Las fuerzas y la seguridad





En las √ļltimas semanas el pa√≠s se ha enfrentado con noticias sobre las fuerzas de seguridad. Primero fueron los polic√≠as condenados en el caso de violencia en Alfragide, y luego la controversia derivada de un reportaje de la SIC sobre las polic√≠as y los supuestos actos racistas que algunos de sus miembros practican en barrios que muchos apodan de complicados. En el caso de que el sindicato no perdiera los sindicatos, no se le permitir√≠a que el sindicato no abandonara los sindicatos, sino que, por lo que se refiere a sus declaraciones, Manuel Morales de la Asociaci√≥n Sindical de Profesionales de la Polic√≠a (ASPP) . En el momento en que pas√≥ en la televisi√≥n, vi que el hombre (cuya cara no me era extra√Īa, descubr√≠ despu√©s de que estudi√© en el mismo sitio hace muchos a√Īos, adem√°s de la polic√≠a el Manuel Morais es Antrop√≥logo) estaba a "meter el dedo en la herida". Una herida que todos (pienso que todos nosotros) sabemos que existe, y que muchos de nosotros nos sentimos en no querer ver. Le grit√© el coraje, le gabe m√°s tarde, otra vez, el coraje de emocionarse y de querer aclarar sus palabras en p√ļblico.





Habrá quien discrepe de esta interpretación, está en su derecho. Algunos de los buenos profesionales, hombres y mujeres, con quienes me he cruzado en el curso de mi carrera y formación, forman parte de aquellos que se dedican a protegernos en nuestro día a día, ya sean civiles o militares. Por eso, todavía me choca más toda esta ola de indignación que unas declaraciones, verdaderas a mi entender, provocaron. El sentido de grupo, que es crucial para la supervivencia de los grupos expuestos a un gran estrés emocional e incluso físico, no puede anular, en principio, a una sociedad democrática y el Estado de Derecho, en 2019, como Portugal, identifica como principios fundamentales.

La discriminación basada en el color de la piel, existe el racismo, sí el racismo en Portugal, ya que hay otras discriminaciones, de las que hablo aquí de nuevo y otra vez: el género, la clase social, regional, etc. Las raciales se vuelven más notorias porque no hay escapatoria, y es ese el drama que muchos parecen no querer ver. Y eso es más grave cuando es el asunto de vida o de muerte y de integridad y de su violación. Por supuesto, cuando alguien se atreve a decir lo obvio, y esto es un inconveniente en Portugal "cae Carmo y la Trinidad." Pero, días después todo se olvida sin embargo, nada nunca se perdona, sobre todo para algunos de los involucrados, es decir, "se mata el mensajero".

D√≠as despu√©s de todo, surg√≠a en Facebook una caricatura de un polic√≠a a ser apu√Īalado por la Justicia. ¬ŅPens√© en lo que pensaban las personas que compart√≠an esa imagen? Algunas (muchas) de las polic√≠as en activo. Me entristeci√≥, me revolvi√≥ y despu√©s pens√© que tal vez fuera s√≥lo su ingenuidad. Despu√©s de todo, nosotros y los dem√°s siempre podemos cambiar de lugares, cu√°ntas veces no nos debatimos con situaciones de pobreza o de necesidad, con dudas y miedos. Cuando nos ponemos en los zapatos de los dem√°s, ciertamente, vamos a creer que la justicia tenga que ser justa para todos, aun cuando esto comprometa nuestra perspectiva de pertenencia a un determinado aglomerado.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *