Las migajas





En el siglo En el siglo XIX, el capitalismo apenas estaba calibrado para los problemas sociales. Y si se se帽alara esta realidad, pronto habr铆a quienes argumentaran que no era as铆. Despu茅s de todo, como en un sistema hidr谩ulico, siempre hubo fugas que permitieron que la riqueza acumulada en la parte superior se distribuyera por el resto de la pir谩mide social.





La verdad es que, con los saltos de riqueza que permitieron el capitalismo y la innovaci贸n tecnol贸gica, la acumulaci贸n en la cima nunca se hab铆a acentuado m谩s que en ese per铆odo. Pero lo poco que quedaba para las bases era suficiente para los defensores del chorritoabajo decir que todo estuvo bien.

Resulta que estas tesis fueron derrotadas, ya sea por la revoluci贸n bolchevique o por la crisis de 1929/33. A partir de esas fechas, el mundo desarrollado comenz贸 a organizarse para no esperar las sobras de los muy ricos.

En los pa铆ses capitalistas, esto dio lugar a la s铆ntesis socialdem贸crata, con sistemas tributarios progresivos, estados sociales fuertes y una distribuci贸n menos desigual de la riqueza.

Sin embargo, con el fracaso de los reg铆menes orientales, las tesis de la chorritoabajo, esta vez con la cobertura del neoliberalismo, promovido por las facultades de econom铆a y gesti贸n, la OMC, el FMI, el Banco Mundial, el Foro Econ贸mico Mundial, la Sociedad Mont Pelerin, el Club Bilderberg y el consenso de Washington. El argumento devolvi贸 que si gravamos a los muy ricos, asfixiamos el sistema econ贸mico y evitamos que la riqueza se filtre de arriba hacia abajo, dej谩ndolos a煤n m谩s pobres.

Debido a este retorno ideol贸gico y pol铆tico, llegamos al siglo. XXI con una distribuci贸n desigual de la riqueza y el ingreso sin precedentes en la historia, con el 1% m谩s rico de la poblaci贸n con m谩s del 50% de la riqueza mundial.

La captura de gobernantes (incluso las democracias) en este 1% ha hecho que las leyes cumplan con los esquemas de acumulaci贸n de riqueza, con capital circulando de para铆so fiscal a para铆so fiscal, y otras ingenier铆as financieras, al final. del d铆a, apenas pagando impuestos y apenas contribuyendo a las finanzas estatales.





Cuando estalla una crisis econ贸mica mundial (como ya sucedi贸 en 2008-2010 y est谩 sucediendo ahora), la atenci贸n pronto se centra en estas desigualdades obscenas y en c贸mo solo son posibles a trav茅s del fraude en el contrato social.

De tal manera que esto sucede que incluso los elementos que pertenecen al 1% m谩s rico parecen denunciar el mismo sistema que les permite acumular tanto. En una carta abierta, algunos multimillonarios han llegado a decir que deben pagar m谩s impuestos, de forma permanente y fuerte, para que el mundo supere esta crisis sanitaria, econ贸mica y social. Conscientes de que solo los estados pueden resolver problemas p煤blicos y globales (para los cuales no hay una buena organizaci贸n ben茅fica), solicitan una acci贸n estatal decisiva, diciendo que tienen los recursos financieros listos para ser gravados.

Estas rebajas de conciencia tambi茅n son autoprotectoras: es que no solo saben que la teor铆a de chorritoabajo es una mentira, como saben que solo las bases que tienen m谩s (y un poco menos) ser谩n posibles para mantener el capitalismo en funcionamiento de manera sostenida. Y no hay necesidad de 鈥渃iencia espacial鈥: simplemente no abandone la s铆ntesis socialdem贸crata y los sistemas impositivos progresivos (que de nuevo pueden tener tasas impositivas marginales del 80 o 90%, como sucedi贸 en los EE. UU. Durante el siglo XX) XX, o el infame impuesto Tobin del 0.1% sobre las transacciones del mercado de valores, que nunca abandon贸 el peri贸dico).

Despu茅s de todo, lo que nos est谩n diciendo es simple: lo que para ellos todav铆a son migajas, son para nosotros (s铆, creo que quien lea esto pertenece al 99% m谩s pobre del mundo) la diferencia entre salvar sistemas de salud , pensiones, justicia y educaci贸n o tener que remontarse al siglo XIX. XIX Perm铆tanos gravarlos, entonces.

El autor escribe seg煤n la antigua ortograf铆a.

Ana Gomez

Ana G贸mez. Naci贸 en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a帽os. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi茅n me considero una Geek, amante de la tecnolog铆a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:聽https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *