La variante de Delta avanzada y el conjunto de vacunación baja Covid se disparan en el sudeste asiático





«Ejemplo de éxito», «fenómeno» y «modelo para el mundo». Así se describió a Vietnam en estudios e informes que informaron del triunfo del país asiático de 100 millones de personas contra el Covid-19. Hasta mayo de este año, Vietnam había registrado solo 35 muertes por la pandemia, todas las cuales se concentraron en poco más de un mes el año pasado.





Sin embargo, el escenario en el país ha cambiado. Si bien todavía se registran solo 1,161 muertes por Covid-19 en total hasta el último sábado (30), el número de víctimas por la enfermedad se ha disparado en el último mes, hasta el punto de que en un solo día, el último jueves (29), Vietnam cuenta con 392 víctimas.

El caso de Vietnam es emblemático de lo que ha estado enfrentando el sudeste asiático, una región que logró controlar, cada país a su manera, el avance del coronavirus desde hace más de un año, pero que ha visto colapsarse sus sistemas en un momento en el que The las naciones más ricas del mundo pueden ver el otro lado del túnel pandémico.

Es en la región de Asia, por ejemplo, donde el país en el que más personas mueren hoy por la enfermedad es Indonesia. Solo el martes pasado (27), se registraron 2.069 muertes por la enfermedad allí. Para que os hagáis una idea, esto es casi 7 veces las aproximadamente 300 muertes diarias que registró el país entre finales de enero y principios de febrero, en lo que había sido hasta ahora el pico de la enfermedad.

Una combinación de tres factores explica la explosión de casos y muertes en el sudeste asiático, según la evaluación del epidemiólogo indonesio Dickie Budiman, investigador de la Universidad Griffith en Australia.

El primero es lo que ha estado preocupando al mundo, el avance de la variante delta del coronavirus, que solo en Indonesia representa el 93% de los casos. La mutación no solo es más contagiosa, también ha reducido la efectividad de las vacunas que se están aplicando, aunque siguen siendo eficientes en la prevención de muertes y hospitalizaciones.

Hay discusiones que sostienen, por ejemplo, que Coronavac -una vacuna ampliamente utilizada en la región, desarrollada por la china Sinovac y, en Brasil, distribuida por Butantan- debería tener una tercera dosis para la población general, como refuerzo. Los trabajadores de la salud ya están recibiendo un impulso de otro fabricante, Moderna, luego de que el país registrara la muerte de vacunados, y la medida podría extenderse al resto de la población.





Pero es probable que aumentar la cantidad de dosis necesarias dificulte aún más el control de la pandemia en el sudeste asiático, ya que otro factor que explica el colapso de la región es el bajo suministro de vacunas, dice Budiman.

Indonesia y Filipinas, los países más poblados de la zona, no llegaron al 8% de la población completamente vacunada. En Vietnam, con sus casi 100 millones de habitantes, la tasa de personas totalmente inmunizadas es del 0,6%. A modo de comparación, Brasil se acerca al 20% de la población total completamente inmunizada.

La baja capacidad de prueba es la tercera razón mencionada por el epidemiólogo indonesio para explicar la explosión de Covid-19 en el sudeste asiático.

“Lamentablemente, incluso antes del avance de la variante delta, las condiciones ya eran malas, con pocas vacunas y pocas pruebas. Ahora la situación es aún peor, con los hospitales llenos”, dice Budiman a Hoja.

Refuerza que la baja tasa de inmunización se debe a la falta de disponibilidad de vacunas. «No hay un sentimiento expresivo contra la vacunación, la gente está ansiosa por vacunarse. Es una buena noticia, pero el desafío es conseguir vacunas para millones y millones de personas», añade.

La explosión de Covid en la región ha atraído la atención internacional, ya que la falta de control de enfermedades es el caldo de cultivo ideal para la aparición de mutaciones que pueden evadir las vacunas.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, se reunirá durante cinco días la próxima semana con diez cancilleres de Asean, la asociación de países del sudeste asiático, y tendrá en la agenda, entre otras cosas, la donación de vacunas a la región. —23 millones de dosis han sido donados. Además, la vicepresidenta del país, Kamala Harris, visitará Vietnam y Singapur en agosto.

Los estadounidenses están especialmente interesados ​​en fortalecer su imagen en la región como una forma de contener el avance de China. Uno de los mayores desafíos geopolíticos del mundo actual se encuentra en el sudeste asiático, el tema del Mar de China Meridional, una región estratégica de gran importancia económica sobre la que los chinos reclaman el control, lo que es impugnado por otras naciones.

Además de los estadounidenses, el Reino Unido se dirigió al Consejo de Seguridad de la ONU el jueves pasado para advertir de la situación en Myanmar, pidiendo un alto el fuego para garantizar la vacunación. Eso es porque, además de combatir el virus, la población del país de 54 millones de personas fue sorprendida por un golpe de Estado en febrero, que instaló un gobierno militar. Una parte reaccionó y, según la asociación de asistencia a presos políticos del país, la junta militar ya ha matado a 940 personas.

Pero el caso que más ha preocupado al planeta es el de Indonesia, hoy epicentro de la enfermedad, que ha recibido donaciones de vacunas, oxígeno y otros insumos para contener el contagio.

Si bien el número de casos y muertes sigue creciendo, el país de 270 millones de habitantes comenzó a flexibilizar las restricciones y la semana pasada permitió, por ejemplo, que pequeños comerciantes, mercados tradicionales, centros comerciales y restaurantes con áreas al aire libre reabrieran sus puertas.

Singapur, por otro lado, es la principal excepción en la región. A pesar de la concentración de población (es el segundo país más denso del mundo), el control de la enfermedad en el país es más fácil en la ciudad-estado insular que en otros lugares como Indonesia, cuyo territorio está dividido por más de 17.000 islas.

Aunque Singapur ha visto un aumento reciente de casos a medida que avanza la variante delta en toda la región, el número de confirmaciones diarias de la enfermedad es ahora alrededor del 15% de lo que estaba en el pico en abril del año pasado. Hasta ahora, solo 37 personas han muerto en el país de casi 6 millones de personas. Allí, el 55% de la población ya está completamente inmunizada contra Covid-19 y el 73% recibió al menos una dosis.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *