Las divisiones de clase en Estados Unidos se remontan a la sangrienta rebeli贸n de la Guerra Civil





Hace exactamente 160 a帽os Nueva York fue escenario de una de las rebeliones m谩s violentas en la historia de los Estados Unidos. Fue la Rebeli贸n de la Conscripci贸n de 1863, en plena Guerra Civil.





Nueva York en ese momento estaba lejos de ser el basti贸n liberal monol铆tico en el que se ha convertido desde entonces. Su econom铆a se benefici贸 mucho de la econom铆a esclavista y del algod贸n que produc铆a. Y es que, aunque la abolici贸n de la esclavitud en el estado se produjo en 1827, en las d茅cadas posteriores, como destac贸 la historiadora Sylviane A. Diouf, la ciudad pas贸 a dominar el comercio ilegal de esclavos hacia el Sur de EE.UU., Brasil y Cuba.

El alcalde de Nueva York en ese momento, Fernando Wood, era un dem贸crata a favor del sur y a favor de la esclavitud que incluso propuso que la ciudad se separara de la Uni贸n en 1861, luego de que Carolina del Sur se convirtiera en el primer estado en hacerlo, en el anterior. a帽o.

Conocidos como cabezas de cobre [nome de uma esp茅cie de v铆bora], los dem贸cratas conservadores que se opusieron a la Guerra Civil estaban furiosos por la guerra y se opusieron abiertamente a las pol铆ticas de guerra de Abraham Lincoln. Vieron a los abolicionistas como agitadores y vieron su llamado a abolir la esclavitud como una afrenta a los derechos de los estados. Muchos cabezas de cobre pensaron que la secesi贸n era constitucional y que la guerra era un error. Eso se debe a que, como explica la historiadora Jennifer L. Weber en el Journal of the Abraham Lincoln Association, 芦la Constituci贸n (como se帽alaron correctamente) no dice nada sobre los t茅rminos de la membres铆a de la Uni贸n禄.

As铆 que los cabezas de cobre y su prensa lanzaron implacables campa帽as racistas que enardecieron a los blancos pobres y de clase trabajadora. Propusieron una especie de 芦gran teor铆a del reemplazo禄 de la 茅poca, afirmando que una vez que los negros fueran liberados, multitudes de ellos inundar铆an Nueva York y competir铆an con los blancos por los trabajos, amenazando la forma de vida de los blancos.

Cuando Lincoln emiti贸 la proclamaci贸n preliminar de emancipaci贸n de esclavos en 1862, reforz贸 la paranoia del reemplazo. El editor de un peri贸dico de Long Island Copperhead escribi贸 en ese momento que, 芦en nombre de la libertad de los negros禄, la proclamaci贸n 芦pone en peligro la libertad de los hombres blancos禄.





Luego, cuando se aprob贸 la Ley de Conscripci贸n Militar de 1863, que instituy贸 la primera conscripci贸n nacional obligatoria, las tensiones se desbordaron en cinco d铆as de sangrienta revuelta. Murieron m谩s de cien personas, aunque algunos creen que en realidad hubo cientos de muertos m谩s que eso.

La rebeli贸n fue antigubernamental porque el gobierno obligaba a la gente a participar en una guerra a la que se opon铆an totalmente. Era anti-negro, porque las fobias racistas hab铆an sido inculcadas en los alborotadores. Y era antielitista porque otra fuente de tensi贸n era el hecho de que los ricos pod铆an comprar su exenci贸n del servicio militar pagando 300 d贸lares, una cantidad que estaba completamente fuera del alcance de la mayor铆a de los hombres de clase trabajadora.

Los blancos de clase trabajadora se hab铆an radicalizado por la supremac铆a blanca, el tribalismo racial, el miedo a los reci茅n llegados y el fervor antigubernamental.

Mucho ha cambiado desde 1863, pero los dispositivos empleados para dividir y provocar permanecen: una forma de dividir a los blancos de la clase trabajadora no blanca, alimentando una combinaci贸n de agravios contra los forasteros, el gobierno y las 茅lites adineradas que se dice benefician. propios intereses a expensas de los de los ciudadanos 芦ordinarios禄 (es decir, blancos).

Durante gran parte de la historia de Estados Unidos, el santo grial de la pol铆tica y el activismo liberales ha sido encontrar una forma de salvar estas divisiones, de hacer que las personas pobres y de clase trabajadora de todas las razas entiendan que su destino y sus intereses est谩n entrelazados.

Pero la raza era entonces y sigue siendo hoy en d铆a una poderosa herramienta para dividir a la clase trabajadora. Esto no quiere decir que no sea posible construir una coalici贸n o que nunca se haya hecho. Durante el realineamiento de la d茅cada de 1930 creado por el New Deal, los dem贸cratas construyeron una coalici贸n que apoyaba a la clase trabajadora, al menos hasta cierto punto, independientemente de la raza. No fue perfecto, por supuesto, porque todav铆a se ajustaba a los intereses de los dem贸cratas racistas del Sur, pero era una coalici贸n.

Esta coalici贸n comenz贸 a fracturarse en la d茅cada de 1960 con las victorias del movimiento de derechos civiles. Desde entonces, los l铆deres negros han luchado por reconstruir la coalici贸n, desde la Campa帽a de los Pobres lanzada por Martin Luther King Jr. a fines de la d茅cada de 1960 y desde la National Rainbow Coalition de Jesse Jackson, fundada en la d茅cada de 1980, hasta el enfoque del reverendo William Barber en las 芦coaliciones de fusi贸n禄 a partir de su campa帽a Moral Mondays lanzada en 2013 para protestar contra el giro de la legislatura de extrema derecha en Carolina del Norte.

Los pol铆ticos liberales han desarrollado otro m茅todo de construcci贸n de coaliciones que a veces funciona: un biling眉ismo cultural que busca comunicarse con la clase trabajadora blanca y los liberales altamente educados en sus propios t茅rminos y usando sus respectivos idiomas.

Pero a medida que las fuerzas del intelectualismo y lo que hemos llegado a llamar 芦diversidad禄 ganaron un poder cada vez mayor en el Partido Dem贸crata, los votantes blancos sin educaci贸n abandonaron el partido. Como destac贸 Nate Cohn en el NYT en 2021, tras la victoria de Joe Biden: 鈥测 Cuando John F. Kennedy, un graduado de Harvard, gan贸 la presidencia por un estrecho margen en 1960, gan贸 el apoyo de los votantes blancos sin t铆tulo pero perdi贸 por 2 a 1 entre los graduados universitarios blancos. Los n煤meros se invirtieron casi exactamente en el caso de Biden, quien perdi贸 2-1 entre los votantes blancos sin t铆tulo universitario, pero gan贸 entre los graduados universitarios blancos禄.

Seg煤n un an谩lisis del diario Pol铆tico, en 2020 Donald Trump gan贸 un asombroso 96% de distritos donde el 70% o m谩s de los habitantes eran blancos y menos del 30% ten铆an un t铆tulo universitario.

Esta bifurcaci贸n partidista del voto blanco ha sido llamada 芦divisi贸n de diplomas禄, pero es m谩s que eso. A menudo tambi茅n representa una falta fundamental de conocimiento, algo que fomenta la hostilidad hacia la verdad, lo que a su vez prepara el escenario para la difusi贸n de teor铆as de conspiraci贸n, promoci贸n del odio, radicalizaci贸n extremista y episodios de terrorismo.

Les recuerdo una vez m谩s que 1863 es parte de un pasado lejano. Pero algunos temas de esa era se filtran por los bordes del discurso conservador, ya veces no solo por los bordes: la creciente afirmaci贸n y el respaldo ocasional de la teor铆a del 芦gran reemplazo禄. Los llamamientos -todav铆a perif茅ricos, pero crecientes- a la secesi贸n oa la guerra civil. El miedo al otro, ya sea que tome la forma de un esclavo liberado o de alguien que ingresa al pa铆s cruzando la frontera sur. El vilipendio rutinario del gobierno y la creciente desconfianza en 茅l, y en particular en sus esfuerzos por promover la igualdad racial.

No hay disturbios raciales contra los negros que comiencen a tomar forma en Nueva York. Pero se est谩 acumulando una ira e inquietud familiares y anticuadas, y esto es profundamente preocupante.

Traducido por Clara Allain


ENLACE PRESENTE: 驴Te gust贸 este texto? El suscriptor puede lanzar cinco visitas gratuitas de cualquier enlace por d铆a. Simplemente haga clic en la F azul a continuaci贸n.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac铆 en Cuba pero resido en Espa帽a desde muy peque帽ito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes茅 por el periodismo y la informaci贸n digital, campos a los que me he dedicado 铆ntegramente durante los 煤ltimos 7 a帽os. Encargado de informaci贸n pol铆tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:聽https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *