Las amenazas al corazón van más allá del coronavirus durante la pandemia





Mes a mes, desde el pandemia por el nuevo coronavirus, observamos un aumento en el n√ļmero de personas que buscan salas de emergencia y cl√≠nicas ambulatorias con s√≠ntomas de Covid-19. Por otro lado, con la distancia social, la frecuencia de consultas m√©dicas para otras condiciones cl√≠nicas, como enfermedades cardiovasculares.





Aunque los pacientes con enfermedades cardiovasculares son parte de la grupo de mayor riesgo para Covid-19 y sus posibles complicaciones, en abril, en los Estados Unidos, hubo una ca√≠da de al menos el 50% en la atenci√≥n de personas con estos problemas. En solo una semana, se estima que hubo un aumento sustancial en el n√ļmero de muertes en la ciudad de Nueva York debido principalmente a complicaciones card√≠acas en la ciudad de Nueva York.

En Brasil, por otro lado, la reducci√≥n en la asistencia desde el comienzo del aislamiento parece haber estado entre 40 y 50% en el mes de mayo, seg√ļn una investigaci√≥n de Rede Brasil AVC. Aparentemente, hay dos escenarios que contribuyen a esto: el miedo a salir de casa y contraer el virus y el altruismo de quienes entienden la carga actual del sistema de salud y prefieren no activar estos servicios, como una forma de priorizar la atenci√≥n m√©dica. a los infectados con Covid-19.

Sin embargo, las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en la poblaci√≥n de nuestro pa√≠s y necesitan un tratamiento continuo y espec√≠fico, que no puede abandonarse debido a circunstancias externas. Por ejemplo, en condiciones normales, despu√©s de un a√Īo de tratamiento, M√°s de la mitad de los pacientes hipertensos han abandonado el uso de medicamentos. para controlar la presi√≥n arterial alta.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad.

En caso de colesterol alto (dislipidemia), hay situaciones, y no son infrecuentes, en las que el paciente cree que, debido a que ya tiene el LDL (colesterol malo) apropiado, ya no necesita continuar tomando el medicamento. Por otro lado, hay personas que no se adaptan a los medicamentos y tienen intolerancia a las estatinas (la clase principal de medicamentos indicados para tratar la dislipidemia), que se manifiesta como dolor o sensación de debilidad muscular, y allí suspenden el tratamiento por su cuenta, sin busque consejo médico para continuar con el cuidado del colesterol.

Como vivimos en una pandemia sin fecha límite, esas actitudes solo empeoran la situación. No es infrecuente que las personas en aislamiento social tiendan a descuidar su salud y posponer la consulta con el médico debido a la dificultad de acceder al servicio de salud.





Cualquiera sea la raz√≥n que perjudique la adherencia y la persistencia en el tratamiento, es necesario saber que las consecuencias pueden ser graves. El colesterol alto, como la hipertensi√≥n, es una enfermedad a menudo silenciosa: se necesitan pruebas para evaluar el riesgo de que alguien pueda estar en riesgo; de lo contrario, la persona se sorprender√° por un ataque card√≠aco inesperado o muerte s√ļbita sin previo aviso anterior.

Incluso si el paciente sobrevive a un ataque card√≠aco o un derrame cerebral, estas complicaciones conducen a una esperanza de vida reducida, la posible p√©rdida de independencia personal, la limitaci√≥n de la capacidad f√≠sica y el empeoramiento de la calidad de vida. En Brasil hoy, la esperanza de vida es de unos 75 a√Īos. Sin embargo, la esperanza de vida libre de enfermedades limitantes cr√≥nicas, como las enfermedades cardiovasculares, es diez a√Īos menos, es decir, 65 a√Īos.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad.

Por lo tanto, es de gran importancia que el tratamiento de las enfermedades crónicas no transmisibles, utilizando los recursos terapéuticos modernos disponibles, sea preservado y persistente en el tiempo. Abandonar el tratamiento de afecciones de alto riesgo debido a ignorancia, dudas o suposiciones especulativas en medio de la pandemia es altamente riesgoso, considerando que la cardiología tiene una amplia gama de estudios y guías que confirman el efecto protector del tratamiento continuo como la mejor manera de garantizar La vida y la salud de cada ciudadano y de la población en general.

El médico, a su vez, debe estar disponible para hablar con el paciente y aclarar sus dudas y preguntas de la mejor manera posible. El distanciamiento social no puede ser sinónimo de romper la buena y fructífera relación médico-paciente, tan valorada por la medicina actual.

* El Dr. Jairo Lins Borges es profesor e investigador en la Disciplina de Cardiología de la Universidad Federal de São Paulo (Unifesp)

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *