La violencia marca las protestas en Francia contra la ley de pensiones









Varios hechos de violencia marcaron, este martes, la décima jornada de manifestaciones contra la revisión de la ley de pensiones en Francia, en un clima de tensión y estancamiento en el diálogo entre el Gobierno del presidente, Emmanuel Macron, y los sindicatos.

En París, las fuerzas del orden persiguieron a un grupo de manifestantes, algunos de los cuales saquearon una tienda e incendiaron cubos de basura, y al menos 22 personas fueron detenidas, indicó el mando policial.

Los agentes del orden lanzaron granadas de gas lacrimógeno para dispersar a las personas concentradas en el lugar y permitir que “los bomberos intervengan” para extinguir las llamas.





PUB

En Nantes, en el oeste de Francia, también se produjeron enfrentamientos entre manifestantes y la policía, con el incendio de una sucursal bancaria y el ataque al edificio del tribunal administrativo, así como en Rennes (oeste), donde hubo numerosos episodios de destrucción de mobiliario urbano.

La oposición a esta emblemática reforma del segundo quinquenio presidencial de Emmanuel Macron, que eleva la edad mínima de jubilación de 62 a 64 años, se ha radicalizado desde que el Gobierno hizo aprobar el diploma sin votación en el parlamento (procedimiento consagrado en la Constitución francesa). ), luego de que dos mociones de censura que pretendían derrocarlo fueran derrotadas, el 20 de marzo.

Hasta entonces pacíficas, las manifestaciones estuvieron marcadas por el aumento de la violencia en todo el país, con numerosos policías, guardias republicanos y manifestantes heridos, escaparates rotos, establecimientos comerciales saqueados e incendios en edificios públicos.

El ministro del Interior, Gérald Darmanin, anunció para hoy un «dispositivo de seguridad sin precedentes», con «13.000 policías y guardias republicanos, 5.500 de los cuales están en París».

Estas fuerzas del orden enfrentan una movilización de entre 20% y 40%, dependiendo de la ciudad: en la capital, la Confederación General del Trabajo (CGT) anunció 450.000 manifestantes (frente a 800.000 el 23 de marzo), mientras que las autoridades estiman en 93.000 el número de participantes en las protestas parisinas.

Por su parte, el portavoz del Gobierno, Olivier Véran, aseguró que el ejecutivo es «el baluarte contra la violencia ilegítima», al tiempo que rechazó una propuesta de los sindicatos de recurrir a la «mediación» para entablar un diálogo.

Paralelamente, desde hace días se suceden cortes de ruta, piquetes y manifestaciones, interrumpiendo el suministro de combustible a algunas regiones del país y a determinadas vías o depósitos.

El tráfico ferroviario se vio gravemente afectado hoy y la aviación civil pidió a las compañías aéreas que cancelaran parte de sus vuelos previstos para el jueves y el viernes, en particular con origen en el aeropuerto de París-Orly, debido a la huelga de los controladores aéreos.

En París, la Torre Eiffel y el Arco del Triunfo están cerrados al público por una huelga de sus respectivos empleados, al igual que el Palacio de Versalles, y hay miles de toneladas de basura en las calles, que sirven de combustible para los colectivos. de vándalos durante la noche, tras más de tres semanas de huelga de los servicios de recogida urbana, pero los sindicatos del sector anunciaron «la suspensión» de su movimiento a partir del miércoles.

Aunque se mantiene inflexible sobre la reforma, el Gobierno proclama su deseo de «apaciguamiento», con la primera ministra, Élisabeth Borne, anunciando un periodo de tres semanas de consultas con diputados, partidos políticos, líderes locales y socios sociales.

Las centrales sindicales, que advirtieron contra un derrape incontrolado de la contienda, no pretenden renunciar a la edad de jubilación de los trabajadores, piedra angular de sus consignas en las manifestaciones que congregan periódicamente a cientos de miles de personas desde enero, en una población de alrededor de 67 millones de personas, y ya anunciaron el día 11 de huelgas y protestas en todo el país para el 6 de abril, en un comunicado.

El líder de la reformista Confederación Francesa Democrática del Trabajo (CFDT), Laurent Berger, que reclama «una pausa» en esta reforma, pidió hoy al Ejecutivo que cree un mecanismo de «mediación» para «encontrar una salida».

El líder de la CGT, Philippe Martínez, anunció que la intersindical «escribirá al presidente de la República» para pedirle, una vez más, «suspender su proyecto», mientras que algunas voces de la oposición de izquierda, como la comunista el líder Fabien Roussel, acusan a Emmanuel Macron de contar con la opinión pública para volverse en contra de un movimiento de protesta social violento y que eso terminará por debilitarlo.

Manuel Rivas

Fernando Rivas. Compagino mis estudios superiores en ingeniería informática con colaboraciones en distintos medios digitales. Me encanta la el periodismo de investigación y disfruto elaborando contenidos de actualidad enfocados en mantener la atención del lector. Colabora con Noticias RTV de manera regular desde hace varios meses. Profesional incansable encargado de cubrir la actualidad social y de noticias del mundo. Si quieres seguirme este es mi... Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/manuel.rivasgonzalez.14 Email de contacto: fernando.rivas@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *