Las urnas deben elegir oposición en Israel, pero mantener a Netanyahu en el poder



Los aficionados por series esperan avidamente el comienzo de la última temporada de "Game of Thrones", el 14 de abril, para saber qué líder se sentará en la codiciada silla de hierro. Pero en Israel, la verdadera guerra de los tronos comienza este martes, cuando 6,3 millones de electores van a las urnas.

¿Será el final de diez años de la Era Netanyahu, con sus tácticas y estrategias dignas de la serie de ficción?

Todo indica que no. La mayoría de los analistas cree que el "rey Bibi", como se llama el primer ministro Binyamin Netanyahu, continuará en el trono de hierro de Jerusalén, incluso recibiendo menos votos en las urnas.



Las últimas encuestas electorales dan el liderazgo en votos al general Benny Gantz, 59, ex jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas y del recién creado partido de centro Azul y Blanco (colores de la bandera de Israel).

Él obtendría cerca de 30 de los 120 escaños de la Knesset (el Parlamento), contra cerca de 26 del Likud (derecha), de Netanyahu.

Pero el sistema político israelí puede reconducir a Netanyahu al poder. Es decir: el azul y el blanco puede ganar, pero no llevar.

Según las encuestas, el bloque de partidos a la derecha en el espectro político es más robusto que el de izquierda (en una proporción del 55% al ​​45%).

Si gana en el voto popular, Gantz tendrá que demostrar una habilidad política que muchos creen que no tiene para forjar una coalición con el 51% del Parlamento (61 escaños).

Su experiencia como jefe del Ejército no le habría dado la cancha necesaria en el campo de batalla de la política israelí.

Hay precedentes. En 2009, la ex canciller Tzipi Livni, del finado Kadima (centro), venció con una silla más que el Likud. Pero ella no pudo coser las alianzas necesarias.

Resultado: Netanyahu, en segundo lugar, entró en escena, alinea una coalición y fue nombrado primer ministro.

Consciente de ello, Gantz no esconde que busca votos de la "derecha light", lo que irrita a su mayor electorado: clase media secular, liberal y de centro.

Su plataforma de gobierno es vaga.

"Defiende negociaciones con los palestinos -lo que agrada a la izquierda-, pero dice que mantendrá la" Ley de la Nacionalidad ", que establece a Israel como" país de los judíos "y es vista como racista por la minoría árabe. Esto agrada a la derecha.

El ex paracaidista que dirigió el Ejército de 2011 a 2015 impresiona con un discurso asertivo: "La hora de él [Netanyahu] "cerrar su carrera de forma digna llegó".

Pero el actual "rey" no se da por derrotado, a pesar de luchar contra un posible indiciamiento en tres casos de corrupción y enfrentar cuestiones como el aumento del costo de vida y de la desigualdad, la falta de acuerdo de paz con los palestinos, la violencia en la frontera con Gaza, la polarización política y el desgaste general tras una década al mando del Estado judío.

"Me quedo hasta cuando el pueblo quiera y hasta cuando tenga fuerza", dice Netanyahu, de 69 años, que quiere superar al mitológico primer premier David Ben-Gurion en tiempo como líder del gobierno.

Una de sus armas es la diplomática. Netanyahu ha celebrado una blitz internacional en los últimos meses.

Además de recibir al presidente brasileño, Jair Bolsonaro, se reunió con el presidente ruso, Vladimir Putin, y recibió el apoyo del presidente Donald Trump, que anunció un inédito reconocimiento estadounidense de la soberanía israelí de las Colinas del Golán.

"Netanyahu pinta eso como persecución por la justicia, los medios y la izquierda, que quieren derribarlo. "Es por eso que la cuestión de la corrupción no funciona para sacar votos de sus partidarios", explica el estratega político Moshe Gaon, que asesoró a los ex premier Ehud Barak y Ariel Sharon.

"Para sus electores, mejor un tramposo que un idiota."

Lo que Netanyahu necesita es de los votos de la extrema derecha -que intenta conquistar a costa de partidos ultranacionalistas.

El sábado (7), anunció que, si reelegido, anexará asentamientos israelíes en Cisjordania -territorio reivindicado por los palestinos para, con Gaza y Jerusalén Oriental, formar un Estado independiente.

Para el Gideon Rahat, del Instituto de la Democracia de Israel, la promesa de campaña no refleja necesariamente lo que piensa Netanyahu, sino un esfuerzo para aceptar los votos: "Netanyahu no tiene una opinión firme en ese asunto. Él cree que el conflicto debe ser administrado ".

Dada la experiencia política del primer ministro, todos esperan que él tome más conejos de la cesta en la última hora.

También para ello hay precedentes.

En 2015, el Partido Laborista, liderado por Yizthak Herzog, superaba al Likud en las encuestas.

El día de la votación, Bibi divulgó un vídeo casero afirmando que "los árabes" estarían "a votar en masa" y que el gobierno de derecha estaba en peligro. El vídeo vendió, y Likud ganó.

"Para mucha gente, oír que si no votan en el Likud, los árabes nos van a destruir es motivo suficiente para salir de casa y votar. Las emociones principales entre los votantes son miedo y odio, y Netanyahu lo sabe ", afirma Moshe Gaon.

En esta segunda (8), Netanyahu divulgó un vídeo similar, acusando a los medios de demostrar un "ya ganó" que no existe, lo que dejaría a sus electores en casa.

"¡Los medios de izquierda intentan anestesiarlos para que queden en casa! ¡No cometan ese error! "¡Cómo fueron a las urnas en 2015, vengan ahora!", Dice.


Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *