Latinoam√©rica y Espa√Īa, tan lejos, tan cerca





Rara vez los lugares comunes ayudan a comprender problemas complejos. El estereotipo de la dualidad entre proximidad y lejan√≠a que define las relaciones entre Am√©rica Latina y Espa√Īa es un estereotipo que los ha marcado durante d√©cadas. Adem√°s, existen serias dificultades para identificar los polos mismos de la relaci√≥n. Am√©rica Latina aparece como una regi√≥n altamente enredada en la que los temas que surgen en los pa√≠ses que la definen adquieren perfiles muy particulares y los propios Estados compiten en el marco de una vecindad en la que las tensiones son frecuentes. Por su parte, Espa√Īa ha acentuado sus problemas de identidad interna en los √ļltimos cinco a√Īos, al tiempo que establece una posici√≥n m√°s firme en una Uni√≥n Europea donde el Brexit ha redefinido las relaciones entre socios.





Al mismo tiempo, los aniversarios de la independencia, que en algunos casos nacionales celebran dos siglos, coincidieron con otros hechos muy significativos, como los que conmemoran la fundación y caída de Tenochtitlán. Todo esto significó reabrir la vieja cuestión de la responsabilidad de la entidad colonizadora con los pueblos colonizados. La relectura del pasado se enfrenta a los dibujos del futuro en un escenario no exento de riesgos, en el que se cuestiona la solidez de la narrativa.

Analizar la relación entre los dos polos en las vertientes atlánticas implica tener en cuenta su carácter dinámico definido por el paso del tiempo y el hecho de que el pasado se sedimenta, ayudando a definir el presente. Pero también son relevantes los cambios en terceros actores cuya entrada y salida son notorias.

En t√©rminos temporales, los pa√≠ses latinoamericanos y Espa√Īa comparten su inserci√≥n en la llamada tercera ola de democratizaci√≥n que se inici√≥ a mediados de la d√©cada de 1970. El hecho de que sean Estados que paulatinamente compartieron el credo democr√°tico fue una circunstancia ins√≥lita en la historia. Esto ha llevado a una notable renovaci√≥n de las relaciones con una evidente intensificaci√≥n de los contactos en campos diferentes pero a veces complementarios como la cultura, la educaci√≥n, la econom√≠a y la pol√≠tica. Quiz√°s se ha destacado una estrategia m√°s activa por parte espa√Īola, promoviendo reuniones peri√≥dicas al m√°s alto nivel, siguiendo el formato de las cumbres iberoamericanas y su posterior institucionalizaci√≥n en la ahora en apuros Secretar√≠a General Iberoamericana.

Sin embargo, del lado latinoamericano, este curso ha sido testigo de tres fen√≥menos de diferente naturaleza cuyos efectos se han intensificado significativamente en la √ļltima d√©cada y que pueden modificar el marco relacional heterog√©neo preexistente. El primero se refiere al refuerzo del marco identitario centrado en la cuesti√≥n ‚Äúoriginaria‚ÄĚ. Larv√°ndose en torno a las conmemoraciones del llamado V Centenario del Descubrimiento de Am√©rica, supone, aunque no es un tema in√©dito en cuanto al car√°cter hist√≥rico-cultural de la regi√≥n, una introspecci√≥n sobre la identidad en la que los ind√≠genas, inmaculados y bondadosos, se oponen al conquistador, oscuro y violento.

A esto le siguen las disculpas a los pol√≠ticos espa√Īoles de alto nivel, junto con la demonizaci√≥n de figuras coloniales y ef√≠meras que ven sus estatuas acorraladas, as√≠ como el cambio de nombre de los lugares p√ļblicos. Los pa√≠ses que en su mayor√≠a est√°n dotados de una enorme riqueza ling√ľ√≠stica est√°n viendo un resurgimiento de la demanda de reconocimiento de las lenguas vern√°culas marginadas por la presencia oficial del espa√Īol. Lo ocurrido en el Congreso peruano sobre el uso del quechua o en la Convenci√≥n Constituyente de Chile respecto a las demandas de la comunidad mapuche es una evidencia clara y muy reciente. En definitiva, la siempre dif√≠cil articulaci√≥n del car√°cter plurinacional supone un reto para una Espa√Īa oficial que vive una situaci√≥n similar en su propio suelo.

El segundo fen√≥meno proviene del surgimiento de China. En apenas dos d√©cadas, se convirti√≥ en el principal socio inversor y comercial de muchos pa√≠ses de Am√©rica Latina, desempe√Īando un papel protag√≥nico en el √°mbito econ√≥mico y desplazando a Estados Unidos, cuya presencia en Am√©rica Latina se hab√≠a restringido a temas de migraci√≥n y tr√°fico de drogas. ya que estaba m√°s concentrado geoestrat√©gicamente en el Medio Oriente.





Ahora, el regreso de las tropas estadounidenses reabre la oportunidad de una mayor centralidad en la regi√≥n, pero las posiciones de China ya se han tomado y socavan procesos de integraci√≥n regional como el Mercosur al hacer que Uruguay abra unilateralmente negociaciones con el pa√≠s asi√°tico sin consultar a sus socios. En este escenario, la presencia espa√Īola es limitada y se aleja del momento de mayor solapamiento econ√≥mico que precede a la crisis de 2007.

El tercer fen√≥meno se refiere al deterioro significativo de la calidad de la democracia en un n√ļmero creciente de pa√≠ses latinoamericanos, lo que hace que la interacci√≥n sea m√°s compleja. Tratar con reg√≠menes antiliberales o totalmente autoritarios aumenta la complejidad de la agenda ordinaria de las relaciones interestatales. Adem√°s de la profunda deriva autoritaria en Venezuela y Nicaragua, tambi√©n est√° la que se vive en El Salvador y la que siempre est√° en el horizonte en Guatemala y Honduras. Los eventos en Brasil tampoco facilitan las cosas.

Desde la perspectiva espa√Īola, las cosas tampoco parecen f√°ciles a la hora de establecer ejes relevantes sobre los que basar las relaciones latinoamericanas. Sin ser una l√≥gica de ‚Äúsuma cero‚ÄĚ, la europeizaci√≥n de la vida p√ļblica espa√Īola juega un factor determinante. En este sentido, hay dos elementos que se deben tener en cuenta. El primero se refiere a la mayor implicaci√≥n de la econom√≠a espa√Īola y su sociedad en el proyecto europeo redefinido tras el abandono brit√°nico de la Uni√≥n. El segundo se refiere a las preferencias de las √©lites espa√Īolas, as√≠ como al peso que ha jugado Europa en su experiencia de vida. Un repaso a la trayectoria profesional de quienes integran el gobierno espa√Īol lo demuestra en un escenario en el que, curiosamente, uno de los miembros del gobierno de coalici√≥n, Podemos, tuvo en sus or√≠genes un claro componente latinoamericano.

ENLACE ACTUAL: ¬ŅTe gust√≥ este texto? El suscriptor puede lanzar cinco accesos gratuitos de cualquier enlace por d√≠a. Simplemente haga clic en la F azul a continuaci√≥n.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *