Las elecciones estadounidenses en medio de la gripe espa√Īola tem√≠an la m√°scara y luchaban por el voto femenino





Imagínense la siguiente escena: la gente en la calle comienza a discutir de política cálidamente hasta dejar de lado sus máscaras y la distancia social, obligatoria para evitar el contagio durante la pandemia. Y son multados por la policía.





Lo que puede parecer un episodio en la ciudad de S√£o Paulo en 2020 es, de hecho, un reportaje del diario Oklahoma Tribune de noviembre de 1918, a√Īo en que Estados Unidos pas√≥ por elecciones al Congreso en medio de la pandemia de gripe espa√Īola.

‚ÄúLos acusados ‚Äč‚Äčpresentaron muchas coartadas, que afirmaron que la m√°scara los obstaculizaba seriamente en las discusiones con hablantes m√°s fluidos. La ley se neg√≥ a aceptar cualquier excusa ‚ÄĚ, dice un extracto del peri√≥dico.

La elecci√≥n de ese a√Īo, que termin√≥ con la recuperaci√≥n de la mayor√≠a republicana en la C√°mara, estuvo marcada no solo por las restricciones impuestas por la pandemia, sino tambi√©n por la lucha de las mujeres, que quer√≠an tener derecho al voto en la constituci√≥n federal.

¬ęEl movimiento [pelo sufr√°gio feminino] estaba tan extendido en los Estados Unidos porque hab√≠a estado en acci√≥n durante mucho tiempo que la gente no necesitaba viajar [para militar]. Las sufragistas locales estaban listas para trabajar, y trabajaron ‚ÄĚ, dice Ellen Dubois, profesora de historia pol√≠tica de la mujer en la Universidad de California.

En Colorado, recuerda Dubois, las mujeres han podido votar desde 1893. En California y Nueva York, ganaron la derecha en 1917 y votaron por primera vez durante las elecciones contra la gripe en Espa√Īa.

El investigador explica que el movimiento se organiz√≥ a trav√©s de asociaciones nacionales, pero tambi√©n de grupos locales m√°s peque√Īos.





En 1918, varios estados celebraron referendos por el sufragio femenino. En un art√≠culo, Dubois dice que el movimiento de mujeres eligi√≥ cuatro lugares clave para enfocar sus esfuerzos: Michigan, Dakota del Sur, Oklahoma y Luisiana, el √ļnico donde ser√≠an derrotadas.

¬ęEste nuevo flagelo entristece a muchos hogares sufragistas y representa un nuevo y serio obst√°culo para nuestras campa√Īas por un refer√©ndum y para las campa√Īas del Congreso y del Senado¬Ľ, escribi√≥ Carrie Chapman Catt, considerada una de las principales l√≠deres del movimiento.

Adem√°s de ganar los derechos estatales, que ya ven√≠a sucediendo, las sufragistas buscaban ganar a nivel nacional. Cuando la gripe espa√Īola lleg√≥ a EE. UU., La medida ya hab√≠a sido aprobada por la C√°mara, pero necesitaba pasar por el Senado, lo que solo suceder√≠a en 1919.

Tennessee fue el √ļltimo estado en ratificar el sufragio femenino, que reci√©n entonces qued√≥ registrado en la Constituci√≥n de Estados Unidos, en 1920. ¬ęLo m√°s importante para los avances logrados, sin embargo, fue la amplia organizaci√≥n popular de sufragistas¬Ľ, analiza Dubois.

Las elecciones de 1918 marcaron el regreso de los republicanos al control del Congreso después de derrotar a los demócratas.

‚ÄúTambi√©n hab√≠a un tercero, que era el partido socialista, que no ten√≠a mayor apoyo, pero era muy importante en algunas ciudades‚ÄĚ, explica Sean Purdy, profesor de historia de Estados Unidos en la Universidad de S√£o Paulo.

En las elecciones de ese a√Īo, los socialistas ampliaron sus esca√Īos en la C√°mara de Representantes de uno a dos. Dos a√Īos despu√©s, el l√≠der Eugene Debb lograr√≠a la haza√Īa de, incluso en prisi√≥n, recibir casi 1 mill√≥n de votos en las elecciones presidenciales.

‚ÄúLos socialistas y sindicalistas ten√≠an una pol√≠tica central de defender los derechos de los inmigrantes. As√≠ que quienes apoyaron no solo estos movimientos sufragistas, sino los derechos laborales, eran partidos de izquierda, y eso est√° muy borrado en la historia de Estados Unidos ‚ÄĚ, dice Purdy.

Tanto el profesor de la USP como Dubois recuerdan que fue a través de la distribución de textos que la militancia logró superar las restricciones de la pandemia.

¬ęLa gripe vincula la pol√≠tica¬Ľ, dec√≠a un titular del Washington Post, que contaba c√≥mo los comit√©s nacionales dem√≥cratas y republicanos hab√≠an adaptado sus campa√Īas.

‚ÄúLa cancelaci√≥n de reuniones pol√≠ticas se produjo primero en estados aislados, principalmente en el este de Mississippi. Luego, los estados m√°s al oeste comenzaron a aparecer en los titulares y la desilusi√≥n pronto hizo que se tomara conciencia de que los discursos deber√≠an descartarse. Ayer debi√≥ marcar el inicio de un torbellino de discursos ‚ÄĚ, dijo el diario.

El extracto ilustra no solo c√≥mo la gripe se extendi√≥ por todo el pa√≠s, sino tambi√©n c√≥mo cada estado, como hoy, viv√≠a diferentes condiciones sanitarias. Los informes publicados en ese momento en diferentes peri√≥dicos de todo el pa√≠s muestran que en muchos lugares la pandemia fue tratada como distante hasta poco antes de que comenzaran las campa√Īas, lo que oblig√≥ a los pol√≠ticos a cancelar eventos en el √ļltimo minuto.

La solución encontrada por republicanos y demócratas fue utilizar periódicos y otro tipo de publicidad escrita, como carteles y folletos, además de intensificar el envío de cartas a los votantes, eventualmente con un encuentro personal en la puerta para intentar ganar una posible votación, estrategia también utilizada por sufragistas.

¬ęFinalmente, se est√° estudiando el uso de anuncios en vallas publicitarias y es probable que se utilice ampliamente¬Ľ, continu√≥ el informe.

Una vez resuelto el estancamiento de la campa√Īa, surgi√≥ el problema de la jornada de votaciones, prevista para el 5 de noviembre. Tanto el registro de votantes como la votaci√≥n se realizaron en lugares aireados y se construyeron carpas cuando esto no fue posible.

En vísperas de las elecciones, el Oakland Enquirer se alarmó de que al menos el 25% de los funcionarios que trabajarían en las elecciones del condado de Alameda habían dimitido debido a la gripe.

El día de las elecciones, el Oakland Tribune informó que había escasez de personas para trabajar en las urnas, y agregó que muchos funcionarios se enfermaron y no pudieron asistir.

Dado que votar no es obligatorio en el país, hubo un desafío en 1918 que permanece en 2020: convencer a la gente de que salga de casa para votar.

Los n√ļmeros muestran que, cerca del d√≠a de las elecciones, la curva de casos de pandemia y muerte ya estaba disminuyendo en varios estados, pero no lo suficiente para evitar que se tomen precauciones, como usar m√°scaras y prohibir que muchas personas voten en ese momento. mismo tiempo, en el mismo lugar.

En el mismo art√≠culo en el que advert√≠a que las escuelas a√ļn no podr√≠an volver a funcionar, Los Angeles Times destac√≥ que ser√≠a la primera vez que miles de personas se pararan ante alguien con una m√°scara.

¬ęLa determinaci√≥n no fue hecha para asustar a la gente y alejarla de las urnas, sino para brindar a los votantes protecci√≥n adicional contra la enfermedad¬Ľ, asegur√≥ el informe.

Los funcionarios m√©dicos hicieron un llamamiento a√ļn mayor en la portada del Oakland Tribune, d√≠as antes de las elecciones.

¬ęNo hay peligro en votar si usas tu m√°scara¬Ľ, dijeron, antes de dar su argumento final. ¬ęSi se queda en casa, no se beneficiar√° del aire fresco y la luz del sol que puede disfrutar mientras cumple con su deber patri√≥tico como ciudadano estadounidense¬Ľ.

Ni siquiera el esp√≠ritu patri√≥tico impidi√≥ una fuerte ca√≠da de la participaci√≥n popular en esa votaci√≥n, seg√ļn el Proyecto Electoral de Estados Unidos. 1918 es el primer a√Īo desde 1822 en que menos de la mitad de la poblaci√≥n con capacidad para votar acudi√≥ a las urnas (sin considerar los votos para presidente).

En 1914, poco m√°s del 50% de los votantes votaron, una tasa que cay√≥ a menos del 40% en el a√Īo de la gripe espa√Īola, y que disminuy√≥ al 36% en 1922 y al 33% en 1926; desde entonces, nunca ha pasado de la mitad.

La pandemia de gripe espa√Īola dej√≥, seg√ļn el Centro para el Control y la Prevenci√≥n de Enfermedades de Estados Unidos, 50 millones de muertos en todo el mundo, 675.000 de ellos en Estados Unidos.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *