Libros y películas para reflexionar sobre la pandemia





Siete siglos después peste negra sigue siendo una de las epidemias más letales de la historia. De 1333 a 1351, 50 millones de personas murieron a causa de la enfermedad, causada por la bacteria. Yersinia pestis y transmitido por pulgas de roedores, en países de Europa y Asia. En su apogeo, informan los historiadores, no hubo suficientes sobrevivientes para enterrar a los muertos.

Que has hecho Comenzaron a incinerar sus cuerpos. En aquel entonces, las autoridades recomendaron el cuarentena como antídoto contra la propagación de la enfermedad. Durante cuarenta días, los infectados deben permanecer aislados de los demás para evitar el contagio.

Despu√©s de la Peste Negra, todav√≠a nos enfrentamos al gripe espa√Īola (1918), con una tasa de mortalidad estimada comparable a la de la cat√°strofe medieval. Y ahora, incluso si los n√ļmeros ni siquiera se comparan, y si todo va bien, ser√°n a√ļn m√°s bajos, enfrentamos la pandemia de coronavirus, que causa Covid-19. No es casualidad que los ataques de enfermedades infecciosas hayan marcado nuestra imaginaci√≥n durante siglos.

Escritores de los más diversos géneros y estilos, como la inglesa Mary Shelley, de El ultimo hombre (haga clic en el enlace para obtener más información y comprar), desde 1826; El estadounidense Edgar Allan Poe, de La máscara de la muerte roja (1842), y el colombiano Gabriel García Márquez, de Amor en los tiempos del cólera (1985), describieron los horrores de una epidemia.

Uno de los pioneros fue Daniel Defoe (1660-1731). En Un diario del a√Īo de la peste (1722), el ingl√©s informa el episodio que devast√≥ Londres en 1665 y diezm√≥ a 100 mil personas. La desesperaci√≥n fue tan grande que, en ausencia de un tratamiento efectivo, las personas recurrieron a la profilaxis m√°s extra√Īa, como masticar tabaco o atar nuez moscada alrededor de sus cuellos. Temerosos de la contaminaci√≥n, muchas familias se encerraron en sus casas. Muchos otros huyeron a toda prisa.





La familia del comerciante James Foe, el padre de Daniel, es uno de los que abandonaron la capital brit√°nica. De lo contrario, es probable que el ni√Īo, entonces de 5 a√Īos, no hubiera sobrevivido para escribir, a los 59 a√Īos, uno de los cl√°sicos de la literatura universal, Robinson Crusoe (1719).

Desde la Inglaterra del siglo XVII hasta la Argelia del siglo XX Fue allí, en la ciudad de Orán, donde Albert Camus, el Premio Nobel de Literatura de 1957, estableció la novela. La peste (1947) El flagelo comenzó cuando, sin razón aparente, miles de ratas comenzaron a huir de las alcantarillas e invadir las calles. Pronto, sus habitantes comienzan a enfermarse y, en pocos días, a languidecer hasta la muerte.

Para evitar la propagaci√≥n de la peste, se cerraron las fronteras. El que estaba afuera no pod√≠a entrar y el que estaba adentro ten√≠a prohibido irse. En una carta enviada al fil√≥sofo franc√©s Roland Barthes (1915-1980), el 11 de enero de 1955, Camus admiti√≥ que La peste Ten√≠a una fuerte connotaci√≥n pol√≠tica. Publicado poco despu√©s del final de la Segunda Guerra Mundial, fue una alegor√≠a de la ocupaci√≥n alemana en Par√≠s, donde el autor viv√≠a en ese momento y representaba, en sus palabras, ¬ęla lucha de la resistencia europea contra el nazismo¬Ľ.

¬ŅPremonici√≥n o coincidencia?

En la era de Covid-19, la obra maestra de Camus fue nuevamente buscada en librer√≠as y librer√≠as de todo el mundo y ya se encuentra entre los cinco m√°s vendidos de Amazon en el g√©nero de ¬ęficci√≥n literaria¬Ľ. Un fen√≥meno similar ocurri√≥ con Los ojos de la oscuridad (1981) Algunas personas ya han dicho que el autor del trabajo, el estadounidense Dean Koontz, habr√≠a ¬ępredicho¬Ľ la pandemia de coronavirus.

En el libro, in√©dito en Brasil, Koontz nombr√≥ un virus letal y altamente transmisible Wuhan-400. As√≠ es, el nombre de la capital de la provincia de Hubei que, entre fines de 2019 y principios de 2020, se convirti√≥ en el epicentro de la transmisi√≥n mundial del coronavirus. En la versi√≥n original del trabajo, el nombre del ¬ęarma biol√≥gica¬Ľ era Gorki-400 y hab√≠a sido desarrollado en un laboratorio de alto secreto en la antigua Uni√≥n Sovi√©tica. Por una raz√≥n desconocida, Koontz cambi√≥ el nombre del virus de Gorki-400 a Wuhan-400 en 1989.

Y hablando de coincidencias, ¬Ņqu√© pasa con la pel√≠cula? Contagio (2011), dirigida por Steven Soderbergh? En la trama, escrita por Scott Z. Burns, un ejecutivo estadounidense, interpretado por Gwyneth Paltrow, viaja a la apertura de una f√°brica en China. All√≠, ella est√° infectada por un virus misterioso despu√©s de saludar a un chef, el ¬ępaciente cero¬Ľ, que no se lav√≥ a mano despu√©s de preparar un lech√≥n infectado.

A partir de entonces, la mujer comienza a transmitir la enfermedad a otras personas: un camarero de Hong Kong, una modelo de Inglaterra, un hombre de negocios de Jap√≥n … En pocos d√≠as, lo que parec√≠a ser un brote se convierte en una epidemia y, en pocos d√≠as. , gana proporciones mundiales.

Para crear el MEV-1 ficticio, el guionista Scott Z. Burns se bas√≥ en tres virus reales: Nipah, S√≠ndrome Respiratorio Agudo Severo (SRAS) y la gripe espa√Īola. No es suficiente, diseccion√≥ el libro. La pr√≥xima plaga (1995), de la escritora Laurie Garrett, habl√≥ con epidemi√≥logos y visit√≥ la sede del Centro para el Control y la Prevenci√≥n de Enfermedades (CDC, en ingl√©s), que se encuentra en Atlanta (EE. UU.).

En un momento de la pel√≠cula, la doctora Erin Mears, interpretada por Kate Winslet, recomienda la pr√°ctica de lavarse las manos con agua y jab√≥n como medida preventiva. ¬ęUna persona promedio toca la cara de 2,000 a 3,000 veces al d√≠a¬Ľ, explica el infect√≥logo. ¬ęCuando est√°n despiertos, tres o cinco veces por minuto¬Ľ. Consejos que pueden importarse de la ficci√≥n hasta nuestros d√≠as.

¬ę¬°Mant√©n la calma!¬Ľ

Otro libro sobre brotes y epidemias que gan√≥ pantallas de cine fue Ensayo sobre la ceguera (2008), adaptado por Fernando Meirelles de la novela hom√≥nima de Jos√© Saramago. A diferencia de Contagio, la misteriosa infecci√≥n descrita en Ensayo sobre la ceguera (1995) no causa fiebre, tos o convulsiones. Pero s√≠, una ¬ęoscuridad blanca¬Ľ.

Poco a poco, los habitantes de una ciudad, uno por uno, pierden de vista. Como medida de precauci√≥n, el gobierno decide confinar a los infectados en un asilo abandonado, donde se ven obligados a volver a aprender c√≥mo vivir en la sociedad. En ese momento, el Premio Nobel de Literatura de 1998 muestra lo que las v√≠ctimas de la ¬ęceguera blanca¬Ľ son capaces de sobrevivir en un territorio inh√≥spito. ¬ęSi no podemos vivir enteramente como personas, hagamos todo, al menos, para no vivir enteramente como animales¬Ľ, escribe el autor portugu√©s.

A principios de marzo, el escritor Stephen King public√≥ un mensaje en Twitter: ¬ęNo, el coronavirus NO es como¬Ľ La danza de la muerte ¬ę. Ni siquiera lejos ¬ę. El escritor se refer√≠a a uno de sus libros m√°s famosos, el apocal√≠ptico. La danza de la muerte (1978), que cuenta la historia de un grupo de personas que, despu√©s de una s√ļper gripe producida en laboratorio por todo el planeta y diezmando al 99% de la poblaci√≥n, necesita unir fuerzas para comenzar de cero.

La inspiraci√≥n para escribir su versi√≥n para el fin del mundo lleg√≥ en 1974, cuando vio una edici√≥n del programa. 60 minutos, de la red CBS, sobre armas qu√≠micas y biol√≥gicas. En el tweet publicado el 9 de marzo, el hombre que se gana la vida propagando el miedo busc√≥ tranquilizar a sus lectores: ‚ÄúEs posible sobrevivir (el coronavirus). Mant√©n la calma y toma las precauciones necesarias ‚ÄĚ.


Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *