Las muertes y desmayos en las filas de los hospitales muestran el empeoramiento de la crisis de Covid en Bolivia





Imágenes inquietantes han llegado desde Bolivia. En ciudades como La Paz, Cochabamba y Santa Cruz de la Sierra, las personas se desmayan o mueren en las filas de las salas de emergencia o en el camino de un hospital a otro en busca de atención médica, a menudo sin éxito.





En este contexto, la Comisi√≥n Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) emiti√≥ una declaraci√≥n ¬ęexpresando consternaci√≥n por la informaci√≥n sobre la muerte de personas en las v√≠as p√ļblicas, dada la imposibilidad de recibir atenci√≥n m√©dica debido a la saturaci√≥n de los hospitales¬Ľ.

Después de dos meses en los que la mayoría de la población respetó las reglas de cuarentena para evitar la propagación del nuevo coronavirus, la situación actual en el país está fuera de control.

Incluso con la ayuda ofrecida por el gobierno, muchos necesitan salir a la calle para trabajar, ya que, en Bolivia, el 62.3% de la poblaci√≥n vive del trabajo informal, seg√ļn el Fondo Monetario Internacional.

Las situaciones más graves ocurren en Cochabamba y Santa Cruz de la Sierra, la ciudad más poblada del país, con 3,3 millones de habitantes.

Gran Santa Cruz, que incluye distritos en el √°rea metropolitana y est√° cerca de la frontera con Brasil, representa el 60% de los casos de coronavirus en el pa√≠s. Este martes (23), Bolivia registr√≥ 25.493 infectados y 820 muertes, seg√ļn datos compilados por la Universidad Johns Hopkins.

¬ęNo solo en los hospitales no hay lugar, tambi√©n hay cementerios que no pueden hacer frente, no tienen m√°s espacio y no reciben cuerpos¬Ľ, informa el periodista Pablo Ortiz.





¬ęLa gente los lleva a casa y los entierra de manera inapropiada, lo que crea m√°s contaminaci√≥n. Obviamente, estos n√ļmeros oficiales est√°n muy por debajo de la realidad¬Ľ.

Seg√ļn el sitio web de Worldometer, Bolivia realiza 5.267 pruebas por 1 mill√≥n de habitantes, una cifra muy inferior a Chile, l√≠der en Am√©rica del Sur a este respecto, con 52.064 pruebas. Santa Cruz, la capital econ√≥mica de Bolivia, tiene la capacidad de realizar 50 pruebas por d√≠a.

Ortiz dice que, en la ciudad, el mercado ilegal de recetas de medicamentos vendidos solo con autorizaci√≥n m√©dica tambi√©n ha crecido. ¬ęLas personas se automedican con antivirales, antibi√≥ticos, no est√°n seguros de si este es el tratamiento adecuado para el caso¬Ľ.

Para el jefe de vigilancia epidemiológica del Sedes (Servicio de Salud Departamental) de Cochabamba, Rubén Castillo, existe un error de protocolo en la orientación dada a la población, que busca el sistema de salud solo cuando los casos son muy graves y el uso de respiradores. , requerido

¬ęSolo que no tenemos respiradores. La gente muere en el camino¬Ľ.

Seg√ļn Castillo, hay 18 camas de UCI equipadas con respiradores en Cochabamba, y todas est√°n ocupadas. En la capital del pa√≠s, La Paz, la situaci√≥n no es muy diferente. Hay 21 camas de UCI en toda la ciudad, y actualmente todas est√°n llenas.

Una de las im√°genes que llam√≥ la atenci√≥n de la CIDH y la comunidad internacional fue la de un hombre de 33 a√Īos que busc√≥ atenci√≥n en varias unidades hasta que cay√≥ al suelo y muri√≥ en la fila para ser visto en el hospital de Cotahuma.

Seg√ļn la Sociedad Boliviana de Medicina Cr√≠tica y Cuidados Intensivos, solo hay 140 camas adecuadas para tratar casos graves de coronavirus en todo el pa√≠s, y se necesitar√≠an al menos otras 700 para alcanzar el n√ļmero ideal para atender a la poblaci√≥n.

Como si la saturación del sistema de salud no fuera suficiente, el país está experimentando un momento político complicado.

En medio de la pandemia, estalló un grave caso de corrupción: 170 fanáticos comprados por el ex ministro de Salud Marcelo Navajas eran demasiado caros. Fue despedido de su cargo y ahora está detenido en espera de juicio.

Sin embargo, lo m√°s grave es que los fan√°ticos adquiridos ni siquiera se usan para tratar Covid-19.

Despu√©s de la renuncia de Evo Morales y un arreglo complicado que llev√≥ a Jeanine A√Īez al poder temporalmente, se programaron nuevas elecciones para el 3 de mayo, pero la pandemia oblig√≥ al gobierno a posponer las elecciones.

Despu√©s de acaloradas discusiones, el Congreso y el tribunal electoral acordaron celebrarlo el 6 de septiembre. A√Īez, quien tambi√©n es candidato, se resisti√≥ a aceptar, pero termin√≥ respaldando la fecha.

Finalmente, la situación social y económica del país también se está deteriorando con la pandemia.

Desde el comienzo de la cuarentena, seg√ļn la Defensor√≠a del Pueblo, 2.4 millones de personas han sido empujadas a la pobreza, mientras que la ayuda del gobierno est√° vinculada a requisitos que no todos cumplen: tener hijos en la escuela, tener m√°s de 60 a√Īos o ser registrado en otros programas de asistencia social.

El beneficio para aquellos que no cumplen con los requisitos no es suficiente para comprar una canasta familiar básica por mes. La crisis y la recesión de los dos principales compradores de gas de Bolivia, Brasil y Argentina, empeoran la situación en el país.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *