associados

Creemos que la innovaci贸n no es una tendencia, sino una inevitabilidad. No es posible, hoy en d铆a, poder seguir el ritmo que requieren nuestros clientes, sin la ayuda de la tecnolog铆a. Esta inevitabilidad no es en modo alguno incompatible con nuestros deberes 茅ticos y con las obligaciones que emanan de nuestro estatuto. En la construcci贸n de todos estos modelos y sistemas, hay un cuidado espec铆fico para asegurar, en primer lugar, que el resultado pr谩ctico de estas herramientas tecnol贸gicas no sea m谩s que un facilitador del conocimiento y la cultura de nuestro despacho y del trabajo que hacemos para nuestros clientes. De lo contrario, la tecnolog铆a y la innovaci贸n por s铆 solas no funcionar谩n. Debe haber una simbiosis perfecta entre el abogado y la tecnolog铆a para que, de hecho, pueda ser una ventaja. En cuanto a otro tipo de servicios que solicitan los clientes, somos apologistas y defensores de la multidisciplinariedad, aunque con unos l铆mites que hay que definir muy bien. Estamos absolutamente convencidos de que la uni贸n de diversas especialidades aporta enormes beneficios a los clientes y ciudadanos, sin comprometer los valores 茅ticos m谩s importantes. En definitiva, en cualquiera de estos retos debe haber un escrupuloso cumplimiento de los deberes de nuestra profesi贸n. Para eso, debe haber reglas y, mucho m谩s importante, una cultura de seriedad y respeto por los valores 茅ticos y deontol贸gicos.

Rita Maltez, socia de Pares Advogados

La informatizaci贸n de nuestra actividad ha abierto una puerta m谩s al acceso a la informaci贸n sobre los temas de nuestros clientes, lo que nos obliga a hacer un esfuerzo adicional para elegir e implementar las soluciones t茅cnicas adecuadas para proteger esta informaci贸n, ya sea en su almacenamiento y transmisi贸n. , ya sea eligiendo un soporte confiable y t茅cnicamente seguro. La proliferaci贸n de incumplimientos de los protocolos de seguridad e intrusiones externas en los servidores (incluso en los m谩s blindados y sofisticados), pone de manifiesto la dificultad de proteger el deber / derecho del secreto profesional y, por tanto, la vulnerabilidad de los derechos ciudadanos. En varios foros donde ya hemos visto la discusi贸n de este tema, la sugerencia de utilizar el 鈥渁nal贸gico鈥 se escucha regularmente como una forma adicional de protecci贸n, por ejemplo, de las comunicaciones entre abogados y clientes. Pares desde hace tiempo ha dedicado la mayor atenci贸n al tema, ya sea por la elecci贸n de proveedores de servicios especializados y plataformas cuya confiabilidad nos asegura, o por el cuidado en la forma en que se recolecta y trata la informaci贸n o, incluso, en la capacitaci贸n e informaci贸n de abogados y empleados. Hay que tener en cuenta que, incluso antes de que existieran las nuevas tecnolog铆as, a menudo se violaba el secreto profesional, ya sea por los propios abogados o por terceros. La conciliaci贸n de nuestra profesi贸n con las nuevas tecnolog铆as, fundamental para la rapidez y eficiencia que nos impusimos en los tiempos modernos, implica un equilibrio racional entre las (no tan) nuevas tecnolog铆as y el frecuente deslumbramiento tecnol贸gico, y asegurar que nuestros clientes son los beneficiarios finales de este equilibrio.

Eduardo Paulino, socio de Morais Leit茫o, Galv茫o Teles, Soares da Silva & Associados

Los avances tecnol贸gicos plantean desaf铆os de implementaci贸n y los abogados no son una excepci贸n. Las 煤ltimas d茅cadas han tra铆do alcance y complejidad a la prestaci贸n de servicios jur铆dicos, una gran diversificaci贸n en el tipo de apoyo brindado a los clientes y una creciente implicaci贸n en su actividad, pero tambi茅n un crecimiento exponencial de fuentes y un vertiginoso ritmo de cambio, en el derecho y en la econom铆a. , requiriendo una capacidad sobrehumana de actualizaci贸n. Un abogado debe saber mucho m谩s que la ley: debe conocer profundamente a su cliente, empatizar con sus problemas, pero tambi茅n dominar el sector y el mercado en el que opera el cliente. Los nuevos servicios nos obligan a cambiar, adaptarnos y llevar el ejercicio de la profesi贸n de nuevas formas. Sin embargo, lo esencial de la profesi贸n permanece: los abogados existen porque hay clientes que los buscan para perseguir sus leg铆timos intereses y el ejercicio de la abogac铆a presupone el respeto de un amplio y exigente conjunto de deberes hacia los clientes y la comunidad. deberes como la reserva y salvaguarda de la informaci贸n permanecen intactos. La digitalizaci贸n y desmaterializaci贸n, que permiten el acceso y organizaci贸n de extraordinarios vol煤menes de informaci贸n, brindan herramientas fundamentales en la vida cotidiana, pero –como en otros tiempos de evoluci贸n tecnol贸gica– requieren garant铆as de seguridad: adem谩s de la seguridad de las instalaciones f铆sicas, es hoy se requiere una gran inversi贸n en herramientas y pr谩cticas de ciberseguridad.

Catarina Tavora, socia y responsable de Innovaci贸n de Miranda & Associados

Nuestra sociedad enfrenta hoy nuevos desaf铆os en un mundo global y sofisticado en constante cambio y los abogados, as铆 como otros profesionales, est谩n obligados a seguir estos cambios, ya sea actualizando sus conocimientos legales, o adoptando medios de trabajo inform谩ticos y digitales adecuados a los nuevos requisitos. , bien mediante la implementaci贸n de programas y procedimientos internos que aseguren en todo momento el pleno cumplimiento de sus deberes 茅ticos. En este sentido, es particularmente importante que existan reglas internas claras que permitan identificar y evitar conflictos de inter茅s en un corto per铆odo de tiempo. Es imperativo establecer mecanismos de cumplimiento y evaluaci贸n de riesgos, cumpliendo, entre otras, las obligaciones a las que est谩n sujetos los abogados en materia de prevenci贸n y combate al lavado de activos y financiamiento del terrorismo. Y tambi茅n hay nuevos desaf铆os en la protecci贸n del secreto profesional y la confidencialidad. Los recientes ataques inform谩ticos a bufetes de abogados demuestran claramente las nuevas exigencias que se plantean en este campo. Si el secreto profesional y la confidencialidad entre el abogado y sus clientes no est谩n debidamente garantizados, es el derecho de defensa el que est谩 en 煤ltima instancia en juego y, a trav茅s de 茅l, el derecho a la justicia. La innovaci贸n es un bien y contribuye al progreso de la sociedad y del propio ser humano, pero la 茅tica debe ser siempre el factor rector.

Sofia Barros Carvalhosa, socia de CTSU

Joana Mota Agostinho, socia de CTSU

El abogado, como profesional, debe tener siempre presente, entre otros aspectos, que cualidades como la honestidad, probidad, rectitud, lealtad, cortes铆a y sinceridad, caracter铆sticas a las que debemos apuntar como personas, son, deontol贸gicamente, obligaciones profesionales. Por todo ello, el abogado est谩 llamado, en su vida diaria, a adoptar un comportamiento guiado por una alta conciencia moral, especialmente en situaciones desconocidas para 茅l. En las 煤ltimas d茅cadas, uno de los mayores desaf铆os por los que ha pasado y sigue pasando la incidencia es sin duda la evoluci贸n tecnol贸gica. Desde los 芦contratos inteligentes禄 hasta la forma en que interactuamos con el cliente, la com煤nmente denominada 芦disrupci贸n digital禄, provoc贸 un cambio en el paradigma de la realidad del derecho y, en consecuencia, despert贸 viejos problemas que hoy se presentan de nuevas formas. La facilidad de comunicaci贸n y dispersi贸n de la informaci贸n que brindan las tecnolog铆as actuales obliga a los abogados a ser m谩s cuidadosos en proteger la confidencialidad de los asuntos que se les encomiendan y, por otro lado, los clientes buscan cada vez m谩s una soluci贸n r谩pida y eficiente a la complejidad de los problemas. metido. As铆, es necesario aprovechar todos los beneficios tecnol贸gicos a los que hoy tenemos acceso, buscando la innovaci贸n y la adaptaci贸n constante, pero siempre guiados por el n煤cleo de valores 茅ticos ya mencionados aqu铆. Solo as铆 se podr谩n prestar servicios jur铆dicos de calidad ante la realidad jur铆dica actual.

Maria Jo茫o Ricou, socia gerente de Cuatrecasas en Portugal

La innovaci贸n y, en particular, las nuevas tecnolog铆as, no debe, en principio, considerarse en conflicto con los deberes 茅ticos y deontol贸gicos impuestos a los abogados. De hecho, pueden, por el contrario, ser, en muchos casos, auxiliares de valor en el 谩mbito del cumplimiento de esos mismos deberes. Este es el caso, por ejemplo, de la verificaci贸n de que no existen conflictos de inter茅s, o de los procedimientos para combatir el lavado de activos y el financiamiento del terrorismo. Cuatrecasas dispone de un conjunto de herramientas tecnol贸gicas que, al cruzar y verificar informaci贸n de forma 谩gil, segura y estructurada, garantizan el mayor rigor y rapidez en el an谩lisis de los riesgos potenciales. Al mismo tiempo, ante cambios, a menudo r谩pidos y disruptivos por parte de los propios clientes y del mercado en general, los despachos de abogados tienen que pasar por un proceso evolutivo, a un ritmo acelerado, de adaptaci贸n o incluso de anticipaci贸n de tendencias. Tenemos, no solo a nivel operativo, sino tambi茅n, naturalmente, en una perspectiva deontol贸gica, para seguir estudiando y resolviendo las implicaciones legales del desarrollo tecnol贸gico en diversos sectores econ贸micos (y, de manera transversal, en las relaciones laborales), y seguir apostando en nuevos software y aplicaciones inform谩ticas que permitan ganar en calidad, eficiencia y agilidad en beneficio de nuestros clientes.

Miguel Torres, socio director de Telles

En el caso de Telles, llevamos 84 a帽os y exigimos el escrupuloso cumplimiento de la 茅tica profesional a nuestros empleados, especialmente en la relaci贸n con los compa帽eros, as铆 como en el respeto a la ley, en las soluciones presentadas y en la gesti贸n de conflictos entre clientes o perspectivas. Sin embargo, admitimos que el Estatuto del Colegio de Abogados est谩, en algunas normas, fuera de sinton铆a con la realidad (por ejemplo, hay despachos de abogados extranjeros que se rigen por diferentes normas que operan en Portugal). El cambio tecnol贸gico o la b煤squeda de nuevos servicios en un mundo global solo requiere que seamos m谩s rigurosos, sin alterar en modo alguno nuestros principios y valores, al contrario, creemos que solo con el buen ejemplo de nuestros empleados podemos ser dignos de la confianza de los clientes. y sociedad. El cliente, como nosotros, tambi茅n experimenta muchos de los mismos desaf铆os, pero al final, tiene la intenci贸n de trabajar con un abogado que presente soluciones diferentes y valiosas, pero seguras.

Fernando Resina da Silva, socio de Vieira de Almeida

Uno de los principales desaf铆os del abogado en cuanto a la articulaci贸n de la 茅tica con la tecnolog铆a se refiere al tratamiento y almacenamiento de la informaci贸n obtenida / recibida. Hoy en d铆a, la tecnolog铆a permite, por un lado, el almacenamiento y el acceso, que no siempre es leg铆timo, a informaci贸n casi ilimitada, y, por otro lado, trabajar con esa informaci贸n para una infinidad de prop贸sitos y fines hasta hace poco inimaginables. Adem谩s, la misma tecnolog铆a, que se utiliza para el bien, puede utilizarse f谩cilmente para el mal, permitiendo, entre otras cosas, la intrusi贸n en sistemas inform谩ticos de terceros, a menudo sin el conocimiento propio de las entidades propietarias de dichos sistemas. Aqu铆 surgen los mayores desaf铆os del abogado ante la tecnolog铆a y el cumplimiento de las reglas deontol贸gicas: evaluar el origen y la forma en que se obtuvo la informaci贸n transmitida (que pudo haber sido legal, sin embargo, puede violar las reglas deontol贸gicas, por no hablar ahora). cuestiones 茅ticas); saber utilizarlo (las capacidades de la inteligencia artificial y la ciencia de datos, por ejemplo, son enormes hoy en d铆a) y, finalmente, pero no menos relevante; mantenerla segura y protegida del acceso ileg铆timo por parte de terceros (cumpliendo as铆 con los deberes de confidencialidad y secreto profesional). Para ello, es fundamental que los abogados, despachos de abogados y abogados individuales tengan un m铆nimo de conocimientos y sensibilidades para entender la tecnolog铆a, entender c贸mo fue o puede ser utilizada, a fin de poder evaluar si su uso se ajusta a los principios y normas 茅ticas. profesi贸n.

Lu铆s Neto Galv茫o, socio de SRS Advogados

La abogac铆a est谩 sujeta a una deontolog铆a muy exigente, que a pesar de haber sabido adaptarse a los retos de una sociedad en constante cambio, tiene en la transici贸n digital uno de sus principales retos. La creciente desmaterializaci贸n y fragmentaci贸n de la oficina del abogado entre el tel茅fono inteligente, la computadora port谩til o el domicilio privado del abogado y sus colaboradores proporcionado por banda ancha / 5G y computaci贸n en la nube, son particularmente desafiantes en t茅rminos de secreto profesional. Al aumentar el n煤mero de repositorios de informaci贸n, al trabajar esencialmente a trav茅s de redes abiertas como Internet y al realizar reuniones virtuales con clientes fuera de la oficina, aumenta la vulnerabilidad al acceso ileg铆timo a la informaci贸n amparada por el secreto profesional. significativamente. A su vez, cada vez se solicita m谩s la participaci贸n de abogados en plataformas de trabajo colaborativo, donde compartir informaci贸n con los clientes y sus consultores es la norma. Por tanto, es imperativo fomentar una cultura creciente de ciberseguridad asociada al deber de secreto. En este nivel, existe una presi贸n creciente de los clientes sobre los abogados, con el fin de imponer, por v铆a contractual, el cumplimiento de exigentes deberes de seguridad. Finalmente, es fundamental que los abogados sean especialmente exigentes en la elecci贸n de socios tecnol贸gicos y la contrataci贸n de servicios, as铆 como en la adecuaci贸n de los espacios de trabajo fuera de la oficina para garantizar un nivel de seguridad equivalente al que se encuentra en el per铆metro de la oficina. El creciente uso de las redes sociales por parte de los abogados tambi茅n constituye un importante desaf铆o deontol贸gico, ya que aumenta el riesgo de violar ciertos deberes deontol贸gicos en materia de publicidad, confidencialidad, dada la prohibici贸n espec铆fica a la que est谩n sujetas las discusiones p煤blicas sobre temas profesionales, poniendo a prueba su deber de urbanidad y correcci贸n.

Ana Gomez

Ana G贸mez. Naci贸 en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a帽os. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi茅n me considero una Geek, amante de la tecnolog铆a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:聽https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *