La victoria de la izquierda en las elecciones de Groenlandia debería detener el proyecto de China





El izquierdista Inuit Ataqatigiit (IA) fue el m√°s votado en las elecciones legislativas de Groenlandia, marcando una victoria para el movimiento ecologista opuesto a un gran proyecto minero financiado con capital de China en la isla m√°s grande del mundo, donde viven unos 56.000. .personas.





Con el 36,6% de los aproximadamente 41.000 votos, AI gan√≥ 12 de los 31 esca√Īos del parlamento local. El partido socialdem√≥crata Siumut, que ha dominado el territorio de forma pr√°cticamente continua desde la declaraci√≥n de autonom√≠a en 1979, qued√≥ en segundo lugar, con el 29,4% de los votos y 10 esca√Īos parlamentarios.

¬ęGracias a la gente, que crey√≥ en nuestro partido para trabajar poniendo los problemas humanos en el centro de los pr√≥ximos cuatro a√Īos¬Ľ, dijo el l√≠der de AI Mute Egede, de 34 a√Īos, despu√©s de que se anunciaran los resultados.

Si puede articular una coalici√≥n con otros partidos m√°s peque√Īos para formar una mayor√≠a en el Parlamento, Egede debe convertirse en el primer ministro m√°s joven del mundo.

Sin embargo, la √ļnica marca simb√≥lica no es el objetivo principal de la IA. El partido centr√≥ su campa√Īa en oponerse a Kvanejfeld, un proyecto liderado por una empresa australiana que ya ha invertido m√°s de $ 100 millones (US $ 559 millones) en miner√≠a en Groenlandia con tecnolog√≠a y capital chino.

Seg√ļn el Servicio Geol√≥gico de los Estados Unidos, un √°rea en el sur de la isla alberga la mayor reserva sin explotar de las llamadas tierras raras (un grupo de 17 metales abundantes en la corteza terrestre, pero dif√≠ciles de obtener y costosos).

Sin embargo, la AI no se opone del todo a la minería y ve con más simpatía otro proyecto de exploración, llamado Tanbreez.





La diferencia entre los dos est√° principalmente en la proyecci√≥n de impactos ambientales. Mientras que Kvanejfeld pretende extraer uranio adem√°s de tierras raras, Tanbreez, que se presenta con un lema que habla de ¬ętecnolog√≠as m√°s ecol√≥gicas¬Ľ, debe alejarse del material radiactivo. El uranio asusta a los groenlandeses y parte de la poblaci√≥n habl√≥ de abandonar el territorio si el proyecto minero sigue adelante.

Kvanejfeld no solo planea extraer uranio, sino que también planea generar 8.500 toneladas de relaves por día, que serán arrojadas a un lago protegido por una presa de concreto: la gran cantidad de relaves, estimada por expertos en el 96% de todo lo extraído, es uno de los principales factores de complejidad en la extracción de tierras raras.

Para los analistas, el mensaje de las encuestas fue claro. ¬ęNo es que los groenlandeses no quieran la miner√≠a, pero no quieren la miner√≠a sucia¬Ľ, dijo Mikaa Mered, profesor de geopol√≠tica √°rtica en HEC Business School en Par√≠s. ¬ęLos groenlandeses est√°n enviando un fuerte mensaje de que para ellos no vale la pena sacrificar el medio ambiente para lograr la independencia y el desarrollo econ√≥mico¬Ľ.

Egede, de IA, sigui√≥ el mismo razonamiento en las entrevistas posteriores a su victoria. ¬ęLa gente ha hablado. Esto no va a suceder¬Ľ, dijo a una emisora ‚Äč‚Äčlocal cuando se le pregunt√≥ sobre Kvanejfeld. ¬ęLa salud p√ļblica es lo m√°s importante. Sabemos que el proyecto tendr√° consecuencias para el medio ambiente¬Ľ.

Una encuesta publicada el lunes (5), la víspera de las elecciones, mostró que el 63% de los groenlandeses están en contra de Kvanejfeld. Sin embargo, cuando se les preguntó sobre la exploración minera en general, el 52% dijo estar a favor y el 20% en contra.

El consorcio austro-chino cont√≥ con el apoyo de Siumut, ahora derrotado en las urnas. El partido se√Īala que un avance en la miner√≠a podr√≠a incrementar la recaudaci√≥n de impuestos y expandir la econom√≠a local. Esto allanar√≠a el camino para que Groenlandia se convirtiera en un pa√≠s independiente, un punto defendido tambi√©n por la izquierda.

Actualmente, el territorio pertenece a Dinamarca. Desde 2009, la isla tiene autonomía para gestionar los recursos naturales, pero cuestiones como las relaciones exteriores, la defensa y la moneda están bajo el mando de Copenhague. El país escandinavo envía anualmente más de 520 millones de euros (R $ 3,4 mil millones) a Groenlandia, lo que equivale a un tercio del presupuesto total.

S√≥ o Kvanefjeld renderia mais de US$ 200 milh√Ķes (R$ 1,1 bilh√£o) em royalties anuais, o que geraria um aumento de 7% do PIB da Groenl√Ęndia, de cerca de US$ 3 bilh√Ķes (R$ 16,8 bilh√Ķes) por a√Īo.

Sin el proyecto, la expectativa es que el territorio seguirá dependiendo de Dinamarca y de elementos clave de la economía local, como la pesca, que también puede verse perjudicada si las aguas están contaminadas por la minería.

Adem√°s, la victoria de la izquierda ambientalista puede enviar a los inversionistas extranjeros el mensaje de que el territorio tiene oportunidades comerciales limitadas. ¬ęEl desaf√≠o para la IA ser√° explicar al mundo que Groenlandia todav√≠a est√° abierta a los negocios y sigue siendo una jurisdicci√≥n minera atractiva¬Ľ, dice Dwayne Menezes, jefe del grupo de estudio de la Iniciativa de Pol√≠tica e Investigaci√≥n Polar, con sede en Londres.

Todavía existe una preocupación geopolítica sobre el tema, que involucra a Estados Unidos, la Unión Europea y China. La llegada de una empresa minera china abriría el camino para que Beijing también invierta en otras estructuras en Groenlandia, como carreteras y aeropuertos. Así, aumentaría su presencia en un punto estratégico entre Norteamérica y Europa.

Con la mirada puesta en este avance chino en tierras raras, la administraci√≥n de Joe Biden determin√≥ en febrero que el gobierno estadounidense revisara su pol√≠tica internacional sobre el tema. El Departamento de Estado alent√≥ a los pa√≠ses aliados a ¬ęrevisar cuidadosamente cualquier inversi√≥n¬Ľ que pudiera dar a China el control sobre una infraestructura importante o influir en las econom√≠as nacionales.

En 2019, el entonces presidente Donald Trump dijo que estaba interesado en comprar Groenlandia, pero Dinamarca rechazó la idea. A pesar de la negativa, Copenhague y Washington son aliados, y los estadounidenses tienen una base militar en la isla.

El a√Īo pasado, la Uni√≥n Europea, que incluye a Dinamarca, puso en marcha un programa para ampliar su capacidad de extracci√≥n y procesamiento de tierras raras, para intentar reducir su dependencia de China, pa√≠s que hoy abastece alrededor del 90% de la oferta mundial de estas. elementos de tierras raras y que tendr√≠a el poder de detener la expansi√≥n de los competidores en nuevas tecnolog√≠as simplemente retrasando las entregas.

La demanda de tierras raras ha crecido en los √ļltimos a√Īos, debido a la aplicaci√≥n en imanes superpoderosos, que se utilizan en equipos como turbinas e√≥licas, motores de autom√≥viles el√©ctricos y computadoras, adem√°s de en la industria de guerra.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *