Las fronteras cerradas en Europa crean caos y congestión durante 30 horas.





La decisi√≥n tomada por los l√≠deres europeos de combatir la expansi√≥n del coronavirus con el cierre de las fronteras terrestres que se abri√≥ hace 25 a√Īos dej√≥ a los conductores enojados, a las mercanc√≠as detenidas y atascos de tr√°fico a kil√≥metros de longitud en el coraz√≥n de un continente acostumbrado a permitir que sus residentes se muevan entre un pa√≠s y otro. otro sin verificaci√≥n de documentos.





La promesa de que el transporte de mercancías no se vería interrumpido por las medidas parecía estar siendo seriamente incumplida el miércoles (18), especialmente en Hungría, un país sin litoral que de repente se convirtió en un cuello de botella en Europa.

El lunes (16), el primer ministro Viktor Orban cumplió su promesa de cerrar las fronteras del país a todos los extranjeros, dejando a los viajeros por tierra quietos y furiosos.

Después de que muchas aerolíneas internacionales cancelaron vuelos y Estados Unidos prohibió a los pasajeros de la mayor parte de Europa, los planes dieron paso a la confusión y los aeropuertos se convirtieron en pánico y confusión. Un escenario similar ha tenido lugar en las carreteras europeas durante días, pero a mayor escala.

En un esfuerzo por presionar a las autoridades para que abran el punto de cruce principal de la frontera austroh√ļngara, b√ļlgaros, rumanos, serbios y ucranianos a ambos lados de la frontera salieron de sus autom√≥viles y se sentaron en la carretera principal, evitando que los veh√≠culos cruzaran. cualquier direcci√≥n

Los camiones de carga entre pa√≠ses como Polonia y Alemania enfrentaron esperas de 30 horas. Los eslovacos que trabajan en Hungr√≠a no saben cu√°ndo podr√°n regresar a casa debido a la congesti√≥n en la frontera h√ļngaro-eslovaca.

¬ęNo hemos movido un medidor desde las 8 de la ma√Īana¬Ľ, dijo el camionero h√ļngaro Janos Fenyvesi, de 68 a√Īos, que se ha quedado atascado en el lado austr√≠aco de la frontera desde el martes por la tarde.





Estaba transportando mercancías desde Suiza a Nyiregyhaza, en el este de Hungría, cuando su viaje fue interrumpido abruptamente a 25 km de la frontera entre Austria y Hungría.

¬ęNo entiendo por qu√© la polic√≠a austr√≠aca no sac√≥ a estas personas de la pista¬Ľ, se quej√≥ Fenyvesi, diciendo que un viaje que normalmente cubrir√≠a en dos o tres d√≠as ahora puede durar el doble.

¬ęEstos rumanos no respetan las leyes de Austria¬Ľ.

La libre circulación de bienes y personas es un principio fundamental de la Unión Europea, y hace una semana varios países, incluida Alemania, se burlaron de la decisión del presidente Donald Trump de cerrar las fronteras estadounidenses a la mayoría de los viajeros europeos.

Pero, en vista de la escalada mundial de casos de coronavirus, que para el miércoles ya había superado los 200 mil, algunos de los 26 países que forman parte del Acuerdo de Schengen, que define a Europa sin fronteras internas, comenzaron a erigir controles y detener paso de no residentes y otros que no pudieron probar la necesidad de ingresar a estos países.

Orban, que retrata a Hungría como el baluarte protector histórico de la civilización cristiana europea, ha adoptado durante mucho tiempo una línea particularmente dura contra los solicitantes de asilo, tomando medidas enérgicas contra los inmigrantes y, en 2015, cerrando la frontera sur de su país con Serbia y Croacia.

Desde el comienzo de la epidemia de coronavirus en Europa, el l√≠der h√ļngaro y sus aliados han aprovechado la presencia de la enfermedad en el continente para atribuirla a la migraci√≥n. Y Hungr√≠a ha limitado el acceso de los solicitantes de asilo a las zonas de tr√°nsito a lo largo de su frontera sur.

Pero al mediod√≠a del mi√©rcoles, la estrategia de los manifestantes parec√≠a haber tenido efecto. Karl Nehammer, el ministro del interior austriaco, quien desde el martes estaba en consultas con su colega h√ļngaro para buscar una soluci√≥n, anunci√≥ que Hungr√≠a hab√≠a reabierto su frontera en un esfuerzo por reducir la congesti√≥n.

‚ÄúLos ciudadanos de la UE deben poder regresar a sus pa√≠ses. Necesitamos asegurar el flujo de tr√°fico al este de Viena ‚ÄĚ, dijo Nehammer.

Las autoridades h√ļngaras han aconsejado a sus propios ciudadanos que utilicen otros puntos de cruce fronterizo. Y del martes al mi√©rcoles por la noche abrieron lo que describieron como un ¬ęcorredor humanitario¬Ľ para permitir a los rumanos pasar a trav√©s de Hungr√≠a en su camino a su propio pa√≠s. La iniciativa, sin embargo, no hizo mucho para reducir la congesti√≥n.

El caos causado por el cierre de las fronteras internas en Europa ha tenido efectos posteriores, mayores o menores, en todo el continente.

Las im√°genes transmitidas desde el lado austr√≠aco de la frontera el mi√©rcoles por la ma√Īana mostraban a docenas de personas sentadas o de pie junto a las barreras de concreto que dividen los carriles de la carretera, que parec√≠a un enorme estacionamiento.

En Austria, la policía informó que la línea de vehículos se extendía más de 30 km en dirección a Viena, lo que dificultaba la circulación de vehículos en el país.

Eslovaquia, vecina Hungría al norte, también informó que la congestión en su lado de la frontera se extiende por millas, lo que genera dudas sobre si el país podrá mantener el suministro de productos esenciales. Eslovaquia importa más del 50% de los alimentos que se consumen en el país.

¬ęEstamos muy preocupados no solo por nuestra propia situaci√≥n, sino tambi√©n por el trabajo de todos los proveedores que mantienen en funcionamiento este pa√≠s¬Ľ, dijo el martes Pavol Jankovic, presidente de la alianza de camioneros, a periodistas.

La policía eslovaca dijo que estaban tratando de sacar camiones de animales vivos, alimentos y medicamentos de la congestión alrededor de la capital, Bratislava, ubicada cerca de la frontera con Austria, para ayudarlos a cruzar la frontera en menos tiempo.

La congestión también está deteniendo los viajes entre Alemania y Polonia, donde las autoridades han advertido que, después de que el gobierno polaco cerró las fronteras nacionales el domingo, los camiones enfrentan esperas de cuatro a 30 horas.

La iniciativa paralizó el tráfico en las tres carreteras principales que conectan Alemania y Polonia, dijo Katharina Burkardt, portavoz del Ministerio de Tráfico en el estado alemán de Brandeburgo.

Más tarde el miércoles, las autoridades polacas acordaron abrir cuatro puestos fronterizos más para que pasen los vehículos, en un esfuerzo por aliviar la congestión y permitir el paso de los camiones de carga.

En Espa√Īa, donde los cierres de fronteras entraron en vigencia a la medianoche del lunes, no hubo tanta confusi√≥n y los camiones han estado cruzando normalmente, dijo Jos√© √Āngel Gonz√°lez, director de la polic√≠a nacional, en una conferencia de prensa el mi√©rcoles. .

Dijo que la policía revisó alrededor de 1,550 vehículos y detuvo a dos personas: una por infringir las reglas y otra, un conductor contra quien había una orden de arresto.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *