Las pruebas sugieren que el príncipe saudita es responsable de la muerte de un periodista crítico del régimen, dice ONU





Las evidencias sugieren que el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohamed bin Salman, y otros oficiales de alto rango del país son responsables del asesinato del periodista Jamal Khashoggi, informó este miércoles la relatora especial de las Naciones Unidas para ejecuciones extrajudiciales, Agnes Callamard.





"La investigación de derechos humanos mostró que hay evidencias suficientes acerca de la responsabilidad del príncipe heredero", dijo Callamard, instando al secretario general de la ONU, António Guterres, a establecer una investigación internacional.

Según ella, otros oficiales del alto rango del gobierno saudí también estar involucrados en el crimen.

Callamard fue a Turquía a principios de este año con un equipo de expertos forenses y legales y afirmó haber recibido pruebas de las autoridades turcas. Se quedó seis meses investigando el caso.

Khashoggi, periodista saudí crítico del príncipe, fue visto por última vez al entrar en el consulado de su país en Estambul, el 2 de octubre. Él había ido al lugar para cuidar la documentación de su boda con su novia, la turca Hatice Cengiz. Él nunca salió de allí.

Casi tres semanas más tarde, la televisión estatal turca informó que Khashoggi había sido asesinado en una operación comandada por un oficial saudí. A finales de noviembre, el fiscal general de Arabia Saudí confirmó que la muerte del periodista fue premeditada -le recibió una inyección letal.

En la época, el procurador saudí dijo que su cuerpo había sido descuartizado y retirado del consulado. Sus restos nunca fueron encontrados.





Arabia Saudita no reaccionó al informe de cien páginas de la ONU divulgado este miércoles, el país recibió el documento con antelación. Riad niega las acusaciones de que el príncipe esté involucrado en el crimen.

Según la CIA, agencia estadounidense de inteligencia, el crimen fue ordenado por el príncipe para callar al periodista, crítico del régimen.

Nacido en 1958, Jamal Khashoggi fue criado junto a la elite del país, y por eso tenía acceso privilegiado a la familia real. Pero la cercanía con el poder no le hizo perder el sentido crítico.

A principios de los años 2000, se conoció por las palabras duras contra el gobierno saudí, incluyendo opiniones sobre políticas religiosas del régimen.

Khashoggi fue editor jefe de los diarios saudí Al Madina (década de 1990) y Al-Watan (principios de los años 2000). Más tarde, colaboró ​​con los canales de televisión BBC, Al Jazeera y Dubai TV. Él se auto exilió en Estados Unidos a partir de 2015, donde pasó a escribir una columna para el diario The Washington Post.

Este año, fue agraciado póstumamente con el premio de libertad de prensa Golden Pen of Freedom.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *