Laurinda Abreu: ¬ęEl marqu√©s de Pombal instrumentaliz√≥ el miedo a la plaga en favor de su supervivencia pol√≠tica¬Ľ









¬ŅCu√°l fue la enfermedad infecciosa m√°s temida en los siglos XIV a XIX en Portugal? ¬ŅY qu√© forma de control utilizan m√°s las autoridades?
La enfermedad m√°s temida ser√≠a la que matara m√°s en un corto per√≠odo de tiempo (sobre todo porque, con una esperanza de vida promedio tan corta como la que exist√≠a entonces, las personas no tendr√≠an comparaci√≥n): la peste, sin duda, y durante mucho tiempo tiempo, a pesar de comenzar a perder virulencia a finales del siglo XVII; pero tambi√©n, entre muchos otros, la viruela, hasta que la vacunaci√≥n logr√≥ detener su expansi√≥n (aunque, en Portugal, fue un proceso extremadamente lento y tuvo una resistencia inmensa) y, en el siglo XIX, el c√≥lera. Cabe se√Īalar, sin embargo, que si tendemos a resaltar los brotes epid√©micos, estamos menos preocupados por los efectos demogr√°ficos causados ‚Äč‚Äčpor enfermedades infecciosas que siguen siendo end√©micas entre las poblaciones. Aunque pod√≠an, de vez en cuando, explotar en brotes epid√©micos, mataron mucho, aunque de manera casi silenciosa, d√≠a tras d√≠a, sin causar grandes perturbaciones. Casi siempre eran enfermedades relacionadas con la pobreza y la falta de condiciones sanitarias que generalmente se asocian con ellas, un escenario muy conocido en Portugal en el momento en que estudio. Las soluciones propuestas en t√©rminos de salud p√ļblica han evolucionado poco durante este per√≠odo, es decir, las medidas tomadas en el contexto del c√≥lera en el siglo XIX no fueron muy diferentes de las de la peste negra en el siglo XIV.

¬ŅEl aislamiento de las ciudades, la desinfecci√≥n, las cuarentenas y los cables sanitarios se basaron en el conocimiento cient√≠fico o provinieron de suposiciones vagas y conocimiento sobre enfermedades?
Incluso sin conocer la etiolog√≠a de la plaga, la evidencia de su naturaleza contagiosa ha llevado a las autoridades de las ciudades del Mediterr√°neo, Italia y Croacia a asumir el aislamiento y la higiene como las principales armas para combatir la enfermedad. Comportamientos que se imitaron r√°pidamente en toda Europa, ya sea mediante la promulgaci√≥n de medidas que impon√≠an la obligaci√≥n de desinfectar los espacios p√ļblicos y privados, o el aislamiento de las personas, a trav√©s de cables sanitarios y pr√°cticas de cuarentena.

¬ŅCu√°ndo comenzaron los cables sanitarios en Portugal y con qu√© resultados?
No lo se Si tomamos el t√©rmino en un sentido amplio, podemos decir que hubo cuatro tipos de cordones sanitarios, que se habr√°n establecido en diferentes momentos. Por ejemplo, si consideramos las murallas de la ciudad como un cord√≥n sanitario, porque, de hecho, funcionaban como tales, es probable que la pr√°ctica de cerrar las puertas de las ciudades a la alarma de peste m√°s peque√Īa, supervisada por hombres armados, se remonta a finales del siglo XIV. que controlaba las entradas y salidas. Todav√≠a estamos conscientes, para el siglo XVI, pero probablemente habr√°n aparecido antes, de la existencia de cordones sanitarios territoriales compuestos por las ordenanzas, una especie de cuerpo paramilitar, bajo la responsabilidad de los municipios. Sin embargo, los datos est√°n muy dispersos y fragmentados. Tenemos informaci√≥n m√°s precisa sobre la protecci√≥n de la frontera mar√≠tima, primero, en el borde de Lisboa, en el eje Trafaria-Bel√©m, que estaba equipado con estructuras fijas en el √ļltimo cuarto del siglo XV. Estructuras que se ampliaron durante las siguientes d√©cadas, cuando tambi√©n se construy√≥ el Trafaria lazareto, el √ļnico lugar en el pa√≠s donde, desde los a√Īos sesenta, se iban a hacer cuarentenas de barcos m√°s grandes. Al mismo tiempo, se construyeron lazaretos / estaciones de salud a lo largo de toda la costa, pero la mayor√≠a solo se activaron durante brotes epid√©micos. En cuanto a los cordones sanitarios en el sentido m√°s tradicional del t√©rmino, quiero decir, compuestos por soldados armados y organizados de acuerdo con par√°metros definidos internacionalmente, solo encuentro una primera experiencia para 1800, y la segunda, para 1804, esta, que ya obedece los preceptos estipulados.

Escribi√≥ en un art√≠culo de 2018 que la respuesta a las epidemias de principios del siglo XIX, a saber, la fiebre amarilla, fueron ¬ęexplotadas pol√≠ticamente¬Ľ. ¬ŅPor qu√© y con qu√© prop√≥sito?
Se refiere, precisamente, a los cables sanitarios que acabo de mencionar, de 1800 y 1804, es decir, a los primeros (que yo sepa) cables sanitarios terrestres militarizados establecidos en la frontera con Espa√Īa. El an√°lisis de la documentaci√≥n disponible, especialmente en relaci√≥n con el primero, se√Īal√≥ esta direcci√≥n. Tenga en cuenta que la situaci√≥n pol√≠tica era de cierta complejidad: Napole√≥n Bonaparte hab√≠a regresado a Francia a fines de 1799, y Portugal estaba nuevamente bajo tensi√≥n en el contexto del bloqueo continental. Como explico en este art√≠culo, mientras movilizaba ayuda militar brit√°nica (estacionada en Gibraltar), Portugal se estaba preparando para la amenaza de la epidemia que estaba azotando en C√°diz (que pudo haber perdido en cinco meses entre 7400 y 8500 habitantes), destacando a los hombres armados a la frontera terrestre. Los coloc√≥ al frente (en el lado portugu√©s, por supuesto) de las tropas que Espa√Īa hab√≠a trasladado a la frontera portuguesa, donde tambi√©n ya hab√≠a instalado hospitales de campa√Īa y tiendas de alimentos. En un pa√≠s con enormes dificultades de reclutamiento, todo indica que el alistamiento de hombres, justificado por la defensa de la salud del pa√≠s, puede haber sido utilizado con fines pol√≠tico-militares, teniendo en cuenta la guerra, que se llevar√≠a a cabo entre mayo y junio de 1801. Pero el tema a√ļn no est√° cerrado, en t√©rminos de investigaci√≥n, quiero decir.

Manuel Rivas

Fernando Rivas. Compagino mis estudios superiores en ingeniería informática con colaboraciones en distintos medios digitales. Me encanta la el periodismo de investigación y disfruto elaborando contenidos de actualidad enfocados en mantener la atención del lector. Colabora con Noticias RTV de manera regular desde hace varios meses. Profesional incansable encargado de cubrir la actualidad social y de noticias del mundo. Si quieres seguirme este es mi... Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/manuel.rivasgonzalez.14 Email de contacto: fernando.rivas@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *