Las madres que denunciaron a la mafia calabresa: "Esto s√≠ es feminismo del cari√Īo"





, Que se ha convertido en la clave del poder de la Ndrangheta. En "Las buenas madres", Alex Perry cuenta la historia de las que se atrevieron a romper el código Рy pagaron caro por eso.





"Los Pesce hab√≠an concluido ya mucho que, siendo el cementerio de Rosarno el lugar m√°s obvio para depositar un cad√°ver, ser√≠a el √ļltimo sitio donde alguien buscar√≠a. En el interior de la capilla de la familia, el abuelo de Giuseppina, Angelo Ferraro, asesinado por haber tenido una aventura rom√°ntica. Al lado de √©l estaba Annunziata Pesce, prima de Giuseppina, que traicion√≥ al marido y toda la 'Ndrangheta al huir con un polic√≠a. En la calle en 1981, a plena luz del d√≠a, fue apuntada en el cuello por el jefe, Antonino Pesce, con su hermano mayor, Antonio, a ver. ¬ŅY la recompensa de Antonio por su lealtad impasible? Promoci√≥n a una posici√≥n dominante en el seno de la ndrina para √©l y para su familia m√°s cercana.

Muertes como ésta no dejaban duda acerca del precio de la traición."

La familia Pesce siempre fue una de las familias más poderosas entre toda la mafia calabresa, la 'Ndrangheta. Y, al igual que las otras que componen el clan, siempre supo aplastar la disidencia interna con toda determinación, ya sea de un joven imberbe de sus filas, ya sea de sus propias madres e hijas. Ha sido así desde hace décadas.

Alex Perry, el autor de "Las Buenas Madres", libro sobre las tres mujeres que denunciaron la 'Ndrangheta (KIMMY SIMONES / OBSERVADOR)





Hasta que una de las hijas del clan Pesce, Giuseppina, se atrevió a romper con todo y denunciar a su propia familia, con la esperanza de conseguir alejarse a sí ya sus hijos del crimen del sur de Italia. En el caso de las mujeres calabresas que se traslada a las propias familias, donde el crimen no es sólo parte del día a día, sino el modo de vida. Pesce, Cacciola y Denise, hija de Lea, acabaron por colaborar con las autoridades y dieron un golpe profundo en la Ndrangheta. Dos mujeres acabarán muertas, como Annunziata en 1981. La gran diferencia es que esta vez Italia se importó y lloró los asesinatos-en el funeral de Lea Garofalo, miles de italianos se unieron a las ceremonias y protestaron contra la mafia, usando el lema "Veo, siento, hablo".

El periodista Alex Perry quedó impresionado por el hecho de que esta historia no haya cruzado fronteras. A lo largo de su carrera escribió para publicaciones como Newsweek, New Yorker o Time, como corresponsal en países asiáticos y africanos; pero fue en Italia que encontró una historia tan impresionante que una serie de artículos no llegaba para cubrirla. A pesar de no hablar italiano con fluidez, Perry pidió ayuda a una traductora, consultó decenas de procesos, hizo muchas entrevistas y decidió no sólo homenajear las vidas de Garofalo, Cacciola y Pecce, sino también dar a conocer las raíces profundas de la Ndrangheta. Es la hermana desconocida de la mafia italiana, que prolifera en la sombra y que, asegura el británico, es la más poderosa de las organizaciones de crimen organizado procedentes de Italia. El resultado está en el libro "Las Buenas Madres" (ed. Vogales), que llega a las librerías el día tres de septiembre.

El libro "Las Buenas Madres", de Alex Perry, estar√° a la venta a partir del 3 de septiembre

"La gente oy√≥ hablar de los sicilianos, de la Cosa Nostra, y Hollywood ayud√≥ a eso. La Camorra de N√°poles es vistosa como todo, sus matrimonios parecen acontecimientos de sociedad que aparecen en los peri√≥dicos. La "Ndrangheta no hace nada de esto", explica el autor al Observador. "Yo, que soy corresponsal internacional y ya he estado en muchas partes del mundo, nunca hab√≠a o√≠do hablar de ellos antes de decidir hacer este libro"Se levanta as√≠ la punta del velo que a√ļn permanece extendida sobre el submundo de Calabria: un lugar de calles casi desiertas y puertas cerradas, donde ni√Īos de 13 a√Īos ya no van a la escuela, pero saben disparar armas de fuego, y donde las mujeres se remiten a su condici√≥n de esposas, madres y amas de casa – nada m√°s.

La cultura de la "Ndrangheta en relaci√≥n a sus mujeres es la pieza fundamental del libro, ya que, en parte, fue por encarar a las mujeres como ciudadanas de segunda que la mafia calabresa fue atrapada en la curva, al ser denunciada p√ļblicamente por tres de ellas. "Las mujeres no existen en la sociedad de la Ndrangheta, , resumi√≥ la diputada del Partido Democr√°tico Laura Garavini. "Est√°n silenciadas. No pueden participar en las actividades de la organizaci√≥n. Son como objetos.

Fue por saber esto que Alessandra Ceretti arriesg√≥ un nuevo enfoque en el combate a la mafia calabresa. La procuradora intent√≥ aprovechar a las mujeres silenciadas y heridas que todo saben sobre los cr√≠menes que se pasan a su alrededor, pero que son subestimados por los maridos y los padres. "Las buenas madres" es, por tanto, un libro sobre las mujeres que denuncian a sus familias, pero tambi√©n sobre la mujer que las lleva a denunciarlas, convirti√©ndose en personaje de pleno derecho. "Alessandra es una persona excepcional", comenta el autor. "No hay muchas muchachas que a los ocho a√Īos en Sicilia decidan que quieren ser procuradoras anti-mafia cuando sean grandes."

Las historias de Lea, Giuseppina y Mar√≠a comenzaron como las de tantas otras mujeres de Calabria. Casadas a los 16, a los 14 ya los 13 a√Īos, las tres mujeres conocieron matrimonios donde las sovas eran procedimiento habitual y donde el descanso s√≥lo surg√≠a a espacios, cuando los maridos cumpl√≠an la pena en la prisi√≥n o hab√≠an desaparecido durante d√≠as, despu√©s de una lupara bianca (nombre dado a las desapariciones realizadas por la mafia donde el cuerpo nunca se encuentra). Cuando, en una visita a la prisi√≥n, Lea sugiri√≥ a su marido, Carlo Cosco, que denunciara a los camaradas, √©l le apret√≥ el cuello hasta que los guardias los venir a separar. Sin el apoyo de su marido, Lea acabar√≠a por atrapar a su hija, Denise, y "desaparecer" – hasta que Carlo pudiera orquestar una reconciliaci√≥n, que acabar√≠a con Lea muerta. Se le toc√≥ a su hija, adolescente, testificar contra su padre y enviarlo a la c√°rcel.

"La Lea Garofalo era un personaje tan asertivo, parece que ella fue una rebelde desde el primer momento en que tuvo conciencia de algo", recuerda Alex Perry sobre el proceso de descubrir la historia de Garofalo. "Fue un caso inusual y no ten√≠a ning√ļn ejemplo para seguir. Y cuando se rebel√≥, durante mucho tiempo no pidi√≥ ayuda a las autoridades, anduvo en fuga sola con su hija. Esto demuestra su resiliencia, su astucia, su inteligencia. Y tambi√©n su autonom√≠a.

En el caso de Concetta, también había un historial de violencia familiar, pero la rebeldía de esta mujer se manifestó de forma más tímida. Cuando el marido Salvatore le apuntó un arma a la cabeza, fue la gota de agua que la hizo quejarse al padre. Este, sin embargo, le respondió sólo "es tu boda y tu vida. "Conjeturate." Concetta acabaría por huir y denunciar a la familia a las autoridades, pero el chantaje emocional de los Concetta fue más fuerte y la hija acabó por regresar. De ahí a su violenta muerte, poco tiempo pasó. "María Concetta Cacciola es un personaje mucho más pasivo", dice Perry, que considera a Cacciola a la mujer de estas tres que tiene la historia más "trágica". "Ella nunca estuvo totalmente en control de lo que estaba haciendo, sólo consiguió durar dos meses en fuga hasta ceder y volver a su familia, aun sabiendo que va a ser muerta, pero lo hace para volver a sus hijos.

Giuseppina no tuvo exactamente el mismo destino. Una "g√°ngster de traer por casa ", en palabras de Perry, su motivaci√≥n para colaborar con los fiscales se resume al intento de" conseguir la ventaja para s√≠ y para sus hijos ", seg√ļn el escritor. Lo que, para Perry, no la hace menos valiente.

Aunque a los 15 a√Īos ya era madre y tuvo que criar a los tres hijos pr√°cticamente sola, mientras que el marido Rocco entraba y sal√≠a de la c√°rcel, Giuseppina no acept√≥ aprisionarse s√≥lo entre las tareas dom√©sticas y r√°pidamente forz√≥ a la familia -una de las m√°s poderosas de toda la 'Ndrangheta en Rosarno – a dejarla participar en las actividades del grupo. Impedida de participar en los cr√≠menes violentos de la organizaci√≥n, Giuseppina trataba de la contabilidad y pasaba recados. El rev√©s se dar√≠a con una operaci√≥n policial donde fue atrapada en la red y por la que su caso amoroso con un amante fue expuesto, dej√°ndola vulnerable a la ira de la familia. Para evitar tener el mismo fin de la prima anunciada, muerta a tiro en medio de la calle, Giuseppina decidi√≥ colaborar con las autoridades. "Si intentamos sacar una lecci√≥n de este libro, lo que sabemos es que la √ļnica que sobrevive es la que, en realidad, es la m√°s calculadora y m√°s fr√≠a. "Ah√≠ est√° un mensaje un poco horrible", confiesa Perry, de ojos vidriados en la tapa de la mesa, como mirando hacia su propio libro a una nueva luz.

Cierto es que, de forma apasionada o calculadora, las tres mujeres protagonizan una historia que rompe con todo lo que es habitual para quien naci√≥ mujer en cuna de la Ndrangheta. "Estamos en un momento en que hay muchas historias sobre el coraje y la asertividad feminista, el #MeToo y el etc. Pero cuando o√≠mos hablar en dos actrices de Hollywood a discutir sobre el hecho de no apoyarse mutuamente, me parece que esa puede ser una discusi√≥n un poco trivial entre dos mujeres privilegiadas ", refleja el autor, que dice haber encontrado en las historias de estas mujeres un nuevo significado para la palabra "feminismo". "Aqu√≠ hay mujeres que expusieron a una de las mayores organizaciones criminales del mundo y que enviaron a algunos de los hombres m√°s poderosos de su clan a la c√°rcel. ¬°Esto s√≠ es feminismo del cari√Īo! "

El caldo donde Garofalo, Cacciola y Pesce fueron creados ten√≠a todos los ingredientes para que las tres mujeres no se voltearan contra su propia familia: "Estas comunidades son aisladas, en aldeas muy peque√Īas, donde la lengua es otra. Salir de all√≠ es muy dif√≠cil y es casi imposible cuando se fue retirado de la escuela a los 12 a√Īos y cuando las √ļnicas personas que conocemos o son de nuestra familia o est√°n dentro del grupo ", analiza el autor. "Lo que estas mujeres tienen en com√ļn – y que es raro – es la capacidad de imaginar una vida diferente para usted. El contraste entre ellas y las propias madres es muy grande: las madres de ellas est√°n dentro del culto y no pueden ver m√°s all√° de √©l. En la pr√°ctica, son ellos mismos los verdugos de ese culto."

Todo comienza en el nacimiento. A los beb√©s se les da a elegir una clave -que representa al Estado -y un cuchillo -que representa a la Ndrangheta-, con las madres a alentar a los hijos a acercarse al cuchillo. Al final de la infancia, el aislamiento ya se agudiz√≥: en este mundo tan cerrado, asegura Perry, la mayor√≠a de los adolescentes no oye a Lady Gaga y prefiere antes bailar al son de la m√ļsica. tarantela, m√ļsica del folclore local, tocada a ritmo acelerado. A los 15 a√Īos, la mayor√≠a de las chicas ya huyeron con sus novios y fue dada en matrimonio por la familia, entregados a la domesticidad. Los chicos, esos, o ya comenzaron a ser preparados para el futuro dentro de la Ndrangheta o ya est√°n inmersos en el d√≠a a d√≠a de la organizaci√≥n.

En el caso de Mar√≠a Concetta Cacciola y sus hijos, el juez Roberto di Bella decidi√≥ iniciar una cruzada para retirar a sus hijos a algunos clanes de la Ndrangheta por malos tratos. Con la realizadora Helen Fitzwilliam, comparti√≥ algunos de los casos m√°s chocantes que encontr√≥ a lo largo de su carrera: "Un jefe de la mafia fue atrapado en las escuchas a decirle a su hijo mayor que √©l tendr√≠a el mismo estatuto que el padre a los 14 a√Īos. En otra escucha, se oye un padre y el hijo de 12 a√Īos a tener un momento de convivencia disparando una Kalashnikov. Los ni√Īos son usados ‚Äč‚Äčcomo vigilantes durante los asesinatos y las chicas ayudan a adulterar y embalar droga. Algunos de los adolescentes, de los 12 a los 16 a√Īos, que aparecieron en su tribunal hab√≠an asesinado o robado, incendiados coches de la polic√≠a o exigido dinero recurriendo a amenazas. "Se comportan como ni√Īos soldados", me dijo el juez.

Muchos de ellos ya habr√°n pasado por el "bautismo", el ritual de iniciaci√≥n de la Ndrangheta que se basa en el folclore local. El iniciado, acompa√Īado de un padrino, se coloca en "posici√≥n de herradura" mientras escucha el c√≥digo de honor que tendr√° que seguir, anunciado por capo societ√†. Despu√©s, su dedo es cortado y una gota de sangre se derrama sobre una imagen del arc√°ngel San Miguel, santo patrono de la Ndrangheta. La imagen es despu√©s quemada, mientras que el capo pronuncia las palabras "Tal como el fuego quema esta imagen, tambi√©n t√ļ deber√°s arder si te manch√°is con la infamia".

Para Perry, estos ritos, sin embargo expuestos en videos de la polic√≠a divulgados en 2014, no pasan de una artima√Īa de la propia organizaci√≥n, una mitolog√≠a creada por la propia Ndrangheta y no una tradici√≥n ancestral. "Esta leyenda, esta idea de los hombres de honor, es todo una mentira. "Es una mentira, una invenci√≥n", dice, tan exasperado como la procuradora Ceretti, que se indigna con la romantizaci√≥n de la mafia hecha por pel√≠culas como 'El Padrino' o 'Todo Buenos Muchachos'.

Los rituales, sin embargo, tienen un propósito muy concreto, como el propio autor reconoce: "Esto sólo existe porque no es posible mantener una organización llamando a todo el mundo y preguntándoles entonces, qué cosa horrible es lo que vamos a hacer hoy? Esto no inspira a nadie. Pero si les decimos 'tenemos una gran herencia que viene desde los Templarios y la blá blá blá', de repente nos hemos convertido en guardián de una tradición y servidores honrados de esa tradición.

Las muertes de Garofalo y Cacciola son sólo la punta de un iceberg de violencia de la Ndrangheta para con sus mujeres, sujetas a palizas rutinarias por los maridos y amenazadas por los propios padres si consideran la posibilidad de divorcio. En una organización donde sólo se entra por lazos de sangre o matrimonio, es fundamental garantizar que la familia se mantiene como un compartimiento estanco, de donde no sale información que pueda poner en cuestión a la familia.

la Omerta, el código de silencio de la mafia, es particularmente tomado en serio en la Ndrangheta, donde la ruptura del código representa no sólo una traición a la mafia, sino a la propia famiglia. Sólo así se explica que María Concetta Cacciola acabó muerta con la garganta quemada por ácido, después de haber intentado alcanzar el mundo exterior Рprimero por Facebook, donde conoció al amante, después a través de los fiscales, con quienes decidió colaborar.

"Su éxito se basa en el secreto. Y el secretismo es algo muy difícil de mantener, ya que comunicar es un impulso humano ", advierte Perry. "Lo que es de genio por parte de la Ndrangheta es que ellos aplican ese secretismo a través de la familia. Y eso se convierte en una herramienta increíblemente poderosa, porque no se traiciona a la propia madre, no se traiciona al propio hermano y porque el padre será siempre una figura de autoridad en la vida de estas mujeres. Cuando se traiciona a la familia, especialmente en un país como Italia, donde la familia está en el centro de todo, se abre la posibilidad de que venga a vivir una vida bastante vacía y sin sentido.

Con ra√≠ces que se remontan al final del siglo XIX, la 'Ndrangheta (palabra que viene del griego andragath√≠a, sin√≥nimo de hero√≠smo o virtud) se desarroll√≥ en Calabria, la regi√≥n aislada del sur de Italia correspondiente a la "punta de la bota" que es el pa√≠s. Sus m√©todos son en todo semejantes a los de la Cosa Nostra o de la Camorra, funcionando en clan cerrado, aliment√°ndose del tr√°fico de drogas y de la extorsi√≥n y apoy√°ndose Omerta para enga√Īar a las autoridades. La gran diferencia est√° en el hecho de que la 'Ndrangheta ha florecido en la sombra, consiguiendo aplicar el c√≥digo de silencio de forma m√°s eficaz.

La prueba de ello es el n√ļmero de pentiti (nombre dado a los miembros de la mafia que colaboran con las autoridades), que en el caso de la 'Ndrangheta no deber√° ir m√°s all√° de unos cuantos cientos, , explica el periodista especialista en Italia y corresponsal de Economist en el pa√≠s, John Hooper. Los datos de la justicia italiana de 2008, citados por la Der Spiegel, daban cuenta de apenas 42 pentiti de la 'Ndrangheta – contrastando con los mil de la Cosa Nostra y los dos mil denunciantes de la Camorra.

Es gracias a esta cohesi√≥n interna que la Ndrangheta ha logrado aumentar exponencialmente su negocio. A partir de la peque√Īa base en Calabria y con el apoyo de los miembros de la comunidad repartidos por todo el mundo, act√ļa en centenares de pa√≠ses y registra un volumen de negocios que podr√≠a corresponder a cerca del 3,5% del PIB italiano. Es responsable de cerca del 70% del tr√°fico de coca√≠na en Europa, protagoniza una guerra entre mafias en Canad√° y vende hasta armas para el conflicto en Siria.

"Fue un descubrimiento incre√≠ble, hasta el nivel personal", admite el autor de "Las Buenas Madres" sobre el nivel de sofisticaci√≥n del crimen de la Ndrangheta. "Imaginar que existe este grupo criminal internacional con presencia en 120 pa√≠ses y un ingreso entre los 50 y 100 mil millones de euros y ninguno de nosotros ha o√≠do hablar de esto … Estamos en una era en que m√°s que nunca nos distraemos con el" espect√°culo, sea con el terrorismo, con Donald Trump o con los icebergs a derretir. Estamos menos atentos a los fen√≥menos organizados, sutiles y deliberados.

Uno de los elementos m√°s fascinantes modus operandi de la Ndrangheta es la forma en que esparci√≥ sus tent√°culos un poco por todo el mundo, aumentando as√≠ sus ingresos para valores dos veces superiores a los de la Cosa Nostra. Parte de ese √©xito se basa en el hecho de que el 80% de sus beneficios proceden de Italia, seg√ļn Hooper, contra el 40% de los rivales. Las estrategias para hacer ganancias son muchas y variadas, como Perry explora en su propia obra:

"La Ndrangheta buscar√° siempre debilitar el poder y la autoridad estatal italianos. Ahora estaba haciendo lo mismo en otras partes del mundo. Lo hac√≠a comprando grandes fracciones de deuda de pa√≠ses extranjeros y amenazando despu√©s a esos pa√≠ses con la venta a desbaratar esa deuda, promoviendo con ello la reputaci√≥n de incumplimiento financiero. La √ļnica opci√≥n de una naci√≥n deudora era consentir que la Ndrangheta usara su territorio como base y sed de blanqueo de dinero. Hasta entonces, los fiscales hab√≠an recogido pruebas de que la 'Ndrangheta chantajeara de esta manera a Tailandia e Indonesia.

Pero la gran parte de los ingresos de la organización viene incluso del tráfico de drogas, sobre todo vía América Latina. Países como Alemania Рy Portugal Рhan respondido con operaciones policiales con el fin de limitar el uso de sus puertos como canales de entrada de drogas de la 'Ndrangheta en Europa. "No hay otro grupo criminal con la misma capacidad de inmiscuirse en ambientes sociales poco familiares a través de la infiltración en el día a día", resumió la Hooper el procurador de Reggio Calabria, Federico Cafiero de Raho. "A 'Ndrangheta coloniza.

En las Buenas Madres, Perry da cuenta de que como la mafia calabresa soborn√≥ "casi por entero" la aduana de Mozambique y el propio Gobierno de Guinea-Bissau, pa√≠s donde "soldados alejaban el tr√°fico de las autopistas p√ļblicas para que los aviones narcotraficantes podr√≠an aterrizar "las antiguas colonias sirven como punto intermedio entre Brasil, donde la droga ser√≠a enviado, y Portugal -., donde para entrar en Europa. Un informe de 2009 de Europol, citado por el Daily News, que se atribuye a Portugal un "papel importante" en la ruta de la droga 'Ndrangheta, mientras que el noticiava expreso hace dos a√Īos que la Polic√≠a Judicial ya la investigaci√≥n de la presencia del grupo en Portugal que se extiende tambi√©n a las apuestas online en partidos de f√ļtbol desde 1991.

Que los gobiernos europeos est√°n m√°s atentos a la acci√≥n de Ndrangheta, Alex Perry no tiene dudas: "La gran excepci√≥n es mi propio pa√≠s, el Reino Unido. Es la m√°quina de lavar y el motor financiero no s√≥lo de la 'Ndrangheta, sino de gran parte del crimen organizado global', lamenta el periodista. "Espero que uno de los efectos del libro pueda ser el de llevar a las personas a cuestionarse sobre la presencia del crimen organizado en sus vidas", A√Īade. Y deja como consejo un ejercicio que √©l mismo pas√≥ a hacer: "Todo el mundo sabe de un ejemplo de una tienda en la esquina que nunca tiene clientes, pero que, sin embargo, logra pagar una renta car√≠sima … ¬ŅQu√© es lo que pasa ah√≠ ? ¬ŅO aquel pol√≠tico, de d√≥nde viene el dinero? Deben o√≠r sus dudas interiores e intentan arreglar respuestas a esas preguntas. "

Nada es por casualidad en la Ndrangheta, al igual que su riqueza disfrazada, escondida detrás de ropas simples y de una región subdesarrollada, sólo cumple el propósito de preservar la continuidad del grupo. la Calabria es todavía hoy una de las regiones más pobres de toda Italiadonde el desempleo entre los jóvenes alcanza el 40% y el PIB per cápita es el más bajo de todo el país. La mafia tiene una explicación simple para esta situación, explorando una herida abierta de la historia del país: la culpa es "del Norte". "La verdad es que el Gobierno del Norte y la Unión Europea arrojaron dinero en Calabria y la mafia absorbió todo lo que pudo y aplastó cualquier tipo de desarrollo", acusa Perry. "La Ndrangheta se presenta como el paladín del Sur pobre, pero la verdad es que es precisamente lo opuesto.

Los casos de mala gesti√≥n de fondos europeos se suceden. Desde 2007, la UE ha enviado m√°s de tres mil millones de euros para proyectos en Calabria, como la construcci√≥n del puerto de Gioia Tauro. Antes de eso, en los a√Īos 90, la comunidad europea ofreci√≥ 10 000 millones de euros, casi todos con vistas a la autopista A3. Ambos proyectos se vieron aspirados por la propia Ndrangheta, que explora las empresas involucradas en los proyectos a trav√©s de la aplicaci√≥n del Pizzo, el llamado "impuesto" pagado a la mafia para garantizar "que todo corre por la mejor".

"No veo suficiente atención a esto", alerta Alex Perry, que investigó fenómenos como la infiltración de grupos de la mafia en refugios para refugiados en Roma, para absorber fondos europeos. "El objetivo es sólo enviar el dinero para poder decir 'aplicamos' x 'millones en infraestructuras o en energías alternativas'. La Ndrangheta mira al Gobierno como la mayor gallina de los huevos de oro que existe. Es por eso que quiere entrar en la política."

La infiltraci√≥n de la mafia en la pol√≠tica es ya un cl√°sico en Italia y tambi√©n la 'Ndrangheta intenta mojar el pie en el pantano de las conexiones peligrosas. En 2012, tres miembros del consejo regional de Calabria ya hab√≠an sido detenidos por sospechas de conexi√≥n con grupos mafiosos. El presidente de la regi√≥n a la altura, Giuseppe Scopelliti, acab√≥ siendo condenado en 2014 a seis a√Īos de prisi√≥n y prohibido de ejercer cargos p√ļblicos, despu√©s de que los investigadores descubrieron una infiltraci√≥n total de la Ndrangheta en la asamblea municipal de Reggio Calabria y un apadrinamiento pol√≠tico de la organizaci√≥n al antiguo presidente de la c√°mara.

"Fue este mismo Scopelliti que apadrin√≥ a Matteo Salvini, l√≠der de la Liga y actual ministro del Interior italiano, que concurri√≥ a las elecciones por la regi√≥n de Calabria – levantando sospechosas sobre hasta qu√© punto el propio Salvini estar√≠a ligado a la 'Ndrangheta. Poco importa que hasta hace poco la Liga se llamara Liga del Norte y defendiera una separaci√≥n del Sur empobrecido: "La prioridad era tener el mayor n√ļmero de votos posible. En este sentido, Scopelliti represent√≥ una suerte para Salvini. No importa que Scopelliti haya sido elegido con el apoyo de los clanes, como las investigaciones revelaron. Scopelliti era popular y pod√≠a contar con cientos de partidarios ", resumi√≥ al Guardian el periodista calabr√©s Giovanni Tizian. Y esa no es la √ļnica conexi√≥n entre la Liga y la 'Ndrangheta: de acuerdo con La Repubblica, Vincenzo Gioffr√®, candidato no elegido del partido, tuvo durante a√Īos relaciones comerciales con miembros de la organizaci√≥n, incluso con la familia Pesce.

Al mismo tiempo, Salvini dice con todas las letras en eventos p√ļblicos que "Ndrangheta es" una mierda, un c√°ncer que se extendi√≥ por toda Italia ". Pero el escrutinio no parece ser tan apretado entre sus propios colaboradores. Para Perry, esta no es una actitud que sorprenda y da un ejemplo del nivel de infiltraci√≥n de la mafia calabresa en todos los sectores de la sociedad: "Una vez, durante la elaboraci√≥n de este libro, estaba tratando de encontrarme con una persona y, me dijo que, para ello, tendr√≠a que pagar un soborno. Cuando llegu√© al lugar, la persona a la que yo ten√≠a que pagar era responsable de una asociaci√≥n antim√°tica. Es decir, la asociaci√≥n era gestionada por la propia mafia ", comenta soltando una carcajada, at√≥nito con el ins√≥lito de la situaci√≥n.

Tal vez sea precisamente por este nivel de infiltración en la sociedad que las condenas a miembros de la mafia escasean, aunque Italia es un país donde la justicia tiene autorización para hacer escuchas casi indiscriminadas a las organizaciones de crimen organizado, ya sea a las llamadas telefónicas, ya sea en las casas. Los casos de Garofalo, Concetta y Pesce resultaron en condenas concretas, algunas de ellas capos de alto nivel. Sólo en el clan Pesce, 42 personas fueron condenadas, incluido el jefe del clan (Antonino Pesce, tío de Giuseppina). Muchos de los condenados eran familiares cercanos de Giuseppina, como el padre, la madre, el marido y dos hermanos.

Los tres casos provocaron una sacudida profunda en la Ndrangheta, que vio por primera vez sus fragilidades ser expuestas en p√ļblico. Y la organizaci√≥n sac√≥ de ah√≠ sus lecciones, como explica Perry: "Los clanes m√°s inteligentes ya percibieron que la forma en que han tratado a las mujeres fue un error", dice el autor. Pero el aprendizaje tambi√©n se tradujo en una mayor adaptaci√≥n en otras ramas, como a nivel financiero, colocando todo el dinero adquirido fuera de Italia – lavando el dinero en el extranjero, por ejemplo en Londres. "En este sentido, el libro tiene un final ligeramente deprimente: esta organizaci√≥n perdura y se adapta", dice el autor. "El calabr√©s t√≠pico, agricultor de naranjas, est√° desapareciendo y reemplazado por un negocio internacional de gesti√≥n de activos. Cuando se hace 50 a 100 mil millones por a√Īo durante 30 a√Īos, ya no es necesario hacer m√°s dinero. S√≥lo hay que asegurarse de que se puede quedarse con √©l y hacerlo crecer.

"Las Buenas Madres" de Perry, sin embargo, no traen consigo s√≥lo lecciones para la Ndrangheta, sobre c√≥mo aprender a sobrevivir mejor. Esto mismo est√° escrito en el libro, con n√ļmeros bastante concretos:

"M√°s notable, tal vez, era el n√ļmero de mujeres de la Ndrangheta a seguir el ejemplo de las tres mujeres: 15, m√°s que las que hab√≠an testificado en cuatro d√©cadas de juicios de la Cosa Nostra. El tribunal de menores de Di Bella, en particular, se hab√≠a convertido en un polo de atracci√≥n para las mujeres disidentes de la Ndrangheta. A medida que los hijos – m√°s de 30 a finales de 2016 – se volv√≠an contra los padres, las madres tomaban el partido de los hijos y no de los maridos.

Perry admite que la historia de las tres mujeres es tan inspiradora que sus efectos no quedan limitados a la mafia. Num pa√≠s como It√°lia, onde os √≠ndices de igualdade de g√©nero s√£o dos piores dentro da UE, a rebeldia de Garofalo, a coragem de Cacciola e a emancipa√ß√£o de Pesce tocaram fundo em muita gente: ‚ÄúIsto n√£o √© s√≥ sobre a m√°fia. √Č sobre muitas mulheres que viram as suas pr√≥prias vidas refletidas nas vidas destas mulheres. E foi por isso que o protesto contra a m√°fia [depois da morte de Garofalo] se tornou tamb√©m um protesto contra o machismo‚ÄĚ, sentencia Perry.

S√£o os sinais positivos a retirar de um fen√≥meno que est√° longe de ser erradicado do pa√≠s. Por mais escutas que Roma fa√ßa, por mais procuradores dedicados que surjam, por mais mulheres que decidam entregar os maridos, a m√°fia perdurar√°, cr√™ Perry. ‚ÄúCitando Franco Roberto, procurador anti-m√°fia, aquilo que a Justi√ßa est√° a lutar contra √© a pr√≥pria natureza humana, a corrup√ß√£o das nossas almas. S√≥ no dia em que conseguirmos dizer que os seres humanos s√£o capazes de resistir ao enriquecimento √© que podemos ter a certeza de que a m√°fia j√° n√£o ganha.‚ÄĚ

Texto de Cátia Bruno, ilustração de Raquel Martins.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *