Lema del centenario del Partido Comunista Chino, & # 039; milagro & # 039; del fin de la pobreza es controvertido





Bandera principal en las celebraciones del centenario del Partido Comunista de China y la obsesi√≥n durante la √ļltima d√©cada, la erradicaci√≥n de la pobreza de China ha sido comparada con un ¬ęmilagro¬Ľ por el l√≠der Xi Jinping.





La ‚Äúvictoria completa‚ÄĚ anunciada por el gobierno chino incluso tuvo medallas entregadas a los bur√≥cratas involucrados, pero la haza√Īa gener√≥ pol√©mica y es disputada por especialistas en pobreza y desigualdad, especialmente en Estados Unidos, el mayor rival geopol√≠tico de Pek√≠n.

La propaganda del partido afirma que 100 millones de chinos han salido de la pobreza extrema en los √ļltimos ocho a√Īos, viviendo con m√°s de US $ 1,90 (R $ 9,50) al d√≠a en 832 distritos y 128.000 aldeas.

La haza√Īa habr√≠a puesto fin a los √ļltimos focos de hambre y miseria, especialmente rurales, que marcaron muchos per√≠odos en la historia de China. Adem√°s de las dudas sobre la sostenibilidad de este logro a largo plazo, el marco se ha considerado t√≠mido dado el r√°pido progreso econ√≥mico de China.

Seg√ļn los criterios del Banco Mundial, China tiene actualmente un INB (Ingreso Nacional Bruto) per c√°pita de US $ 10.400, lo que lo convierte en uno de los pa√≠ses de ingresos medianos altos. A partir de 2018, el Banco Mundial cre√≥, adem√°s de la regla de 1,90 d√≥lares al d√≠a para los pa√≠ses pobres, 3,20 d√≥lares para los de ingresos medios bajos y 5,50 d√≥lares para los pa√≠ses pobres de ingresos medianos altos, como China en la actualidad.

El pa√≠s asi√°tico comenz√≥ a perseguir la meta de 1,90 d√≥lares al d√≠a antes de adoptar los nuevos criterios y, al comentar el anuncio oficial de Beijing, Martin Raiser, representante del Banco Mundial en China, dijo estar ¬ęseguro de que la erradicaci√≥n de la pobreza absoluta en las zonas rurales fue un √©xito¬Ľ. dado el volumen de recursos movilizados ¬ę. ¬ęPero estamos menos seguros de que esto sea sostenible¬Ľ.

Desde 2012, cuando Xi asumi√≥ el poder, el gobierno chino ha inyectado casi 250.000 millones de d√≥lares en programas contra la pobreza. Es como si el pa√≠s gastara el equivalente a 40 a√Īos del presupuesto de Bolsa Fam√≠lia en ocho a√Īos. Con mano dura y financiaci√≥n estatal, China ha impuesto a cientos de empresas la obligaci√≥n de desarrollar proyectos para incluir a las familias pobres entre los beneficiarios de sus negocios.





En las zonas rurales, donde se concentr√≥ la pol√≠tica, los peque√Īos productores recibieron financiamiento, a menudo de su bolsillo, para, por ejemplo, comprar y criar ganado que luego fue sacrificado por mataderos que tienen como socio al Estado chino. Reportando en China en 2018, el hoja visit√≥ una feria de ganado y empacadoras de carne como esta en Tongliao, en la regi√≥n de Mongolia Interior, as√≠ como una granja de hongos en Hohhot, fuertemente subsidiada con recursos estatales para emplear a familias pobres.

En la plantaci√≥n de hongos, que tuvo una p√©rdida en ese momento, se invirtieron 650 millones de yuanes (495 millones de reales brasile√Īos) en dinero p√ļblico para dar trabajo a unos 500 agricultores, con ingresos mensuales promedio de 3500 yuanes (2700 reales), mucho m√°s que el m√≠nimo de $ 1.90 por d√≠a, o $ 57 por mes (BRL 285).

Las dudas sobre la sostenibilidad financiera de este tipo de pol√≠ticas, que cada vez m√°s requieren la participaci√≥n del Estado en las empresas ‚ÄĒincluidos los miembros del Partido Comunista Chino en las juntas directivas‚ÄĒ, se suman a las preguntas sobre el par√°metro de US $ 1 90 al d√≠a.

Indermit Gill, investigador en el campo de la econom√≠a global y el desarrollo de la Brookings Institution, un grupo de expertos de Washington, sostiene que el criterio de 1,90 d√≥lares al d√≠a ya no deber√≠a aplicarse a China, dado el actual INB per c√°pita chino en EE. UU. $ 10,4 mil. ‚ÄúHoy a China le est√° yendo casi tan bien como a Estados Unidos en 1960, cuando el pa√≠s se convirti√≥ en una econom√≠a de altos ingresos. En ese momento, Estados Unidos adopt√≥ por primera vez una definici√≥n oficial de pobreza, clasificando como pobres a aquellos con un consumo diario de menos de $ 21,70, aproximadamente 10 veces lo que China cree que es adecuado ¬ę.

El par√°metro de US $ 1,90 por d√≠a se acerca al utilizado por organismos brasile√Īos, como FGV Social, para calcular la pobreza extrema en Brasil. El INB per c√°pita brasile√Īo en 2019, seg√ļn el Banco Mundial, fue equivalente a US $ 9.100, por debajo del chino, pero suficiente para colocar a Brasil entre los pa√≠ses de ingresos medios altos (encajonado entre US $ 4 mil y US $ 12. 5 mil).

En Brasil, seg√ļn FGV Social, en el primer trimestre de este a√Īo hab√≠a 35 millones de personas que viv√≠an con menos de R $ 246 al mes (US $ 1,64 al d√≠a). La gran diferencia en relaci√≥n con China es que Brasil tiene una econom√≠a estancada o que ha estado creciendo poco durante a√Īos, con un reciente aumento de la pobreza. La econom√≠a china, por otro lado, pr√°cticamente se ha triplicado en tama√Īo, de 4 billones de d√≥lares a 11,5 billones de d√≥lares, desde 2006.

Además de las dudas sobre la sostenibilidad a largo plazo de la política de lucha contra la pobreza de China y el criterio de ingresos utilizado, existen dudas sobre la falta de otras políticas complementarias para asegurar la supervivencia de los más pobres, especialmente en las áreas de salud y bienestar.

Seg√ļn Livia Costa, maestra en estudios chinos de la Universidad de Pek√≠n y editora senior de Shumian, plataforma de relaciones entre China y Am√©rica Latina, el m√©todo m√°s utilizado en el pa√≠s asi√°tico para reducir la pobreza ha sido el traslado de personas de √°reas rurales pobres a ciudades m√°s estructuradas. ‚ÄúPor lo tanto, los chinos est√°n sacando del mapa varios focos de pobreza. ¬ŅEste tipo de pol√≠tica tiene un impacto en la pobreza intergeneracional? No necesariamente ‚ÄĚ, dice.

Para ella, tampoco existen pol√≠ticas multidimensionales contra la pobreza en China. ‚ÄúLa principal raz√≥n por la que hoy en d√≠a lleva a un chino a la pobreza es el costo de la atenci√≥n m√©dica‚ÄĚ, dice Costa. En Brasil, a pesar de las deficiencias, el SUS (Sistema √önico de Salud) es universal y gratuito.

Un investigador de Dibao, una especie de Bolsa Fam√≠lia introducida en 1993 en el pa√≠s asi√°tico, Costa dice que el beneficio, uno de los instrumentos para combatir la pobreza, est√° mal enfocado, sin condicionalidades y sujeto a los caprichos de los l√≠deres locales del PC chino – en adem√°s de ser m√°s peque√Īo, proporcionalmente, donde hay minor√≠as √©tnicas.

Dibao cuesta el equivalente al 0,15% del PIB chino y llega a 80 millones de personas: Bolsa Família, 0,4% del PIB, con 14,2 millones de familias atendidas.

En un art√≠culo reciente, Bill Bikales, quien ha trabajado como asesor de la ONU en China durante casi una d√©cada, calific√≥ la afirmaci√≥n de que el pa√≠s est√° libre de pobreza como discutible, principalmente debido a la falta de otras redes de seguridad social. Raiser, del Banco Mundial, dice que Beijing ahora necesita concentrar sus esfuerzos para abordar ¬ęlas vulnerabilidades que enfrenta la gran cantidad de personas que a√ļn se consideran pobres seg√ļn los est√°ndares de los pa√≠ses de ingresos medios, incluidos los que viven en √°reas urbanas¬Ľ.

En el anuncio oficial sobre el fin de la pobreza, las autoridades chinas también anunciaron la creación del Departamento Nacional de Revitalización Rural, con el objetivo de profundizar las reformas y perseguir un aumento sostenible de los ingresos en el interior del país. Una de las mayores dudas sobre el futuro económico chino es si el país será capaz de superar la etapa actual y entrar en la liga de naciones de altos ingresos, en la que se encuentran EE.UU. y la mayoría de países europeos.

Cuando hizo esta transici√≥n a mediados del siglo pasado, Estados Unidos ten√≠a una poblaci√≥n m√°s joven y menos dependiente del campo que China. Pero incluso si el pa√≠s asi√°tico no alcanza los niveles estadounidenses de ingreso per c√°pita durante muchos a√Īos (US $ 65.800 en t√©rminos de INB), su econom√≠a se est√° moviendo r√°pidamente para superar, en tama√Īo, a la de EE. UU.

A mediados de la √ļltima d√©cada, el PIB chino era menos del 30% del estadounidense. En 2019, antes de la pandemia de coronavirus, en la que China parece haber obtenido mejores resultados que cualquier otro pa√≠s, la econom√≠a china ya ten√≠a casi un 65% del tama√Īo de la estadounidense.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *