Las incertidumbres en las relaciones entre Estados Unidos y Taiw√°n marcan los 50 a√Īos de la sede de China en la ONU





Hace 50 a√Īos, el clima se volvi√≥ amargo para Taiw√°n. En octubre de 1971, la Asamblea General de la ONU aprob√≥ una resoluci√≥n que decidi√≥ ¬ęrestaurar todos los derechos de la Rep√ļblica Popular China y reconocer a sus representantes gubernamentales como los √ļnicos representantes de China en las Naciones Unidas¬Ľ.





Nacionalistas y comunistas disputaron durante dos décadas quién era el representante legítimo de China en la ONU y, por extensión, en el mundo. La resolución de 1971 es un importante punto de inflexión en el ascenso de la China comunista al orden internacional. Desde entonces, varios países han normalizado su relación con Beijing. Brasil lo hizo en 1974.

El origen de la disputa se remonta a la guerra civil china. Cuando los comunistas ganaron el conflicto en 1949 y fundaron la Rep√ļblica Popular China (PRC), los nacionalistas, encabezados por Chiang Kai-shek, huyeron a Taiw√°n. A partir de ah√≠, pretend√≠an recuperar el control del pa√≠s. Argumentaron que la Rep√ļblica de China (ROC) todav√≠a exist√≠a y que eran sus representantes. Desde Beijing, los comunistas abogaron por lo contrario.

Cuando se estableci√≥ la ONU en 1945, por supuesto, no exist√≠a la Rep√ļblica Popular China. Bajo los nacionalistas, China fue uno de los primeros pa√≠ses en firmar la Carta de las Naciones Unidas, que por cierto le asegur√≥ un puesto permanente en el Consejo de Seguridad.

A partir de 1950, despu√©s de la guerra civil, la Asamblea General de la ONU rechaz√≥ sistem√°ticamente las solicitudes de que la Rep√ļblica Popular China asumiera el asiento chino en la Organizaci√≥n. En 1950, solo seis pa√≠ses votaron a favor del cambio. Con el tiempo, el apoyo a la causa de Beijing creci√≥. En 1960 hab√≠a 34 a favor.

Estados Unidos, los grandes garantes de la posici√≥n de Taiw√°n, cambi√≥ de t√°ctica para evitar la derrota en la sala de la ONU. En 1961, comenzaron a proponer que el tema se enmarcara como un ‚Äútema importante‚ÄĚ, con lo que se modific√≥ el tama√Īo del apoyo necesario para aprobar la resoluci√≥n. En lugar de una mayor√≠a simple, dos tercios de los miembros tendr√≠an que apoyar la sustituci√≥n de la Rep√ļblica de China por la Rep√ļblica Popular China. As√≠, el statu quo, favorable a la posici√≥n de la isla, se mantuvo durante otros diez a√Īos.





Durante el largo per√≠odo de controversia, varios miembros de la ONU apoyaron una soluci√≥n de ‚Äúdos Chinas‚ÄĚ, permitiendo que Beijing y Taipei se sientan en la organizaci√≥n. Pero ambos siempre rechazaron la idea.

Muchos en Taiwán hoy lamentan no haber apoyado el arreglo mientras se encontraban en una posición de fuerza. A los nacionalistas les tomó tiempo reconocer, o aceptar, la realidad que se imponía.

La posición de Taiwán ha evolucionado con el tiempo. En lugar de reclamar recuperar el control de toda China, muchos ahora están coqueteando con la idea de la independencia de la isla, una posición inaceptable para Beijing.

A principios de la d√©cada de 1970, varios pa√≠ses ya apoyaban la posici√≥n de la Rep√ļblica Popular China en la ONU, incluidos los aliados de Estados Unidos. La visita sorpresa de Henry Kissinger a Beijing en julio de 1971 presagi√≥ los tiempos cambiantes.

A√ļn as√≠, en octubre de 1971, Estados Unidos present√≥ la moci√≥n para tratar el tema de la representaci√≥n china como un ¬ętema importante¬Ľ, sujeto a una mayor√≠a calificada. La propuesta fue rechazada en el plenario de la ONU por 59 a 55 votos. En ese momento, el resultado del caso era seguro.

En t√©rminos generales, la resoluci√≥n de 1971 decide ¬ęexpulsar inmediatamente a los representantes de Chiang Kai-shek del puesto que ocupaban ilegalmente en las Naciones Unidas¬Ľ.

Medio siglo despu√©s, si bien es cierto que la Rep√ļblica Popular China tiene hoy un peso enorme en el orden internacional, tambi√©n es cierto que sus relaciones con Estados Unidos y Taiw√°n est√°n marcadas por una creciente incertidumbre.

Para Beijing, el problema en la ONU se ha resuelto, pero la incertidumbre sobre Taiw√°n est√° aumentando.

ENLACE ACTUAL: ¬ŅTe gust√≥ este texto? El suscriptor puede lanzar cinco accesos gratuitos de cualquier enlace por d√≠a. Simplemente haga clic en la F azul a continuaci√≥n.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *