Las sanciones impuestas por Trump y mantenidas por Biden están en la raíz de la crisis migratoria





Para disgusto del presidente Joe Biden, la llamada crisis migratoria en la frontera con México se ha convertido en un tema importante de campaña. Los inmigrantes indocumentados han estado cruzando la frontera de Estados Unidos en cifras récord: 2,5 millones solo en 2023, según la Patrulla Fronteriza.





Debido a la falta de infraestructura y capacidad administrativa, surgieron escenas alarmantes de caos, hacinamiento y desesperación humana. Encuestas recientes muestran que muchos votantes culpan a Biden y piensan que está haciendo un mal trabajo en la gestión del flujo de inmigrantes.

Donald Trump, que probablemente se enfrentará a Biden en las elecciones de noviembre, ha capitalizado la situación aprovechando temores generalizados pero infundados sobre los impactos de los inmigrantes indocumentados en la economía y la seguridad pública. Con retórica hitleriana, se refirió a la ola migratoria como una «invasión» que está «envenenando la sangre de nuestro país» y prometió «instituir la mayor operación de deportación en la historia de Estados Unidos».

En respuesta, Biden adoptó un enfoque más duro similar al de Trump, limitando la capacidad de los solicitantes de asilo de ingresar a Estados Unidos y aumentando drásticamente las deportaciones de inmigrantes indocumentados.

La promesa anterior de Biden de abordar las «causas fundamentales» económicas y sociales de la migración ha quedado de lado. Kamala Harris, encargada de implementar esta política en Centroamérica, ha hecho poco más que ganar notoriedad regional al decirles sin rodeos a los inmigrantes: «No vengan».

De hecho, las políticas de Biden son en sí mismas una «causa fundamental» de la migración a Estados Unidos. En los últimos años, los venezolanos y cubanos, que alguna vez constituyeron una pequeña fracción de los migrantes en la frontera, ahora representan una proporción significativa de la población migrante, y la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los EE. UU. (CBP) documenta sucesos con casi 425.000 cubanos y más de 440.000 venezolanos. de 2022 a 2023. Ambos grupos huyen de graves condiciones económicas y humanitarias en sus países de origen, causadas, en gran parte, por sanciones unilaterales introducidas bajo Trump y mantenidas bajo Biden.

Trump adoptó estrategias de «máxima presión» dirigidas a ambos países. Los planes de normalización de Barack Obama con Cuba fueron descartados y el bloqueo estadounidense se amplió enormemente. Venezuela fue sometida a amplias sanciones financieras en 2017 y sanciones petroleras en 2019, precipitando un colapso de la economía del país, dependiente del petróleo. Biden, temeroso de alienar a los votantes cubanoamericanos en Florida, ha mantenido en gran medida las amplias sanciones.

Estas sanciones no han logrado su objetivo de cambiar el régimen y han causado un inmenso sufrimiento humano, incluidas decenas de miles de muertes evitables, según muestran los estudios. Ahora está cada vez más claro que se han vuelto políticamente costosos para Biden.

Los demócratas en el Congreso han hecho sonar la alarma: el año pasado, la congresista Verónica Escobar, copresidenta de la campaña electoral de Biden y representante de un distrito de Texas fronterizo con México, encabezó una carta pidiendo a Biden, con respecto a Venezuela y Cuba, que «actúe rápidamente para levantar el fracaso y sanciones económicas indiscriminadas [que] sirven como factores adicionales que alientan la migración».

Otros líderes demócratas de Tennessee y Massachusetts enviaron a Biden solicitudes similares, mientras que líderes regionales, incluidos el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, el presidente colombiano Gustavo Petro y otros jefes de Estado latinoamericanos, también criticaron el impacto de las sanciones estadounidenses en la migración.

Ahora que la migración es un tema central e inevitable en la campaña presidencial, ¿escuchará Biden finalmente a sus aliados demócratas y regionales y revertirá las sanciones de Trump?

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *