Libro para niños ayuda a niños y familias a prevenir abusos





Ocho años. Ese fue el tiempo que le tomó a la escritora Andrea Viviana Taubman poner fin a un delicado libro de 40 páginas. Hasta llegar a la versión final de ¡No me toques, boboca! (haga clic para comprar), su duodécimo trabajo dirigido a niños, consultó a especialistas en abuso infantil, reescribió algunas frases más de 30 veces y envió la primera versión a una institución que protege a niños y adolescentes.





Publicado en 2017 por Editora Aletria, el libro cuenta la historia de Ritoca, una conejita que habla, que un día acepta, junto con algunos amigos, la invitación de un tío del vecindario para que venga a su casa «a comer, jugar y mirar televisión». . Sin embargo, el sujeto impone una condición más allá de lo extraño: ¡no decirle a nadie! Poco a poco, muy poco, Ritoca no cayó en una trampa colocada por un abusador.

«Fue desafiante hablar de algo desagradable de una manera lúdica», dice el escritor de 55 años que nació en Argentina y vino a vivir a Brasil a los 7 años. «Quería despertar una alerta en los niños para reconocer una situación potencialmente peligrosa sin asustarlos y, al mismo tiempo, brinda a las familias y las escuelas la oportunidad de abrir el diálogo de una manera ligera sobre un tema que crea dificultades para abordar ”, informa.

La idea de escribir ¡No me toques, boboca! apareció en 2010. Pero, mucho antes de eso, Andrea ya tenía ganas de hacer algo que pudiera ayudar a prevenir el abuso infantil. Ella todavía no trabajaba como autora de libros infantiles, ni había publicado el primero, El niño que tenía miedo de cometer un error (2009), cuando fue voluntaria en un refugio en Teresópolis, en la región montañosa de Río de Janeiro, que atendió a niños y adolescentes víctimas de maltrato y abuso sexual.

Continúa después de la publicidad.

Entre 2000 y 2009, cuando Andrea trabajó allí, fue testigo de escenas muy fuertes de bebés, niños y adolescentes que llegaban en condiciones físicas y psicológicas lamentables, con un cuerpo lleno de heridas y una cabeza infestada de piojos. “Fue difícil mirar esos ojos infantiles sin esperanza y robados. Soy madre de dos niños que, en ese momento, eran niños y estaba aterrorizada de que esto les pudiera pasar a mis hijos. Nunca acepté que esta violencia pudiera sucederle a ningún niño ”, dice.

Andrea dice que, afortunadamente, ella nunca fue víctima de ningún «Tío Pipoca». A cambio, conoció a varios «Ritocas». ¡Por cierto, uno de ellos tiene más de 80 años! Y cuando terminó de leer el libro, tuvo el coraje de contarle a su sobrina sobre el abuso que sufrió cuando aún era una niña.





«Desde que salió el libro, he recibido informes de adultos y niños, tanto víctimas como niños que, alertados por la narración, pudieron identificar e informar situaciones que culminarían en violencia sexual», revela. «Muchas personas me escriben para agradecerles el libro, ya sea porque encontraron una manera de hablar sobre el tema con sus hijos o porque pudieron sentirse bienvenidos y entendieron que nunca fue su culpa», agrega.

Andrea decidió desde el principio que escribiría la historia en primera persona, narrada por un niño, con versos y rimas, para darle claridad al texto. Otra resolución, tomada en asociación con el ilustrador de Río de Janeiro Thais Linhares, fue representar a los personajes del libro como animales humanizados. «La caracterización física podría llevar a los niños a hacer asociaciones imaginarias con personas reales», explica.

Continúa después de la publicidad.

Sin embargo, en el camino, Andrea necesitaba hacer algunos ajustes. En la primera versión, por ejemplo, la «heroína» no era Ritoca, sino su madre. “Hay madres abusivas. Y hay madres que, debido a la dependencia financiera, están conspirando con el abusador. ¿Cómo podría ser la madre la heroína de la historia si pudiera estar entre los verdugos? ”, Pregunta.

Aunque las estadísticas muestran que más del 70% de los abusadores son personas que viven con la víctima, como padres, tíos y abuelos, Andrea prefirió hacer de un vecino, «siempre muy amable y sonriente», el villano de la historia. “Este crimen es el menos reportado que existe. Sucede mucho más a menudo que lo que muestran los números y las apariencias ”, lamenta.

Consciente de la responsabilidad que sería abordar el tema en un libro para niños, Andrea mostró la primera versión del mismo a algunos amigos: algunos abogados, otros psicólogos. A uno de ellos le gustó lo que leyó, pero admitió que no tenía «capacidad técnica» para evaluar el contenido. Fue entonces cuando sugirió que Andrea enviara una copia a Childhood Brasil.

La escritora Andrea Viviana Taubman.Foto: Jean Yoshii / SALUD es vital

La institución de protección de niños y adolescentes, creada por la reina Silvia de Suecia en 1999, elogió la iniciativa, pero sugirió que el autor reescribiera algunos extractos del trabajo. “Todavía hay mucho prejuicio, tabú y vergüenza para hablar sobre sexualidad. Este tipo de material, diseñado para que adultos y niños se comuniquen y aprendan juntos, es esencial para romper este ciclo. Creo que la iniciativa es válida porque el lenguaje lúdico le permite al niño acceder a ella individualmente y recurrir a la mediación de un adulto para contar e interpretar ”, analiza Itamar Gonçalves, gerente de defensa de Childhood Brasil.

Continúa después de la publicidad.

Rompiendo la cabeza para intercambiar algunas oraciones y ser más precisa, sensible y didáctica, Andrea llegó a la conclusión de que «el abuso sexual es practicado, en la mayoría de los casos, por quienes deben cuidar a la víctima». Entonces, el desafío era hablar de «cómo sucede» en lugar de hablar de «qué sucede». Con el libro finalmente listo, la escritora nunca se detuvo: habló con psicólogos, asistió a seminarios y dio conferencias sobre el tema; en uno de ellos, compartió el escenario con la nadadora Joanna Maranhão, una víctima de abuso infantil.

“La violencia sexual contra niños, niñas y adolescentes es un crimen sin recortes. Cualquiera puede ser el criminal, cualquier niño y adolescente puede ser la víctima ”, analiza Andrea. El representante de Childhood Brasil está de acuerdo en género, número y grado. “Cualquiera que cometa violencia sexual no tiene una marca en la frente que diga que es un abusador sexual. Es un ciudadano por encima de toda sospecha, con una buena relación social en la comunidad ”, señala.

Por lo tanto, es esencial hablar con los más pequeños sobre las partes íntimas del cuerpo, explicar qué son los toques invasivos, dar consejos sobre cómo evitar situaciones de riesgo, etc. “La prevención es la mejor opción. Y en este caso, la prevención significa que el niño necesita saber cuándo está siendo maltratado. En cuanto a los adultos, no pueden estar en silencio. Si un niño pide ayuda o revela la situación de violencia, es importante escucharlo y denunciar al abusador ”, explica Gonçalves.

En marzo, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) alertó a las autoridades sobre el riesgo de un aumento en el número de casos de abuso infantil y adolescente y abuso sexual durante el Pandemia de COVID-19. Datos del Ministerio de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos, publicados en mayo, confirmaron el temor. Solo en abril, Dial 100, el principal canal para denunciar violaciones de derechos humanos en Brasil, recibió 19,600 informes de violencia sexual contra niños, un aumento del 47% respecto al mismo período del año pasado.

Continúa después de la publicidad.

“Sin el informe de sospecha de violencia doméstica contra niños, niñas y adolescentes, los servicios de protección no pueden verificar e investigar si el problema continúa o no. Por lo tanto, si ve o escucha a un niño pidiendo ayuda, llame a la Policía Militar, al número 190, de inmediato. Sin embargo, para casos de sospecha de violencia, la denuncia puede presentarse mediante Dial 100 o 180 ”, guía el gerente de Childhood Brasil.

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *