La terapia para salvar vidas para la enfermedad renal no es accesible en Brasil





Silencioso, el enfermedad renal crónica en su etapa más avanzada suele aparecer de forma repentina, y afecta principalmente a personas con diabetes y hipertensión. Actualmente, unas 140 mil personas padecen insuficiencia renal en Brasil y dependen de diálisis para vivir. O trasplante, que sería el tratamiento de elección para brindar mayor libertad y esperanza de vida a estos pacientes, no siempre es posible y, en la mayoría de los casos, no sucede tan rápido.





Queda, pues, un día a día difícil, sobre todo en el caso de la hemodiálisis, un procedimiento que requiere un viaje a clínicas especializadas al menos tres veces por semana. A pesar de ser una oportunidad de vida para las personas con insuficiencia total de estos órganos vitales, muchos pacientes tienen dificultades para adaptarse al tratamiento, muchos se desaniman por el compromiso de su vida social y productiva y tienen pocas esperanzas de futuro.

Uno de los factores m√°s alarmantes de esta realidad es la alta tasa de mortalidad de la poblaci√≥n renal. En nuestro pa√≠s, es alrededor del 20% anual. No es f√°cil ver que sus compa√Īeros de tratamiento ya no est√°n all√≠ porque han fallecido. Y preg√ļntese cu√°ndo ser√° su turno.

Las principales causas de esta situaci√≥n son las complicaciones e infecciones cardiovasculares. Y este escenario mueve una aut√©ntica lucha a favor de incrementar la calidad y esperanza de vida de los paciente renal. Una lucha que llevan a√Īos librando los profesionales sanitarios, los investigadores, los fabricantes de productos y equipos y los propios pacientes.

El plan terapéutico para los casos de insuficiencia renal es extremadamente complejo. Por el momento, todavía no existe una medida, recurso o tratamiento en el mundo que por sí solo pueda revertir la fragilidad de todos los pacientes. Sin embargo, la combinación de estrategias de manejo clínico y terapias más modernas puede reducir los efectos de la enfermedad, impactando positivamente la supervivencia.

Este es el caso de hemodiafiltraci√≥n (HDF), una terapia de reemplazo de la funci√≥n renal que, mediante una alta dosis de filtraci√≥n, elimina las toxinas nocivas para la salud. Dado que el ri√Ī√≥n sano es un filtro perfecto, no es sorprendente que un tratamiento m√°s cercano a su trabajo pueda mejorar los resultados frente a la enfermedad renal cr√≥nica.

Aunque este tratamiento existe desde hace a√Īos, un obst√°culo tecnol√≥gico ha limitado su uso en cl√≠nicas de di√°lisis. La reposici√≥n de la filtraci√≥n que deb√≠a hacerse para cada paciente implic√≥ el uso de inmensas bolsas de suero, de alt√≠simo precio y de dif√≠cil manipulaci√≥n. Por lo tanto, este enfoque solo se ofreci√≥ en entornos de cuidados intensivos y para pacientes muy graves.





Solo en la década de 2000, con la posibilidad de realizar este recambio mediante la producción de un líquido estéril por parte de la propia máquina, la terapia pudo llegar al nivel ambulatorio y hacerse más accesible. Este nuevo modelo, llamado hemodiafiltración en línea, ya se utiliza en el 20% de los pacientes en diálisis en Europa. Y es la terapia recomendada en Inglaterra para todos los pacientes que se someten a un tratamiento crónico en clínicas de diálisis.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad

En Brasil, la hemodiafiltraci√≥n en l√≠nea para la enfermedad renal cr√≥nica a√ļn no se ha incluido en la lista de procedimientos obligatorios recomendados por la Agencia Nacional de Salud (ANS) para los planes de salud. Actualmente, el acceso a la terapia, incluso con indicaci√≥n m√©dica, es limitado por la falta de esta regulaci√≥n.

La mayor√≠a de los convenios se niegan a autorizar bas√°ndose en la falta de recomendaci√≥n. En algunos casos, el acceso solo es posible a trav√©s de decisiones judiciales. Aunque existe una comprensi√≥n cada vez mayor de algunos planes de salud con respecto a las ventajas del m√©todo, solo la inclusi√≥n en la lista de procedimientos obligatorios puede permitir que al menos los pacientes m√°s cr√≠ticos, incluidos los ni√Īos, se beneficien de la HDF.

El objetivo principal de cualquier m√©dico, siempre que sea posible, es salvar vidas. Y vidas que se pueden vivir con esperanza de futuro, con planes y sue√Īos. Sin embargo, a pesar de varios estudios y recomendaciones de reconocidos profesionales e instituciones en Brasil y en el mundo, como la posici√≥n expresada por la Sociedad Brasile√Īa de Nefrolog√≠a, la ANS no acepta la solicitud de incluir la terapia en la lista de procedimientos para 2021.

Aun reconociendo que la hemodiafiltración online es capaz de reducir la mortalidad por todas las causas en un 16% y en un 27% por causas cardiovasculares entre los pacientes renales crónicos, ANS nos sorprende al recomendar su no inclusión en la lista. E incluso considerando un impacto presupuestario de solo el 1,5%.

La pregunta que nos hacemos es: ¬Ņcu√°nto vale una vida? ¬ŅCu√°nto vale otro a√Īo de vida para alguien que quiere ver nacer a un nieto, graduarse un hijo o quiere llevar a una hija al altar para casarse? ¬ŅSeguir√°n los pacientes renales cr√≥nicos, ya tan comprometidos por la enfermedad, sin acceso a los mejores tratamientos? ¬ŅSin acceso a la esperanza?

M√°s all√° de vivir m√°s tiempo, debemos pensar en vivir mejor. Y, aunque la metodolog√≠a empleada por ANS para analizar las mejoras con el uso de HDF no ha sido concluyente, es necesario tener en cuenta los testimonios de pacientes en terapia y su impacto en la rutina, que incluyen mayor disposici√≥n a las actividades y alivio de los s√≠ntomas. . Los familiares y profesionales de la salud que acompa√Īan estas experiencias son testigos.

En otros pa√≠ses de Am√©rica Latina, como Argentina, Colombia y M√©xico, ya existe un mayor porcentaje de pacientes renales que utilizan terapia. Y, en los pa√≠ses m√°s desarrollados, la diferencia es marcada. En Portugal, el 60%, Jap√≥n alcanza casi el 100% y en Francia, el 38%. En Rusia, el 35% de los pacientes tienen acceso a la hemodiafiltraci√≥n en l√≠nea. ¬ŅC√≥mo podemos hacerlo m√°s accesible para los brasile√Īos?

Hoy, cuando los ri√Īones no pueden mantener el funcionamiento del cuerpo, tecnolog√≠a puede entrar en escena para una nueva etapa en la vida. Nuestros pacientes merecen un futuro que valga la pena vivir.

* Ana Beatriz Barra es nefróloga y directora médica de Fresenius Medical Care

Contin√ļa despu√©s de la publicidad

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *