Lisbonne br√Ľle-t-elle?





En 1965 se publica el libro "Paris br√Ľle-t-il?" De los periodistas Dominique Lapierre y Larry Collins. Al a√Īo siguiente, Ren√© Cl√©ment realiza, a partir del libro, un gui√≥n de Gore Vidal y Francis Ford Coppola.





La invasi√≥n de Normand√≠a ya hab√≠a tenido lugar. Las tropas aliadas avanzaban hacia Alemania. Hitler ordena al general Dietrich von Choltitz, quien, seg√ļn los informes, particip√≥ en la masacre jud√≠a de 36,000 en S√©bastopol, socavar los principales edificios de Par√≠s, incluida la Torre Eiffel. Choltitz dice en sus memorias que hab√≠a estado con Hitler y que estaba visiblemente loco.

Choltitz afirma que se neg√≥ a que los cargos se extendieran por la ciudad porque era un "centro de cultura". En palabras reales, habr√≠a dicho herencia de la humanidad. De hecho, Choltitz ya se estaba preparando para ser un futuro prisionero. De Gaulle avanz√≥, con el placer de Eisenhower, sobre Par√≠s. Choltitz se rinde ante la Resistencia que ahora hab√≠a ocupado el Ayuntamiento y erigi√≥ 600 barricadas en toda la ciudad, bloqueando efectivamente la colocaci√≥n o el disparo de cargas explosivas. Desde un tel√©fono descolgado se escuchan gritos en alem√°n: ¬ŅPar√≠s ya est√° ardiendo?

Mi memoria evoc√≥ este episodio cuando le√≠ la protesta de un alcalde de la orilla sur del Tajo sobre la cat√°strofe urbana que ser√° para esa regi√≥n, incluida la reserva natural, la transformaci√≥n de la base a√©rea de Montijo en un aeropuerto civil. Luego le√≠ un peri√≥dico espa√Īol burl√°ndose de los portugueses que construir√°n un aeropuerto en un √°rea que ser√° sumergida en 2050.

Y un texto titulado "Esto no será nuestra ciudad", publicado en LinkedIn por el escritor y ex periodista José Vegar, quien lamentó la destrucción de nuestra forma de vida en Lisboa ya en curso por las hordas de turistas.

Vegar escribe: ‚ÄúNo s√©, por ejemplo, si deber√≠a considerar la agresi√≥n directa y personal para ver a un grupo de ingleses casi desnudos y borrachos en Gold Street a las diez de la ma√Īana. No s√©, por ejemplo, si no se trata de un ataque directo al alza de los precios de la restauraci√≥n. Pero estos son solo ejemplos de contacto personal. Lo que he estado pensando es que la regeneraci√≥n urbana de vastas √°reas de Lisboa y Oporto no puede transformarse en parques artificiales de consumo primario y placer fugaz. Tambi√©n estoy pensando que una econom√≠a urbana basada en invasiones tur√≠sticas cortas y renovadas diariamente no es sostenible ".

También creo que no es sostenible y he defendido como modelo de negocio para Portugal la investigación científica aplicada en racimos donde tenemos buena saber hacer, capacidad instalada y exportadora: industria de diversos sectores.





El problema no es Montijo, no solo flamencos, no solo la sostenibilidad de un modelo basado en el turismo. Es cualquier aeropuerto nuevo que duplica la capacidad de tr√°fico que conducir√° a destruir el estilo de vida de las personas anteriormente conocidas como liserienses. Es nuestro estilo de vida lisboeta f√°cil de llevar y tolerante, en el pasado tan querido por los visitantes que formaba parte del paquete de atracciones de la ciudad, que est√° siendo o ya ha sido destruido.

La transformaci√≥n urban√≠stica de Lisboa en un parque de diversiones donde los liserguenses restantes son camareros brasile√Īos que viven en suburbios remotos conduce a la desaparici√≥n de la ciudad como una entidad sociocultural. Las redes intelectuales ya se han mudado a otras partes de la ciudad, como Alvalade.

La cat√°strofe est√° a la vista de todos. Viv√≠ en Chiado durante diez a√Īos y me fui a tiempo. Fue perfecto Podr√≠as vivir en el vecindario, caminar sin frotar los hombros de nadie. Una calidad de vida que nunca volver√°. ¬ŅDe qu√© sirve la restauraci√≥n de edificios si los lisboetas no son buenos? ¬ŅA los turistas les gusta la jungla en la que aterrizaron? ¬ŅNo se estafa tu expectativa? ¬ŅSer√° positivo su boca a boca (WoM)? No creo.

Al matar al civitas, la codicia loca por el turismo y los bienes inmuebles respaldados por el gobierno, independientemente del futuro, está matando a su propio negocio. Pero algunos ya se han dado cuenta del gran error. Me han dicho que los inversores inmobiliarios extranjeros consideran que sin Lisboa no hay payasos y están cambiando sus planes para rehabilitar el centro para que parte de la nueva oferta sea accesible para los pueblos indígenas. Consideran que es necesario asegurarse de que la ciudad tenga una especie de "reservas indias" que retengan cierta presencia popular en la multitud extranjera que aplasta las calles de la ciudad, muchas calles, y no solo Baixa, Chiado, Alfama.

La construcci√≥n de un nuevo aeropuerto, sea cual sea la ubicaci√≥n, arrojar√° muchos m√°s millones de invasores a la ciudad adem√°s de los millones que deambulan por los alrededores. En 1147 la ciudad fue destruida y saqueada por los cruzados ingleses, flamencos, alemanes e italianos. Ahora son amigos, vienen en paz y salen euros, pero de su deambulaci√≥n tur√≠stica resulta la inevitable destrucci√≥n del h√°bitat natural de Lisboa. Es un verdadero abrazo de oso, el mismo que asfixia a Venecia, Barcelona, ‚Äč‚ÄčPraga.

Lisboa ya est√° ardiendo, pero no tenemos ej√©rcito aliado, De Gaulle, Resistencia o barricadas. ¬ŅPero ni siquiera tendremos la voluntad y el coraje de protestar vigorosamente contra la destrucci√≥n de nuestro precioso h√°bitat y nuestra forma de vida secular?

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *