Las fallas de comunicación del gobierno marcan la expansión del coronavirus en Italia





¬ęMilano non si ferma¬Ľ, Mil√°n no se detiene. Esta fue la frase que circul√≥ en la primera semana de la crisis de coronavirus en Italia, que comenz√≥ el 20 de febrero. Capital de Lombard√≠a, la regi√≥n m√°s afectada por la enfermedad, Mil√°n es tambi√©n el centro financiero del pa√≠s y cultiva la imagen del buque insignia de la industria creativa y productiva de ¬ęmade in Italy¬Ľ.





La campa√Īa informal y espont√°nea de ¬ęMilano non si ferma¬Ľ termin√≥ siendo asumida por el alcalde Beppe Sala, quien literalmente vest√≠a la camisa con el hashtag del eslogan. Adem√°s, se propuso ser fotografiado celebrando el tradicional aperitivo milan√©s cuando se reabrieron los bares, unos d√≠as despu√©s de haber sido prohibido despu√©s de las 6 p.m.

Este domingo (8), sin embargo, Mil√°n se vio obligado a frenar con fuerza. El decreto firmado por el primer ministro Giuseppe Conte limita la entrada y salida de personas de toda Lombard√≠a y de ciudades en otras tres regiones (V√©neto, Piamonte y Emilia-Roma√Īa), imponiendo un r√©gimen de semi-cuarentena para unos 16 millones de personas. , una cuarta parte de la poblaci√≥n. Los eventos deportivos, culturales y religiosos, incluidas las ceremonias f√ļnebres, est√°n prohibidos en todo el pa√≠s, y los estudiantes continuar√°n sin clases hasta el 3 de abril.

Por lo tanto, el alcalde milan√©s se vio obligado a cambiar su tono. ¬ęQu√©date en casa¬Ľ, dijo Sala.

El cambio de actitud ayuda a ilustrar el ir y venir experimentado por el norte del país en casi 20 días de emergencia de salud. Constante, solo el ritmo rápido con el que se confirman nuevos casos positivos y muertos. A las 6 de la tarde del domingo, el total fue de 6.387 infectados y 366 víctimas.

Mientras que algunos pueden haber exagerado su optimismo, otros han hecho lo mismo con el pesimismo. Por un lado, estaba Sala propagando que Mil√°n no se detiene (va); Por otro lado, el gobernador de Lombard√≠a, Attilio Fontana, anunci√≥ en video que ser√≠a puesto en cuarentena despu√©s de que uno de sus empleados dio positivo. A pesar de estar solo en la habitaci√≥n, frente a la c√°mara, llevaba una m√°scara quir√ļrgica, en contra de las recomendaciones de la OMS. La crisis es grave, pero debemos evitar el alarmismo, repiten las autoridades.





Y, sin embargo, los datos son cada vez m√°s inquietantes. Para aquellos que creen que el coronavirus es solo una ¬ęnueva gripe¬Ľ y prefiere apegarse al porcentaje de letalidad, vale la pena prestar atenci√≥n a lo que sucede en el norte del pa√≠s. Algunas ciudades ya no tienen camas disponibles para hospitalizaci√≥n o cuidados intensivos.

El personal médico está al límite, con muchos al margen después de haber tenido contacto con personas infectadas. La convocatoria para profesionales retirados y el avance del diploma para estudiantes de enfermería están en estudio. Hoy, en Milán, no se trata solo de temer al coronavirus, no se puede pensar en romperse un brazo porque el cuidado de todas las demás enfermedades y emergencias está comprometido.

Entre seguir a los optimistas y los pesimistas, ¬Ņqu√© deben hacer los ciudadanos? Sigue las recomendaciones oficiales. Pero ah√≠ radica otro problema. Ha habido una serie de reglas que no siempre son precisas.

Ejemplo: los museos en Lombard√≠a se vieron obligados a cerrar el 23/2. Unos d√≠as m√°s tarde, pudieron reabrir siempre que se cumpliera la distancia m√≠nima de 1 metro entre cada visitante. ¬ŅC√≥mo implementar? ¬ŅC√≥mo controlar? Ni siquiera hab√≠a tiempo para averiguarlo. En el nuevo decreto, publicado el domingo, se les prohibi√≥ nuevamente su funcionamiento, ahora en todo el pa√≠s.

Sin mencionar las ciudades en la ¬ęzona roja¬Ľ, donde las restricciones al movimiento de personas son m√°s estrictas que las aplicadas en Mil√°n, se permite salir de casa, trabajar, ir a parques y otros lugares abiertos regularmente, siempre que se tenga el debido cuidado. . ¬ŅQu√© hicieron muchos ciudadanos la semana pasada? Viajaron a las estaciones de esqu√≠, haciendo cola para tomar el telef√©rico por la monta√Īa, como mostraron im√°genes de aficionados.

Pueden ser acusados ‚Äč‚Äčde ego√≠smo y falta de sentido com√ļn, pero ¬Ņse equivocaron? No. Ninguna orden oficial les prohibi√≥ hacerlo; ahora, desde el domingo, las estaciones de esqu√≠ tambi√©n est√°n cerradas.

A pesar de que es una situación adversa y grave, pero dado que enero es previsible en todo el mundo, un mínimo de gestión eficiente de la comunicación oficial del gobierno y las autoridades sanitarias es esencial para evitar situaciones de verdadero pánico.

El sábado, la falta de claridad y agilidad del gobierno, en la figura del Primer Ministro, condujo a otra carrera. Sospechando de la inminencia de la expansión de las restricciones, muchas personas se apresuraron, el sábado por la noche, a las estaciones de tren en Milán, con destino a las ciudades del sur, con el riesgo de llevar consigo el coronavirus asintomático.

La situación se agravó por la filtración del proyecto de decreto, publicado por los periódicos italianos desde el final de la tarde y confirmado al amanecer por el primer ministro.

Si las acciones del gobierno italiano en el campo de la salud todavía están esperando que la distancia de tiempo sea evaluada como correcta o errónea, parece evidente que aquellos en el área de comunicación tienen más errores que éxitos. Como reacción, es comprensible que muchos italianos, desde los primeros días de la crisis, estén almacenando tomates y pasta pelados.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *