Las elecciones estadounidenses en medio de la gripe española temían la máscara y luchaban por el voto femenino





Imagínense la siguiente escena: la gente en la calle comienza a discutir de política cálidamente hasta dejar de lado sus máscaras y la distancia social, obligatoria para evitar el contagio durante la pandemia. Y son multados por la policía.





Lo que puede parecer un episodio en la ciudad de São Paulo en 2020 es, de hecho, un reportaje del diario Oklahoma Tribune de noviembre de 1918, año en que Estados Unidos pasó por elecciones al Congreso en medio de la pandemia de gripe española.

“Los acusados ​​presentaron muchas coartadas, que afirmaron que la máscara los obstaculizaba seriamente en las discusiones con hablantes más fluidos. La ley se negó a aceptar cualquier excusa ”, dice un extracto del periódico.

La elección de ese año, que terminó con la recuperación de la mayoría republicana en la Cámara, estuvo marcada no solo por las restricciones impuestas por la pandemia, sino también por la lucha de las mujeres, que querían tener derecho al voto en la constitución federal.

«El movimiento [pelo sufrágio feminino] estaba tan extendido en los Estados Unidos porque había estado en acción durante mucho tiempo que la gente no necesitaba viajar [para militar]. Las sufragistas locales estaban listas para trabajar, y trabajaron ”, dice Ellen Dubois, profesora de historia política de la mujer en la Universidad de California.

En Colorado, recuerda Dubois, las mujeres han podido votar desde 1893. En California y Nueva York, ganaron la derecha en 1917 y votaron por primera vez durante las elecciones contra la gripe en España.

El investigador explica que el movimiento se organizó a través de asociaciones nacionales, pero también de grupos locales más pequeños.





En 1918, varios estados celebraron referendos por el sufragio femenino. En un artículo, Dubois dice que el movimiento de mujeres eligió cuatro lugares clave para enfocar sus esfuerzos: Michigan, Dakota del Sur, Oklahoma y Luisiana, el único donde serían derrotadas.

«Este nuevo flagelo entristece a muchos hogares sufragistas y representa un nuevo y serio obstáculo para nuestras campañas por un referéndum y para las campañas del Congreso y del Senado», escribió Carrie Chapman Catt, considerada una de las principales líderes del movimiento.

Además de ganar los derechos estatales, que ya venía sucediendo, las sufragistas buscaban ganar a nivel nacional. Cuando la gripe española llegó a EE. UU., La medida ya había sido aprobada por la Cámara, pero necesitaba pasar por el Senado, lo que solo sucedería en 1919.

Tennessee fue el último estado en ratificar el sufragio femenino, que recién entonces quedó registrado en la Constitución de Estados Unidos, en 1920. «Lo más importante para los avances logrados, sin embargo, fue la amplia organización popular de sufragistas», analiza Dubois.

Las elecciones de 1918 marcaron el regreso de los republicanos al control del Congreso después de derrotar a los demócratas.

“También había un tercero, que era el partido socialista, que no tenía mayor apoyo, pero era muy importante en algunas ciudades”, explica Sean Purdy, profesor de historia de Estados Unidos en la Universidad de São Paulo.

En las elecciones de ese año, los socialistas ampliaron sus escaños en la Cámara de Representantes de uno a dos. Dos años después, el líder Eugene Debb lograría la hazaña de, incluso en prisión, recibir casi 1 millón de votos en las elecciones presidenciales.

“Los socialistas y sindicalistas tenían una política central de defender los derechos de los inmigrantes. Así que quienes apoyaron no solo estos movimientos sufragistas, sino los derechos laborales, eran partidos de izquierda, y eso está muy borrado en la historia de Estados Unidos ”, dice Purdy.

Tanto el profesor de la USP como Dubois recuerdan que fue a través de la distribución de textos que la militancia logró superar las restricciones de la pandemia.

«La gripe vincula la política», decía un titular del Washington Post, que contaba cómo los comités nacionales demócratas y republicanos habían adaptado sus campañas.

“La cancelación de reuniones políticas se produjo primero en estados aislados, principalmente en el este de Mississippi. Luego, los estados más al oeste comenzaron a aparecer en los titulares y la desilusión pronto hizo que se tomara conciencia de que los discursos deberían descartarse. Ayer debió marcar el inicio de un torbellino de discursos ”, dijo el diario.

El extracto ilustra no solo cómo la gripe se extendió por todo el país, sino también cómo cada estado, como hoy, vivía diferentes condiciones sanitarias. Los informes publicados en ese momento en diferentes periódicos de todo el país muestran que en muchos lugares la pandemia fue tratada como distante hasta poco antes de que comenzaran las campañas, lo que obligó a los políticos a cancelar eventos en el último minuto.

La solución encontrada por republicanos y demócratas fue utilizar periódicos y otro tipo de publicidad escrita, como carteles y folletos, además de intensificar el envío de cartas a los votantes, eventualmente con un encuentro personal en la puerta para intentar ganar una posible votación, estrategia también utilizada por sufragistas.

«Finalmente, se está estudiando el uso de anuncios en vallas publicitarias y es probable que se utilice ampliamente», continuó el informe.

Una vez resuelto el estancamiento de la campaña, surgió el problema de la jornada de votaciones, prevista para el 5 de noviembre. Tanto el registro de votantes como la votación se realizaron en lugares aireados y se construyeron carpas cuando esto no fue posible.

En vísperas de las elecciones, el Oakland Enquirer se alarmó de que al menos el 25% de los funcionarios que trabajarían en las elecciones del condado de Alameda habían dimitido debido a la gripe.

El día de las elecciones, el Oakland Tribune informó que había escasez de personas para trabajar en las urnas, y agregó que muchos funcionarios se enfermaron y no pudieron asistir.

Dado que votar no es obligatorio en el país, hubo un desafío en 1918 que permanece en 2020: convencer a la gente de que salga de casa para votar.

Los números muestran que, cerca del día de las elecciones, la curva de casos de pandemia y muerte ya estaba disminuyendo en varios estados, pero no lo suficiente para evitar que se tomen precauciones, como usar máscaras y prohibir que muchas personas voten en ese momento. mismo tiempo, en el mismo lugar.

En el mismo artículo en el que advertía que las escuelas aún no podrían volver a funcionar, Los Angeles Times destacó que sería la primera vez que miles de personas se pararan ante alguien con una máscara.

«La determinación no fue hecha para asustar a la gente y alejarla de las urnas, sino para brindar a los votantes protección adicional contra la enfermedad», aseguró el informe.

Los funcionarios médicos hicieron un llamamiento aún mayor en la portada del Oakland Tribune, días antes de las elecciones.

«No hay peligro en votar si usas tu máscara», dijeron, antes de dar su argumento final. «Si se queda en casa, no se beneficiará del aire fresco y la luz del sol que puede disfrutar mientras cumple con su deber patriótico como ciudadano estadounidense».

Ni siquiera el espíritu patriótico impidió una fuerte caída de la participación popular en esa votación, según el Proyecto Electoral de Estados Unidos. 1918 es el primer año desde 1822 en que menos de la mitad de la población con capacidad para votar acudió a las urnas (sin considerar los votos para presidente).

En 1914, poco más del 50% de los votantes votaron, una tasa que cayó a menos del 40% en el año de la gripe española, y que disminuyó al 36% en 1922 y al 33% en 1926; desde entonces, nunca ha pasado de la mitad.

La pandemia de gripe española dejó, según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, 50 millones de muertos en todo el mundo, 675.000 de ellos en Estados Unidos.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *