La violación sin violar


La discusión nacional sobre las acusaciones de Kathryn Mayorga a Cristiano Ronaldo ha sido extraordinaria. Hasta ahora, ya ha justificado que el director de información de la RTP se dimite, lo que sólo puede ser debidamente apreciado si tenemos en cuenta que el fuego de Pedrogão-Grande, en el que murieron más de sesenta personas, habrá tardado el doble del tiempo en provocar el primer despido.


Este no es uno de aquellos casos en que todo el mundo tiene opinión: es antes un caso en que todo el mundo parece tener que tener opinión. Y tal vez por eso, es también un caso en que rige, con todo rigor, la regla de que nunca debemos dejar un hecho estropear una buena opinión. Los más cautelosos aún notan, antes de opinar, no estar seguros de lo que pasó hace nueve años, entre Ronaldo y su acusadora. Pero para la mayoría de las personas, la dificultad no es saber lo que ocurrió en 2009, pero percibir lo que pasa ahora: es que demasiada gente parece haber tomado la expresión "Ronaldo acusado" como si el futbolista hubiera sido formalmente acusado por una " autoridad judicial, a raíz de una investigación policial, y no, como es el caso, sólo denunciada por otra persona. Incluso los documentos publicados por el Der Spiegel fueron impugnados por el abogado de Ronaldo.

¿Tiene esto importancia? Para la discusión, parece no tener. Lo que importa a los portugueses, después de meses después de la serie americana metoo, es la oportunidad de finalmente discutir estas cosas en términos nacionales, y se percibe por qué. El fin de la minoridad en que las mujeres tradicionalmente se mantuvieron es uno de los grandes hechos sociales de nuestro tiempo. La igualdad ante la ley fue fundamental, pero las feministas, a este respecto, tienen razón: es necesario que los comportamientos y las actitudes cambien.


Como es verdaderamente el punto, la discusión sobre el caso de Ronaldo se ha situado a un nivel abstracto. En el fondo, se trata de medir la importancia que cada uno está preparado para dar a un crimen sexual cometido por un hombre sobre una mujer, y no de determinar si Ronaldo es responsable o no por cualquier acto que pueda constituir crimen. Pero el uso de casos concretos como éste para estimular el debate, siendo quizás inevitable, no es necesariamente favorable a la causa. Los más virtuosos, desde el punto de vista dicho feminista, parecen ser aquellos que se declaran disponibles para creer en una mujer a partir del momento en que ella apunte el dedo a un hombre, independientemente de cualquier prueba. El costo emocional de la acusación hecha en público sería garantía suficiente.

Vimos uno de los primeros efectos de este régimen de dispensa de prueba en el caso del juez del Tribunal Supremo de Estados Unidos, Brett Kavanaugh. Los patronos de Kavanaugh en el Congreso estadounidense no negaron que Christine Ford, la mujer que lo acusaba, hubiera sido abusada hace 36 años, una vez que ella lo decía y contradecir una "sobreviviente" es hoy el mayor de los sacrilegios en América. Pero les fue posible negarse a reconocer la culpa de Kavanaugh, ya que no habría pruebas de que hubiera sido él el abusador. La "agresión sexual sin agresor" (o, en el caso de violación consumada, la "violación sin violador"), es el resultado salarial de las acusaciones de cariz sexual en un ambiente de sentimientos exaltados, pero fuera del debido control judicial.

El acoso sexual y la violación son crímenes abyectos. Pero no por eso pueden dejar de ser hechos probados, y no sólo "alegaciones". Es verdad: no siempre su prueba es fácil. Pero si constituimos un régimen especial, en el que la emoción de la queja permitiría prescindir de la liquidación judicial de los hechos, no estaríamos sirviendo a las víctimas, sino sólo a plantear dudas ya romper el consenso social sobre la condena de ese tipo de delito.


Noticia publicada por...

Nacho Vega
Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Sé el primero en comentar en "La violación sin violar"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*