Las pruebas genéticas ya se utilizan para individualizar la elección de medicamentos.









LOS farmacogenética, una ciencia que estudia la interacción de cada individuo con los medicamentos, ya comienza a ser una realidad en las oficinas. La técnica utiliza Pruebas de ADN para comprobar como la medicina se metaboliza por cada organismo. Sin embargo, aún debe considerarse con precaución.

Cualquier tipo de tratamiento podría guiarse por esta práctica, pero es en la psiquiatría donde ha entrado con más fuerza. La idea es reducir el número de intentos fallidos de medicamentos para combatir la depresión y otras enfermedades mentales, además de evitar efectos secundarios graves.

“Es posible individualizar la prescripción de un fármaco conociendo el fenotipo de cada persona”, dice el médico genetista Chad Bousman, profesor de la Universidad de Calgary, en Canadá. Presentó estudios sobre el tema durante la Cumbre Genómica 2021, evento promovido por Dasa, en agosto de este año.

El análisis se basa en el principio de que existen cuatro patrones genéticos. Son los que metabolizan los fármacos de forma ultrarrápida, los normales, los intermedios y los lentos. “Con estos datos en la mano, podemos establecer no solo el tipo de medicamento ideal, sino también la dosis que debe recibir cada uno”, explica Bousman.

Los metabolizadores más ágiles pueden necesitar dosis mayores, por ejemplo, porque el efecto es demasiado corto. En los más lentos, el fármaco puede tardar demasiado en actuar en el organismo, provocando más efectos adversos. Toda esta escala debe ser evaluada por un médico que pueda comprender los resultados de estas pruebas.

+ LEA TAMBIÉN: Las pruebas genéticas pueden predecir problemas cardíacos futuros





Las pruebas realizadas por el proyecto de laboratorios de farmacogenética psiquiátrica de la Universidad de Calgary han demostrado que no todos los laboratorios proporcionan los datos necesarios. “Un mismo grupo hizo exámenes en cuatro direcciones diferentes y los informes tenían menos del 60% de acuerdo entre ellos”, advierte el profesor.

Uno de los problemas es que los laboratorios no describen los resultados con suficiente detalle. “Muchos tienden a dar indicaciones prefabricadas de medicamentos basadas en un análisis de algoritmos que no se explica. Idealmente, la decisión y la evaluación de estos datos deben tomarse en la oficina en función de la información recopilada. El médico necesita saber cómo se llegó a esta recomendación ”, enseña Bousman.

También está la cuestión de que cada laboratorio tenga una metodología diferente, según el psiquiatra Luiz Dieckmann, coordinador del Instituto Brasileño de Farmacología Práctica (BIPP).

“Es fundamental saber qué genes se probarán. No hay mejor ni peor, pero cada uno tiene su función. Necesito un lugar que haga la elección y el procesamiento correctos de estos genes, y que aún tenga un buen cuerpo técnico para evaluar los resultados y entregarlos claramente al médico y al paciente ”, describe Dieckmann.

Momento correcto

También se entiende que no se debe solicitar una prueba genética en la primera visita.. Bousman cree que las experiencias más exitosas ocurren después de un tiempo con el paciente y cuando existe una dificultad real para encontrar un tratamiento efectivo.

“Tenemos el ejemplo de una persona hospitalizada que tomó dos tipos de medicamentos y también usó electroshock. Fue dada de alta, pero volvió a tener crisis. Al hacer las pruebas, se descubrió otro fármaco que podría adaptarse mejor a su cuerpo y, después de eso, quedó estable ”, ejemplifica Bousman.

+ LEE TAMBIÉN: Asesoramiento genético al servicio de una medicina más preventiva

Dietmann está de acuerdo con este tipo de enfoque. “La farmacogenética ha ganado relevancia. Hay un número creciente de laboratorios que realizan este tipo de exámenes más baratos, pero aún existen limitaciones. La técnica debe verse solo como una herramienta auxiliar del médico”, Define el psiquiatra paulista.

Antes de iniciar la evaluación del ADN, lo más importante es conocer el historial del paciente, los problemas de salud y otros detalles. Vale la pena recordar que el tratamiento psiquiátrico implica otras medidas además de la medicación, como un programa de actividades físicas, cambios en la rutina y mejoras en la nutrición.

“Veo la farmacogenética no como una herramienta para elegir el mejor fármaco, sino para tener una idea de cuáles son las peores opciones. Ayuda al médico a excluir alternativas en lugar de elegirlas, especialmente cuando la preocupación es evitar que el individuo se enfrente a efectos secundarios graves ”, defiende Dieckmann.

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *