La vida de los refugiados en un pa√≠s que es del tama√Īo del municipio de Vidigueira





Malta es el país europeo con mayor densidad de población y también uno de los que más refugiados acoge, dejando los malteses en el dilema entre ayudar al prójimo y los límites geográficos de una isla con poco más de 300 kilómetros cuadrados.
En este pa√≠s de fe cat√≥lica, el deber de ayudar al pr√≥jimo es un imperativo moral y son los propios malteses que les gusta ser reconocidos por ser acogedores. Pero la llegada de los nuevos habitantes, que crecen en n√ļmero y alteran la demograf√≠a, despierta tambi√©n el miedo a lo desconocido, que se vuelve tanto m√°s fuerte cuanto que son los refugiados.





En este territorio con 316 kil√≥metros cuadrados, un √°rea id√©ntica a la del municipio de Vidigueira (distrito de Beja) viv√≠an el a√Īo pasado 460 mil habitantes, casi 100 veces m√°s que los residentes en aquel municipio alentejano. En cada 1000 habitantes malteses, 19 son refugiados, poniendo Malta entre los principales pa√≠ses recetores a nivel mundial.

El camino que rodea el fuerte de San Elmo, una de las numerosas fortificaciones que rodean la antigua ciudad de los caballeros de la Orden de Malta, La Valetta, junta el fin de semana decenas de familias maltesas en una convivencia veranante con vistas al Mediterr√°neo.

El mismo mar a trav√©s del cual miles de personas provenientes del norte de √Āfrica arriesgan una peligrosa traves√≠a hacia Europa.
Algunos tienen √©xito. Pero los malteses se quejan de que los que llegan a Malta son demasiados para un espacio tan peque√Īo y se resienten de la "falta de solidaridad" de los otros pa√≠ses europeos, m√°s distantes de esta realidad.

Es lo que piensa Rita Grech, de 53 a√Īos, que se encuentra junto a su marido y otra pareja en esta zona balnearia apreciada por las familias, que all√≠ se juntan con mesas, sillas desplegables y fogones, para relajarse y picar: "No tenemos m√°s espacio , cada d√≠a casi tenemos m√°s refugiados que malteses, todos tienen que acoger algunos, pero los otros pa√≠ses no quieren ", se indigna.

Las dos parejas son de Marsa, una localidad situada a unos tres kilómetros de la capital, La Valetta, donde se concentra una de las mayores comunidades de refugiados. Y donde las tensiones e incomprensiones mutuas que pautan la convivencia entre el país de acogida y los recién llegados se vuelven más nítidas.

Migrantes en las calles de Malta

Migrantes en las calles de Malta





MATTHEW MIRABELLI / GETTY IMAGES

Los cuatro malteses se muestran descontentos con las implicaciones de tener un "centro abierto" al pie de la casa. "Discutir, empaparse, no dejan dormir, esta ma√Īana eran dos a luchar con cuchillos", cuenta Rita, a√Īadiendo que las personas que est√°n en el centro son esencialmente j√≥venes de sexo masculino.

Familias muy pocas y, tal vez por lo que Rita, lamentamos que "no son familias" como la suya. "Deber√≠a ir a Marsa, es como si estuviera en √Āfrica, es otro pa√≠s", opina el marido, Reno Grech. La amiga, Mary Micallej, de 57 a√Īos refuerza: "nos sentimos enojados, el Gobierno apoya, da subsidios, tarjetas de tel√©fono, pero a pesar de eso causan problemas y son rudos".

Europa tiene que colaborar en la distribución de migrantes

Rita Grech reconoce, a pesar de todo, que "no todos" perturban a los vecinos. Lo peor, subraya, es "al domingo cuando se juntan en grandes grupos frente al centro". Otra mujer de 64 a√Īos, que prefiere no decir el nombre, apunt√≥ el deber de ayuda: "Tenemos que ayudar, no es?", Pero a√Īadi√≥: "es una peque√Īa isla, no pueden quedarse".

"La geografía no puede justificar la responsabilidad, la carga debe ser distribuida", coincide Gervais Cishahayo. La Unión Europea debe apoyar a los países que están en la frontera de la inmigración, defiende el líder de la comunidad afro-maltesa, un emigrante de Burundi, que hizo sus estudios en Europa y después de trabajar en varios países europeos, está ahora radicado en Malta y es funcionario del Gobierno maltés.

"La realidad de Malta es bien conocida, no es un pa√≠s como Italia, Francia o Alemania. La exiguidad f√≠sica es una verg√ľenza real, y hay que percibir que √©ste no es un problema √ļnicamente de Malta", se√Īala, destacando que los propios migrantes se enfrentan a la isla como un lugar de paso.
Gervais Cishahayo reconoce que hay dificultades de integración, pero apunta también fallas a las organizaciones no gubernamentales (ONG).

"Las ONG que trabajan con migrantes y refugiados no tienen migrantes y refugiados en sus estructuras, es como tener un ministerio para la condición femenina y el ministro ser un hombre", critica, apelando a una implicación más directa de los migrantes en los proyectos que les son dirigida.

Cishahayo sabe que no siempre es fácil la convivencia. "Todavía es un fenómeno relativamente nuevo, los malteses no se habituaron hasta recientemente a acoger un gran flujo migratorio de africanos, es un aprendizaje para los malteses, para comprender a las personas que vienen y porque vienen", sugiere.
Pero los migrantes se enfrentan a desafíos en un nuevo país al que tienen que adaptarse rápidamente y sufrir la discriminación y el déficit social, recordó, afirmando que la aceptación mutua "es un proceso que tarda tiempo".

Los turistas no van a Marsa

Conocedor de los problemas de Marsa, admite que en las zonas existe una gran concentración de migrantes, es normal que "sean más sensibles a los efectos" del fenómeno de la emigración.
Marsa está justo al lado de la turística La Valetta, pero en las calles no se ven turistas.

El domingo, son decenas de j√≥venes africanos que ocupan el centro de la peque√Īa localidad, donde no falta una iglesia. Se juntan en peque√Īos grupos, aprovechando las sombras en el jard√≠n, pasean en la calle, conversan a la puerta de peque√Īas tiendas.
También no hay malteses a la vista.

Es bajo la iglesia, donde Joe Zammit, de 64 a√Īos, explota un singular caf√©, que se esconden algunos lugares. Joe es de Marsa y asume su insatisfacci√≥n: ",[os migrantes] "no son racistas, tengo amigos negros y s√© que no son solo, sino que, por el contrario, no son racistas, tengo amigos negros y s√© que no son s√≥lo que causan disturbios porque recibimos personas de todos los lados. "Pero, a√Īade," son m√°s visibles a causa del color ".

"No estamos contentos", dice, resignado, uno de los amigos de Joe, sentado en la mesa de donde acaba de levantarse el alcalde.

Geras Cishahayo considera que "es necesario relativizar el fenómeno" e ir a la raíz del problema: "la inseguridad física, moral, política o económica" que obliga a las personas a abandonar sus países de origen ya pedir asilo en otros destinos.

El presidente de la Cámara, Francis Debono, tiene una visión optimista: "la mayoría intenta integrarse, sólo algunos causan problemas porque no están habituados a nuestro tipo de vida". El alcalde adelanta hasta que "la presión disminuyó", pues el centro, que estuvo en vías de ser encerrado y llegó a tener más de 1000 refugiados, actualmente alberga sólo cerca de 400.

"Los habitantes de Marsa, en su mayoría más viejos, tuvieron que adaptarse un cambio drástico", justifica Debono, adelantando que recibió quejas relacionadas "con las actitudes" y que algunos malteses sentían miedo a los nuevos vecinos. Sin embargo, "ahora está todo más tranquilo" y ya conviven con los migrantes africanos que se juntan el fin de semana en el centro y durante la semana, muy temprano, esperan por trabajo a la entrada de Marsa.

"Debate invoca los valores católicos para mostrar que los malteses son solidarios:" Malta es un país católico y ellos (los municipios) perciben que estas personas necesitan ayuda, hasta que solíamos recoger dinero junto a la iglesia para donativos ".
Pero las limitaciones físicas de la isla son insuperables.

"No tenemos tanto espacio, pero nuestra econom√≠a est√° creciendo y la verdad es que no tenemos tanta gente para trabajar y los migrantes hacen falta", subraya el alcalde de Marsa, asegurando que Malta contin√ļa "abierta a todo el mundo" siempre que quien se cumpla las reglas maltesas, como todos los dem√°s fuera de sus pa√≠ses.

Los malteses saben que el fenómeno de la emigración es complejo y evitan las perspectivas unilaterales. "Tenemos que ponernos en su lugar, no debe ser fácil", resume, con aire grave, el recetario de un hotel en La Valetta.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *