Líder internacional de una megaiglesia acusado de torturar y violar a sus fieles





La BBC ha descubierto pruebas de abusos y torturas por parte del fundador de una de las iglesias evangélicas más grandes del mundo. Decenas de exmiembros de la Iglesia Sinagoga de Todas las Naciones (Scoan) denunciaron haber sido víctimas de atrocidades cometidas por TB Joshua, como abusos sexuales y abortos forzados.





El nigeriano, fallecido en 2021, fue un predicador carismático que acumuló miles de seguidores en todo el mundo. Según las acusaciones, los abusos tuvieron lugar en un complejo religioso en Lagos, la ciudad más grande de Nigeria, durante casi 20 años.

La Iglesia Sinagoga de Todas las Naciones no respondió a las solicitudes de comentarios de la BBC, pero refutó acusaciones anteriores. La investigación de dos años de la BBC recopiló relatos de testigos presenciales sobre violencia física o tortura perpetrada por Joshua, incluidos casos de abuso infantil y personas azotadas y encadenadas.

«Estábamos en el infierno»

Una de las víctimas, una mujer británica llamada Rae, tenía 21 años cuando abandonó sus estudios en la Universidad de Brighton en Inglaterra en 2002 y fue reclutada por la iglesia. Pasó los siguientes 12 años como parte de los «discípulos» de Joshua dentro de su complejo laberíntico en Lagos.

«Todos pensábamos que estábamos en el cielo, pero estábamos en el infierno, y en el infierno suceden cosas terribles», le dice a la BBC. Rae dice que Joshua abusó sexualmente de ella y la sometió a una forma de confinamiento solitario durante dos años. El abuso fue tan severo que, según ella, intentó suicidarse varias veces dentro del complejo.

La Iglesia Sinagoga de Todas las Naciones tiene seguidores en todo el mundo y opera un canal de televisión llamado Emmanuel TV, así como redes sociales con millones de seguidores.





A lo largo de la década de 1990 y principios de la de 2000, decenas de miles de peregrinos de Europa, América, el sudeste asiático y África viajaron a Nigeria para presenciar a TB Joshua realizar «milagros de curación».

Al menos 150 visitantes vivieron con él como discípulos dentro de su recinto en Lagos, a veces durante décadas. El pastor cristiano, de barba negra y túnica blanca, era llamado «el profeta».

Hoy Rae está de regreso en Inglaterra y vive en un pueblo rural. Es una persona sonriente, pero hay una inquietud que nunca desaparece. «Por fuera parezco normal, pero no lo soy», dice.

La investigación de la BBC, en colaboración con la plataforma de medios internacional Open Democracy, involucró a más de 15 periodistas de tres continentes. Se consultaron grabaciones de vídeo, documentos y cientos de horas de entrevistas para corroborar el testimonio de Rae y descubrir otras historias.

Más de 25 testigos presenciales y presuntas víctimas, del Reino Unido, Nigeria, Ghana, Estados Unidos, Sudáfrica y Alemania, brindaron relatos de cómo era la vida dentro del complejo de Joshua. Los experimentos más recientes datan de 2019.

Antiguos seguidores han intentado denunciar abusos en el pasado, pero dicen que Scoan los ha silenciado o desacreditado; dos incluso afirman haber sido atacados físicamente. Cuando el programa Africa Eye de la BBC intentó filmar fuera de la iglesia, un guardia de seguridad disparó al aire después de que el equipo se negó a entregar el material grabado.

Milagros y fortuna

El hombre central de Scoan es considerado uno de los pastores más influyentes de la historia africana. Murió en junio de 2021, pocos días después de que se grabaran muchas de las primeras entrevistas que componen este reportaje.

El día del funeral de TB Joshua, la ciudad de Lagos quedó paralizada mientras multitudes de luto salían a las calles. Aproximadamente 50.000 personas asistían a los servicios de Joshua cada semana y la iglesia se convirtió en un lugar importante para los visitantes extranjeros a Nigeria.

La Iglesia Sinagoga de Todas las Naciones sigue siendo popular hoy en día, dirigida por la viuda de Joshua, Evelyn, y un nuevo equipo de discípulos. Muchos de sus seguidores se sintieron atraídos por la filantropía, pero la mayoría vino a la iglesia debido a los supuestos milagros de Josué.

En videos, personas testifican ante la cámara que fueron sanados de enfermedades que iban desde cáncer y SIDA hasta migrañas crónicas y ceguera después de que Joshua oró por ellos. Varias grabaciones muestran a hombres con genitales gravemente infectados, que se curan milagrosamente cuando levanta el brazo en oración. En otros, las mujeres parecen tener dificultades para dar a luz hasta que Josué se acerca y el bebé nace fácilmente.

Rae, que creció con valores cristianos conservadores, dice que decidió viajar a Lagos después de ver los vídeos. «Yo era lesbiana y no quería serlo», dice. «Pensé: 'Bueno, tal vez esta sea la respuesta a mis problemas. Tal vez este hombre pueda enderezarme. Si orara por mí, ya no sería gay'».

Otra mujer británica, Anneka, dice que también quedó fascinada con los vídeos. «Toda la sala quedó completamente en silencio», dice, describiendo el momento en que la congregación de su iglesia encontró por primera vez las cintas, cuando tenía 16 años.

“Eso es lo que habría hecho Jesús”, recuerda lo que pensó en el momento en que vio los vídeos por primera vez. También viajó a Nigeria.

Ni Rae ni Anneka pagaron sus entradas. Como muchos de los jóvenes que abandonaron sus países de origen para encontrarse con Joshua a principios de la década de 2000, recibieron fondos recaudados por grupos religiosos de toda Inglaterra para enviar peregrinos a Lagos.

Bisola, un nigeriano que pasó 14 años dentro del complejo, dice que cortejar a los visitantes occidentales fue una táctica clave para la iglesia. «Utilizó a personas blancas para promocionar su marca», dice.

Las fuentes estiman que Joshua recaudó decenas de miles de dólares de peregrinos y otras fuentes: recaudación de fondos, venta de videos y apariciones en estadios en el extranjero. Salió de la pobreza para convertirse en uno de los pastores más ricos de África.

'Me pidió que reclutara vírgenes'

«TB Joshua me pidió que reclutara vírgenes para él. Para poder incorporarlas al grupo de discípulos y desvirginizarlas», le dice Bisola a la BBC.

Afirmó haber colaborado con la iglesia por «adoctrinamiento» y tras recibir amenazas de violencia. Bisola alega que Joshua la violó repetidamente.

Varias mujeres dicen que no tenían la edad legal de consentimiento (que es 18 años en Lagos) cuando fueron agredidas o violadas sexualmente. El delito de violación puede conllevar la pena de muerte en Nigeria.

Jessica Kaimu, ahora periodista en Namibia, dice que tenía sólo 17 años y era virgen cuando Joshua la violó en el baño de su ático, pocas semanas después de que ella se convirtiera en su discípula. «Yo gritaba y él me susurraba al oído que debería dejar de actuar como un bebé. Estaba tan traumatizada que no podía llorar».

Según Kaimu, este encuentro se repitió innumerables veces a lo largo de los cinco años que pasó como discípula. Su relato es similar al de otras mujeres que hablaron con la BBC, así como al de cuatro empleados personales de Joshua a quienes se les asignó la tarea de borrar la evidencia física de su abuso.

Muchos de los detalles de los testimonios dados por los entrevistados son demasiado gráficos para ser publicados. Incluyen varios relatos de primera mano de mujeres que dijeron que las desnudaron y las violaron con objetos, incluida una que afirma que fue abusada dos veces antes de cumplir 15 años.

Varias entrevistadas que afirman haber sido violadas y embarazadas por Joshua contaron cómo fueron sometidas a abortos forzados dentro del recinto de la iglesia, en un área conocida como el «departamento médico» o «clínica».

«Todo se hizo en secreto», afirma Sihle, una ex discípula de Sudáfrica que afirma haber tenido tres abortos forzados en la iglesia. «Te daban a beber una mezcla y empezabas a vomitar. O te ponían trozos de metal en la vagina y extraían lo que fuera. Y no podías saber si estaban allí. [acidentalmente] arrancando tu útero.»

Sihle lloró durante la entrevista, al igual que Jessica, quien dice haber tenido cinco abortos forzados. Bisola afirma haber presenciado «decenas» de abortos durante sus 14 años dentro de la iglesia. Según ella, en varios momentos subió al piso más alto del complejo y lloró rogando a Dios que la salvara.

Los discípulos suplieron todas las necesidades de Josué, según los testimonios. Le dieron masajes, lo ayudaron a vestirse y lo rociaron con perfume cuando Joshua entró en las habitaciones. También le pusieron guantes de plástico en las manos para que pudiera comer sin tocar nada.

En lugar de llamarlo por su nombre, se animó a todos a referirse a Joshua como «papá».

No es raro que a los pastores nigerianos de la tradición pentecostal se les llame de esta manera, pero los discípulos afirman que él insistió en este término. “Sentí que me habían perturbado la mente”, dice Anneka. «No había claridad cognitiva. La realidad estaba completamente distorsionada».

'Prisión psicológica'

La distribución del complejo profundizó este sentimiento de confusión. «Era un laberinto de escaleras», dice Rae.

En 2014, una casa de seis pisos construida para invitados internacionales en el complejo se derrumbó, matando al menos a 116 personas. Un informe posterior del gobierno local concluyó que las fallas estructurales y el trabajo de mala calidad fueron la causa del colapso. Nadie fue procesado por el incidente.

Algunos de los entrevistados por la BBC dicen que creen que el número de muertos fue mayor de lo que se informó; según ellos, varios ciudadanos nigerianos que trabajaban en la casa de huéspedes no figuraban como víctimas y los miembros de la iglesia escondieron sus cuerpos durante la noche.

Las fuentes afirman además que Joshua impidió que los servicios de emergencia ayudaran con los esfuerzos de rescate inmediatamente después del colapso, por preocupación por su imagen pública.

El control del pastor sobre el acceso de los discípulos al mundo exterior también era muy estricto. Restringió el acceso a teléfonos y cuentas de correo electrónico, según los entrevistados.

Según Rae, fue sólo después de dejar la secta que se dio cuenta de que le enviaban correos electrónicos de su familia y amigos, pero nunca los recibió.

«Quería controlarlo todo, a todos», dice Agomoh Paul, un hombre que alguna vez fue considerado el número dos de Joshua en la iglesia. «Lo que realmente buscaba era el control de la mente de las personas».

Los discípulos también dijeron que fueron obligados a trabajar, sin paga, durante largas horas todos los días, dirigiendo todos los aspectos de la megaiglesia. Todos afirmaron que la falta de sueño era algo habitual y que las luces de los dormitorios estaban encendidas por la noche.

Anneka dijo que nunca dormían más de cuatro horas seguidas. Si alguien fuera sorprendido durmiendo una siesta sin permiso o violando cualquier otra regla, sería castigado.

Diecinueve ex discípulos describieron haber presenciado ataques violentos o torturas dentro del recinto, llevados a cabo por Joshua o por orden suya. Otros describieron que los desnudaron y los azotaron, con cables eléctricos y un látigo de caballo conocido como koboko.

Entre los presuntamente agredidos se encontraban menores de edad, como un discípulo de 7 años.

El complejo de Lagos tenía muros de casi 4 metros de altura y guardias armados. Pero lo que realmente mantuvo cautivos a los discípulos fue la lealtad fanática y el miedo profundamente arraigado cultivado por el pastor.

«Era una prisión psicológica», resume Rae. «Es extremadamente difícil entender cómo alguien puede sufrir abuso psicológico hasta el punto de perder el pensamiento crítico».

La BBC se puso en contacto con Scoan y presentó las acusaciones obtenidas a través de la investigación. La iglesia no respondió, pero negó acusaciones anteriores contra TB Joshua. «Hacer acusaciones infundadas contra el profeta TB Joshua no es algo nuevo. Ninguna de las acusaciones ha sido fundamentada», dijo la iglesia en un comunicado.


Este informe se publicó originalmente aquí.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *