La tragedia presupuestaria, los sindicatos y el país





1. Hace este año cincuenta años que Garrett Hardin escribió en la revista Science un pequeño y accesible artículo, ampliamente citado, y que debería ser de lectura y discusión obligatoria en todas las escuelas, titulado la "Tragedia de los Comunes". Las ideas en él contenidas continúan tan actuales hoy como hace medio siglo. Una simple idea, luego a abrir el artículo, es que hay problemas de las sociedades cuya solución no es técnica, sino que pasa por cambios culturales o de valores. En la sociedad tecnológica y digitalizada en que vivimos, con un predominio de las ciencias "exactas" en detrimento de las humanidades y las ciencias sociales, tenemos a veces la tentación de pensar que los problemas con que nos enfrentamos necesitan soluciones técnicas complejas. Hay de hecho unos que necesitan de ese tipo soluciones, pero otros no. La "tragedia de los comunes" es precisamente uno de esos problemas. Se trata de situaciones en que agentes, de forma individual, utilizan un recurso común y tienden a utilizarlo en exceso, lo que lleva a un uso ineficiente e incluso, eventualmente, al agotamiento de ese recurso, oa la desaparición de una especie. Hardin mostró la aplicabilidad de este problema a situaciones tan diversas como la presión demográfica, la contaminación y su impacto ambiental en el cambio climático.





El contexto de las elecciones presupuestarias puede obviamente verse como una potencial "tragedia de los comunes". La tragedia en el campo fiscal, nos plagado periódicamente en el pasado (más recientemente con la troika), precisamente a partir de ahí varios campos comunes conservan – nuestra independencia y soberanía como un país, el bienestar portugués – y aquellos bienes pueden ser cuestionados por la visión miope de actores individuales que, pensando en sus intereses individuales o corporativos, se olvidan de los intereses del conjunto del país. La "tragedia presupuestaria" ocurre, no sólo cuando los actores tienen comportamientos egoístas, pero cuando las instituciones tienen dificultades para hacer prevalecer el interés público frente a los intereses individuales. Es siempre bueno recordar cómo fallaron las instituciones. El Banco de Portugal tenía deficiencias en su función de regular, ya sea el nivel de la banca y la permisividad excesiva del crédito al consumo. El Tribunal de Cuentas durante años ha permitido que las cuentas de las regiones autónomas sean opacas. Sucesivos gobiernos emprendieron en alianzas público-privadas, sobre todo en el sector de la carretera, sin acautelar el interés público y gravando indebidamente las generaciones siguientes. Algunos gestores públicos fueron nombrados y firmaron contratos ruinosos para las empresas públicas (permutassin siquiera percibir lo que firmar. Sindicatos y órdenes profesionales llevaron la mejor sobre los gobiernos en sus demandas de gasto. Nunca debemos olvidar los factores que han producido la "tragedia de los comunes" presupuestarios, basados ​​en una cultura presupuestaria laxista y miope, ya que siempre están resurgiendo, a pesar de los progresos alcanzados en los últimos años. Reforzar y adaptar las normas e instituciones – nacionales y europeas – teniendo una perspectiva a medio plazo, y cambiar la cultura presupuestaria, son procesos que ya se han iniciado, pero que durarán años.

2. El debate público sobre el Presupuesto del Estado (OE) ya ha comenzado, pero desafortunadamente con minucios de medidas que ni siquiera se sabe si, o cómo, en él constará (IRS reducido para emigrantes regresados). La primera cuestión esencial que debe examinarse, que es europea y condiciona al próximo OE y los siguientes, es: ¿cuál es la norma financiera pertinente que debemos cumplir? En la actualidad existen una serie de normas fiscales nacionales y europeas, pero debido que se centrarían en la que, bajo ciertas condiciones, va a satisfacer al otro: el objetivo a medio plazo (OMP) de las finanzas públicas en Portugal. ¿Cuál es el déficit estructural que debemos tener de forma sostenida a medio plazo? Aquí hay que ser ambicioso. Si la Comisión Europea acepta aliviar el actual OMP (pasar del + 0,25% del PIB al -0,5%), esto permitiría, sin gran efecto en la dinámica de la deuda, ganar un margen presupuestario significativo. Definido el objetivo para el saldo la opción siguiente a hacer es sobre el nivel de tributación. Parece consensual, a la izquierda ya la derecha, que sería desaconsejable un aumento del peso de los impuestos en el PIB. Pero hay condiciones para disminuir significativamente en los próximos años? Esta pregunta sugiere otra: un gobierno de izquierda debe dar prioridad al descenso de impuestos, oa la calidad de los servicios públicos? Me parece claro que la única respuesta satisfactoria es que la prioridad debe estar en los servicios públicos, por lo que mientras existan carencias en estos servicios, no hay condiciones para, generalizadamente, que haya descensos de impuestos, sólo puntualmente y en términos marginales.

Establecido el objetivo para el saldo y el nivel de tributación, queda determinado el nivel de gasto realizable. Aquí llegados, la cuestión es sólo definir cuáles son las prioridades entre áreas funcionales y sectoriales. Sabiendo que el peso de los gastos de personal y pensiones es determinante, estas son las dos áreas donde es necesario hacer opciones. En el personal, el empleo sectorial, las carreras, las remuneraciones de base y los suplementos remuneratorios son las variables clave. Ya he señalado en otros artículos porque las reivindicaciones retributivas de los sindicatos de profesores son, no sólo injustas, sino inaceptables y que la salud, incluso por su carácter transversal a la sociedad, debe ser una prioridad. Dadas las huelgas anunciadas vale la pena sistematizar algunos argumentos contra reivindicaciones específicas:

  1. La justicia es tratar igual lo que es igual y, apropiadamente, diferente lo que es diferente. Las carreras especiales en que el tiempo es una variable determinante en la progresión (como los profesores) son estructuralmente diferentes de las carreras en que la evaluación de desempeño (por puntos) es crucial. Es por eso que son tratadas de forma diferente.
  2. El escenario macroeconómico, el programa del PS y el programa del gobierno hablan de descongelación de las carreras (lo que está ocurriendo) no en la consideración, a efectos remuneratorios del tiempo en que las carreras estuvieron congeladas. Las propuestas de los sindicatos de profesores se centran en un tema absolutamente nuevo.
  3. En todos los presupuestos de Estado hasta 2017 (inclusive), en que hubo congelación de las remuneraciones, la distinción entre estos tipos de carreras fue hecha no habiendo surgido este tema. Sólo en el OE2018, en el artículo 19, insertado a la última hora, se habla de una negociación sobre el tiempo y el modo de la remuneración de ese tiempo en un contexto de sostenibilidad de las finanzas públicas. El gobierno evolucionó de no considerar ningún tiempo (Programa de gobierno, OE2016 y OE2017) para 2 años, 9 meses y 18 días. Los sindicatos se mantienen inflexibles en el punto de partida (más de 9 años), o no negocian. Sin negociación es difícil percibir cómo puede haber acuerdo.
  4. La congelación de las carreras no fue sólo de la carrera unicategorial de los docentes de enseñanza básica y secundaria (DEBS), sino de los docentes de la enseñanza superior en cada categoría y en otras carreras. Por supuesto, en la lógica de la tragedia de los comunes, FENPROF por ejemplo, está interesada en el impacto de su propuesta en el caso de aplicarse sólo a los profesores. Ignora lo esencial: el impacto de su propuesta en todas las carreras similares en que el tiempo es una variable relevante de la progresión en la carrera.
  5. Más aún, el problema de satisfacer una reivindicación sectorial es que abre una caja de pandora de reivindicaciones sectoriales (siendo que hay siempre varios sindicatos en cada sector). De las carreras en que el tiempo es dominante fácilmente pasa a trabajadores de las carreras con evaluación de desempeño (SIADAP).
  6. Antes de hablar de remuneraciones, debemos hablar de empleo público, y aquí las necesidades más inmediatas son en la salud, no en la educación, y tienen que ver con la necesidad de más enfermeros para compensar la medida de mejora de las condiciones de trabajo individual que es la reducción de las 40 horas para las 35 horas efectivas a partir del 1 de julio. Esta compensación se debe hacer y se está realizando. Desde diciembre de 2015 a agosto de este año los recursos humanos en la salud (médicos, enfermeros y otros profesionales) han aumentado en 8100 y todavía se prevé el refuerzo de las contrataciones hasta el final del año.
  7. Finalmente, es necesario hablar en algo que los sindicatos rara vez abordan, las ganancias de eficiencia en el sector público que se pueden lograr tanto con reorganización de servicios como con disminuciones de las tasas de absentismo. Hay, ciertamente, aspectos de algunas reivindicaciones sindicales, especialmente en la salud que son relevantes y deben ser consideradas. Pero hay otras, en la educación, en la salud, en la justicia, que a ser satisfechas inevitablemente pondría en cuestión la sostenibilidad de las finanzas públicas.

También en las pensiones hay opciones a hacer. Se han tomado medidas para evitar recortes en las pensiones en las largas carreras contributivas. En breve deberíamos empezar a pensar en otro problema. El de los precarios y de los desempleados en varios períodos de la vida de trabajo, o sea de aquellos que por motivos ajenos a su voluntad tienen carreras contributivas cortas y que por ello tendrán bajas pensiones.

Ante las presiones de los sindicatos sobre los partidos a la izquierda del gobierno, y ante el silbar hacia el lado de los partidos de derecha que, oportunistamente, y contra sus convicciones, intentan también cabalgar el descontento de estos sectores profesionales, lo que deben el gobierno y el gobierno PS hacer? Satisfacer las reivindicaciones con objetivos electorales (los ingresos del pasado) y comprometer la próxima legislatura, o explicar las medidas de sostenibilidad financiera del Estado y mantener la firmeza en coherencia con el programa de gobierno, en torno a principios de la mayor justicia relativa posible y de los derechos objetivos de la legislatura? Las declaraciones de A. Costa, M. Centeno, A. Campos Fernandes, y otros miembros del Gobierno, van todas en el sentido de la argumentación, racional, de que es necesario negociar, pero con firmeza, de modo que no se cuestione mucho que ya se ha alcanzado. A los que se preocupan por las elecciones, y creen que esta actitud sustrae votos, es bueno que se percibe que se puede sustraer a unos aumenta a muchos otros que perciben que es inequívoca la reciente reposición de ingresos de los trabajadores en general y de los en funciones públicas en particular. Hay, afortunadamente, cada vez más portugués que se dan cuenta de que un presupuesto debe evitar las esquinas de las sirenas y siempre hay una "tragedia de los comunes" a nuestros compañeros de evitar.





Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *