Leyes de noticias falsas ineficaces se extienden por todo el mundo





En noviembre, un político opositor de Singapur publicó en su publicación de Facebook criticando las inversiones realizadas por el fondo soberano local. Días después, Brad Bowyer se convirtió en la primera persona en el país en ser enmarcada en una nueva ley de noticias falsas.





Al igual que la ciudad-estado asiática, otras 15 naciones del planeta también han creado su propia legislación en los últimos años para combatir la propagación de información errónea en las redes sociales, según una encuesta realizada por el American Poynter Institute, que investiga el tema.

Sin embargo, el alcance y las reglas de cada una de estas leyes varían mucho. En Alemania, por ejemplo, el proyecto aprobado en 2017 establece que las redes sociales con más de 2 millones de usuarios (incluidas plataformas como Facebook y Twitter) tienen hasta 24 horas para eliminar publicaciones con contenido "obviamente ilegal": La definición incluye, por ejemplo, amenazas de delitos o acusaciones infundadas contra una persona.

Debido a la gran cantidad de publicaciones ya bloqueadas por el mecanismo, el país está debatiendo una revisión de la ley.
El enfoque es bastante diferente de la regla aprobada en Tailandia, que ha estado bajo el mando de una junta militar desde 2014. En Tailandia, cualquier persona que haga acusaciones contra las fuerzas armadas o la familia real que están clasificadas como noticias falsas puede ser arrestado.

Para Cristina Tardáguila, subdirectora de IFCN (International Fact-Checking Network) y fundadora de la Agencia Lupa, una de las mayores dificultades en este tipo de legislación es poder definir con precisión qué es una noticia falsa.

En el caso de Singapur, por ejemplo, Bowyer (quien nació en el Reino Unido pero tiene ciudadanía local) tuvo que cambiar su publicación para agregar un mensaje advirtiendo que la declaración no era cierta con un enlace a una declaración del gobierno después de recibir una declaración. orden del Ministerio de Finanzas local de que estaba revelando información incorrecta.

En la parte superior de la publicación también se incluyó una gran inscripción con la palabra "falso" en letras rojas. Estaba en peligro de ser arrestado si no cumplía con la orden. El país tiene un gobierno considerado autoritario, y el mismo partido ha estado en el poder desde la independencia de Malasia en la década de 1960.





El caso llamó la atención porque Asia es el lugar del planeta donde las leyes de noticias falsas se han vuelto más comunes. Vietnam, China, Myanmar y Sri Lanka, entre otros, ya tienen tales leyes.

Para Tardáguila, la región ha entrado en un camino sin retorno. En la India, donde la difusión de rumores a través de WhatsApp ha provocado una serie de enfrentamientos étnicos, la gente ha mostrado su apoyo a estas reglas siempre que se usen sin fines políticos.

Este es uno de los grandes desafíos de estas leyes, según el abogado Björnstjern Baade, quien investiga el tema en la Universidad Libre de Berlín.

"El dilema de la legislación legítima de noticias falsas es que busca proteger la libertad y la integridad del discurso democrático restringiéndolo", dice.

Por lo tanto, considera que en algunos casos las leyes pueden ser útiles, especialmente en países democráticos como Alemania y Francia (donde la regla de 2018 requiere plataformas para aumentar la transparencia de los anuncios electorales).

"Ciertamente es legítimo que los estados prohíban la difusión a gran escala de reclamos falsos a través de cuentas falsas de Twitter", dice Baade. "Obligar a las redes sociales a ayudar a abordar este problema es una forma sensata de hacer cumplir las obligaciones legales en la práctica".

Por otro lado, muchos regímenes autoritarios han utilizado las nuevas leyes para hostigar a la oposición y a los periodistas que intentan investigar y denunciar a los gobiernos locales.

El mejor ejemplo de esto está en Egipto, dice Courtney Radsch, directora del CPJ (Comité para la Protección de los Periodistas). El país, que ha vivido bajo la dictadura de Abdel Fattah el-Sisi desde 2014, ha utilizado una nueva ley de noticias falsas para ordenar el arresto de los opositores.

Según el CPJ, de los 30 periodistas actualmente arrestados en todo el mundo por difundir noticias falsas, 21 están en Egipto. La entidad registró la primera detención de este tipo en el planeta solo en 2012 y desde entonces el número ha aumentado cada año.

"Entonces, cuando la gente me pregunta si estas leyes han funcionado, yo digo que depende", dice Radsch. “Como una forma de frenar la difusión de noticias falsas, no han sido efectivas. Pero si el objetivo es permitir que los gobiernos controlen la discusión en línea y ataquen la libertad de expresión, han funcionado muy bien ”.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *