Lo que comes tiene que ver con el medio ambiente.





Guau alimentaci√≥n tiene un papel fundamental en la prevenci√≥n de enfermedades e incluso en su tratamiento. Pero el impacto de lo que comemos va mucho m√°s all√°. Puede interferir con equilibrio del planeta! ¬ŅHa o√≠do hablar del t√©rmino ¬ędieta sostenible¬Ľ? Tiene sentido pensar en √©l.





Las dietas sostenibles son aquellas con bajo impacto ambiental y que contribuyen no solo a la calidad y seguridad nutricional, sino también a una vida saludable para las generaciones futuras. Obedecen siete principios:

1. Preferencia por alimentos de origen vegetal;
2. Consumo, cuando sea posible, de alimentos org√°nicos;
3. Preferencia por productos regionales y de temporada;
4. Preferencia por alimentos mínimamente procesados;
5. Atención al valor razonable de los alimentos;
6. Ahorrar recursos y contener el desperdicio de alimentos;
7. Respeto por la cultura de cada región.

Los investigadores dicen que para tener suficiente comida para nuestra creciente poblaci√≥n y, al mismo tiempo, preservar los recursos naturales del planeta, necesitamos cambios sustanciales en el patr√≥n de alimentaci√≥n. El consumo mundial de frutas, verduras, frutos secos y legumbres tendr√° que duplicarse y la ingesta de carnes rojas y az√ļcar, por ejemplo, deber√° reducirse en m√°s de un 50%.

Las recomendaciones actuales de la Organizaci√≥n Mundial de la Salud (OMS) proponen limitar el consumo de carnes rojas a 300 gramos por semana (o tres porciones de 100 gramos por semana) y aumentar el n√ļmero de frutas y verduras a al menos cinco porciones o 400 gramos por d√≠a. Estas medidas reducir√≠an la emisi√≥n de gases de efecto invernadero a la atm√≥sfera en un 29%, lo que contribuye a la reducci√≥n del calentamiento global. Tenga en cuenta que estas mismas pautas se aplican a la prevenci√≥n de enfermedades como el c√°ncer y los problemas cardiovasculares.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad

En este contexto, se han propuesto otros patrones dietéticos. LOS dieta flexitariana, cuyo término fue creado en 1990, asume límites más estrictos al consumo de carnes rojas (una ración por semana), limita las carnes blancas (media ración por día) y los productos lácteos (solo una ración por día). Las predicciones sugieren que si todos adoptaran una dieta flexitariana, para el 2050 la emisión de gases de efecto invernadero de la agricultura se reduciría en más del 50% en todo el mundo.





A principios de 2019, un comit√© de cient√≠ficos se reuni√≥ para desarrollar objetivos globales para dietas y producci√≥n sostenible de alimentos, y establecer l√≠mites seguros en la ingesta de alimentos en un patr√≥n ligeramente m√°s estricto que los flexitarianos. De este trabajo surgi√≥ la ‚Äúdieta para la salud del planeta‚ÄĚ, que tambi√©n limita la ingesta de alimentos de origen animal, fuentes de grasas saturadas (mejor priorizar lo que aporta las grasas insaturadas), cereales refinados y productos altamente procesados ‚Äč‚Äčcon az√ļcares a√Īadidos. La iniciativa tambi√©n enfatiza la reducci√≥n del desperdicio de alimentos y la optimizaci√≥n de la producci√≥n.

Vale la pena reflexionar sobre estas propuestas. Consumo actual de carne roja en Brasil es, en promedio, 450 gramos semanales por persona, un 50% más de lo recomendado por la OMS y casi cinco veces más alto que el que propugnan las dietas pro-sustentabilidad. La ingesta media de verduras y legumbres, a su vez, es de 156 gramos diarios, muy por debajo de los 400 gramos prescritos por la OMS como cantidad mínima.

Por supuesto, adaptarse a un men√ļ sostenible puede requerir cambios profundos en la rutina. Pero debemos considerar que los peque√Īos cambios, si se mantienen, ya traer√°n resultados. Tanto para tu salud como para el medio ambiente. Mi sugerencia es empezar poco a poco y seguir adelante con lo que sea posible y sin meterse en l√≠os.

Compartiré algunos consejos aquí:

  • Haz que las verduras sean las protagonistas del plato, no solo el acompa√Īamiento. Intente llenar la mitad del plato con verduras, de al menos tres colores diferentes;
  • Dar nuevos sabores a los alimentos de origen vegetal, agregando diferentes hierbas, especias y salsas a cada preparaci√≥n;
  • Piense en recetas diversificadas y no m√°s de lo mismo: verduras asadas, a la plancha, tartas o tortillas …
  • Invierte en la preparaci√≥n previa: deja las frutas ya limpias y picadas en el frigor√≠fico y las verduras listas para el consumo. Col√≥quelo en un lugar que siempre est√© dentro de su campo de visi√≥n.
  • En el caso de frutas que puedan quedar fuera del refrigerador, d√©jelas limpias y en un √°rea de cocina de gran circulaci√≥n. Entonces, la familia disfruta de una manzana (o pera, o pl√°tano …) en lugar de una golosina.
Contin√ļa despu√©s de la publicidad

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *